Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Jobs, En busca de la creatividad

Por Javier Fernández López

Steve Jobs basó su vida en lograr algo que fuese importante, algo que llegase a las personas, que fuese una extensión de ellos mismos, algo útil. Si esta película es lo suficientemente cercana a la realidad, como persona creativa era un genio, pero como persona en sí carecía de absoluto interés.

Jobs es la cinta biográfica del célebre co-fundador de Apple Inc., quien tuvo una vida llena de dificultades debido a una actitud demasiado soberbia y ambiciosa. Yo esperaba más de esta película, mucho más. ¿Esta es la historia del hombre que revolucionó la industria de la informática? La dirección del film, llevada a cabo por Joshua Michael Stern, me ha parecido pobre, sin personalidad. No hay estilo, precisamente lo que definía a Steve Jobs durante su vida, y es que los pequeños detalles eran importantes. La dirección está vacía, a la película le falta ritmo. Casi parece una película hecha directamente para el consumo televisivo, las típicas que nos ponen los domingos por la tarde.

El problema no es Aston Kutcher (El efecto mariposa), ni mucho menos. El guión da para lo que da, y creo que su trabajo es lo más decente posible. Cierto es que no es trabajo perfecto, pero no es él quien falla en la película, sino el conjunto en sí. El argumento, al principio, suena interesante, pero conforme el metraje avanza notamos que la cinta va cogiendo cierta pesadez, lo cual me parece algo increíble, sinceramente. No hay personajes que lleguen al espectador, no hay amor. Todo es plano.

jobs2

Viendo Jobs, la verdad es que me está pareciendo que aquella película de David Fincher, La red social, tenía más cosas buenas de las que creía. Ni siquiera me ha gustado el comienzo de la película, porque prácticamente eso era lo mejor que podía mostrarse en los minutos finales. En contra, tenemos un “emotivo” discurso de Steve Jobs que no resulta tan emotivo después de haber visto una película tan aburrida.

La banda sonora, en cambio, sí puede decirse que es un buen trabajo por parte de John Debney, porque lo que no cabe duda es que la cinta ha tenido una expectación máxima, y se han puesto medios para que sea uno de los títulos más importantes del año. Sin embargo, más allá de la banda sonora, no creo que vaya a ser nominada a demasiados premios. ¿Fotografía quizá? Hasta lo dudo.

La historia de Jobs pretende mostrar demasiadas cosas, pero no se centra verdaderamente en lo importante, que es precisamente Steve Jobs. La historia de Apple podemos buscarla donde sea, son datos objetivos. Lo que importaba era mostrar la repercusión de Steve Jobs en ese mundo, su vida privada, lo que le llevó a convertirse en un hombre revolucionario, sus emociones, sus experiencias personales. Jobs lo intenta, pero se queda a medias, no muestra tanto como queremos. Ya tenemos suficientes comerciales de Apple para que ahora nos den otro de dos horas, lo que queremos es una auténtica cinta autobiográfica.

Jobs fue un hombre creativo, pero la película está muy lejos de ser dinámica, entretenida y creativa. Todo lo contrario. Posiblemente sea una de las grandes decepciones del año por lo que se esperaba de ella.

Y una reflexión personal: tengo que decir que este proyecto me pareció, desde el primer momento, precipitado. En mi opinión, se tendría que haber esperado un poco más para llevar esta película a la gran pantalla, hacer que el mito de Jobs creciera aún más, sacarla quizás en el décimo aniversario de su muerte. Pero sólo es una opinión.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario