Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Iron man 3

Por Jon San José Beitia

Nueva aventura de Iron man que vuelve a ofrecer las dosis de acción, entretenimiento y humor habituales de la franquicia, convirtiéndose en una producción desenfadada del superhéroe que está funcionando bien en el mercado internacional.

La película presenta un esquema sencillo y fácil de seguir, se aleja de complicaciones y sigue las pautas establecidas por las películas de superhéroes, donde se presentan los nuevos enemigos del protagonista de una forma clara y concisa, poniendo en peligro la humanidad y la vida del héroe. Cuenta en su reparto con los integrantes habituales de la franquicia, incluyendo secundarios, con el eficaz Robert Downey Jr. a la cabeza y la espléndida Gwyneth Paltrow, que deja de ser la mujer florero del superhéroe, aportando matices a su personaje y a la relación que tiene con el protagonista. Se suman al reparto dos intérpretes de renombre como Guy Pearce y Ben Kingsley, aportando su notoria presencia y cualidades interpretativas.

ironman3_2

Más allá de sí, el argumento de la película es fiel al comic o no, lo cierto es que consigue convertirse en una evasión de la realidad, ofreciendo secuencias de acción inverosímiles, apoyadas en unos notables y más que convincentes efectos especiales. Los responsables de la película logran conseguir el equilibrio entre acción y humor, gracias en parte al carisma que desprende Robert Downey Jr, que hace suyo el personaje, explotando toda su comicidad. Guy Pearce cumple a la perfección con su papel, logrando crear un personaje siniestro, al tiempo que inteligente, que logra poner en verdaderos problemas al superhéroe. La aportación de Ben Kingsley, se antoja pobre y desaprovechada, ya que, un intérprete de sus características, posiblemente se mereciera un papel más importante en el relato. Su personaje resulta una especie de parodia de Bin Laden, con el que parece se pretenden exorcizar las pesadillas americanas.

Las secuencias de acción están construidas y distribuidas con acierto, dejando espacio para el humor y el desarrollo de los personajes, evitando caer en el empleo abusivo de multitud de efectos especiales que saturen el relato. A la hora de alcanzar su desenlace, comete el error de prolongarse en exceso sin necesidad, con unos minutos menos, hubiera sido mejor.

Iron man 3 cumple con lo que se espera de ella, cine de entretenimiento palomitero y de fuegos artificiales, que hace pasar un rato agradable y distendido, sin grandes complicaciones, de momento las energías de Iron man siguen a tope.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario