Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Instinto de supervivencia VS capacidad moral

Por Miguel Ávalos

El Séptimo Arte nos recuerda en algunas ocasiones las dos caras del ser humano, especie complicada por excelencia. A estas alturas se puede decir que han sido muchas las películas en las que se nos ha presentado tal discurso. En algunas incluso se ha ido más allá, dando a entender que el desinterés y el barrer para tu propia casa, es característico de muchas especies, sean de donde sean. Este ha sido uno de los casos. Una película donde se muestra que el ser humano no es el único en poseer las dos caras de la moneda y que la evolución de una especie se da tanto para bien como para mal, siempre dependiendo de la mentalidad de cada cual.

Más allá de moralejas y de mensajes subliminales, hay que dar la bienvenida a la segunda entrega de la nueva saga correspondiente al clásico El Planeta de los Simios y sucesora de El Origen del Planeta de los Simios. El Amanecer del Planeta de los Simios. Una película bastante más cercana al espíritu del clásico de 1968. Evidente si se tiene en cuenta cual es la situación, o lo que es lo mismo, su argumento.

Han pasado 10 años desde que los simios comenzaron a evolucionar y bajo el liderazgo de César (Andy Serkis) se establecieron en los Bosques de Muir. La especia humana se encuentra al borde de la extinción por culpa del virus ALZ-113 que se ha ido extendiendo rapidamente a lo largo y ancho del planeta. Ironicamente este virus es conocido entre la humanidad como el “virus simio” Los pocos humanos que quedan se centran en un solo obejtivo: Sobrevivir. Para ello deben volver a activar la electricidad de las ciudades, lo cual les proporcionará la energía necesaria para volver a empezar. Un grupo de humanos pretende restaurar la electricidad de San Francisco, ciudad donde empezó todo el desastre. Sin embargo César y los suyos están instalados muy cerca de la zona donde se encuentra la represa hidroeléctrica que se debe activar para que la energía de la ciudad vuelva. Malcom (Jason Clarke), un miembro del grupo humano, asume el deber de tratar de convencer a César para poder acceder a la represa. César deberá afrontar un dilema ¿Realmente los simios son mejores que los humanos? ¿O los rasgos que componen respectivamente la tolerancia y la intolerancia no entienden de especies evolucionadas?

elamanecerdelplanetadelossimios2

Y es que la película ahonda bastante en este tema. Nos encontramos con César, un simio que ha conocido la parte buena y mala de los humanos. Aunque tal vez a bastantes más humanos egoístas, intolerantes y con ganas de jugar a ser dios, que a humanos con el sentido de la moral y tolerancia como bandera. Sin embargo César y su mejor amigo Maurice (Karin Konoval) si que tienen la suficiente mentalidad como para poder diferenciar, no a las especies en si, sino a quién es quién dentro de cada raza. Ojos Azules (Nick Thurston) también acaba comprendiendo y aceptando esa filosofía. Lo mismo vale para Malcom (Jason Clarke), su novia Ellie (Keri Rusell) y Alexander (Kodi Smit-McPhee) el hijo de Malcom representando a la raza humana. Los mejores ejemplos son cuando César por fin comprende que ninguna raza es mejor que la otra, cuando Malcom y Ellie ayudan a Cornelia (Judy Greer) la compañera de César y cuando Alexander le regala el cuaderno de notas y dibujos a Maurice.

Lamentablemente nos encontramos al mismo tiempo con miembros de ambas razas que no aceptan a los miembros contrarios y barren hacia su terreno. Desde luego también hacia sus propias creencias. Carver (Kirk Acevedo) es el primer ejemplo de los humanos, Dreyfus (Gary Oldman) el líder de la colonia de humanos de San Francisco es de alguna manera el máximo exponente, dado que por culpa del virus perdió a toda su familia. Mientras que por parte de los simios tenemos a Koba (Toby Kebell) quien está lleno de odio hacia los humanos por los experimientos que llevaron a cabo con él en el laboratorio y a quien se le une Grey (Lee Ross). Carver y Grey porque no dan más de sí, Dreyfus y Koba quizás tengan más motivos. Irrelevante. Lo único que cuenta es que el odio irracional engendra conflictos y los motivos que cada cual creía tener, se vuelven contra ellos, no distanciándoles en exceso de la locura y poniendo en peligro a sus propias razas. Al final solo logran una cosa: La guerra.

En cuanto a la película en sí nos encontramos con un producto que en cuanto a espectáculo y espíritu próximo al clásico ha superado a su antecesora. Era de esperar dado que el conflicto se ha agravado. De hecho, en cuanto a acción y efectos, me espero una tercera parte aun más movida que las dos películas ya existentes de esta nueva saga, dado que veremos la guerra en toda su crudeza. Las escenas que más acercan a esta película al gran clásico, son cuando los Simios van a caballo y se dirigen a la base de los humanos para advertirles César de que no vuelvan a entrar en su territorio. También cuando Koba conduce a los suyos a atacar a los humanos, afirmando que deben ser esclavos de los Simios, pues para Koba son una raza inferior.

Muy buen trabajo del grupo responsable del guión compuesto por Amanda Silver y Rick Jaffa que también están en Producción, así como de Scott Z. Burns y Marcos Bomback. La película tiene un ritmo muy adecuado para las de su género y no baja el pistón en ningún momento. Muy buena Fotografía también por parte de Michael Seresin y los mismo vale para Michael Giacchino en la Banda Sonora. Matt Reeves en la Dirección también merece una gran nota. El reparto remata la faena con trabajos muy eficaces, siendo obviamente los más llamativos los que realizan los Actores que dan vida a los simios, pero todos realizan una gran labor.

CONCLUSIÓN

El Amanecer del Planeta de los Simios resulta en conjunto un producto sobresaliente. Una película sostenida por un mensaje subliminal descarado y un ritmo que jamás decaen y te hace mantenerte en alerta durante todo el metraje. El objetivo era superar a su antecesora que dejó un buen sabor de boca y a mi entender dicho objetivo ha sido logrado con mucha solvencia. Otro punto a su favor, claro está, son sus escenas de acción, que recuerdan bastante al eterno clásico. Esta tercera virtud es la que pone la guinda al pastel. En definitva, una película que hará las delicias de la gente más cercana a esta saga y entretendrá de sobremanera a quienes busquen Acción/Ciencia-Ficción. El clásico sigue siendo muy bien homenajeado. El Amanecer del Planeta de los Simios ha aumentado el listón.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario