Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Insoportable, burda e inmoral: ¿alguien da más?

Por Enrique Fernández Lópiz

En Bad teacher, Elizabeth (Cameron Díaz) es una profesora cruel, grosera, alcohólica, drogadicta y totalmente irresponsable en relación al destino educativo de sus alumnos, mientras este asunto no tenga que ver con su gran objetivo en la vida: operarse el pecho para cazar a un hombre adinerado, a fin de poder dejar de trabajar (muy aleccionador). Todo se inicia cuando un acaudalado prometido que tenía, la deja; a partir de ese episodio se propone con todo ahínco conquistar a un rico profesor (Justin Timberlake); pero tiene ante sí a la competidora Amy (Lucy Punch), una profesora modélica y muy activa. Paralelamente, un mordaz profesor de Educación Física (Jason Segel), la persigue a toda hora con el evidente objetivo de mantener relaciones sexuales con ella. La repercusión de sus enredos se hace evidente en el Centro de Secundaria donde se desempeña.

Es una película para mayor gloria de su director Jake Kasdan, con un guión de Gene Stupnitsky y Lee Eisenberg nefasto, que parece escrito por un adolescente, pero sin la frescura de éste. Es hortera y soez; el reparto carece de química, con chistes que producen rubor, y situaciones vergonzosas. Presenta un modelo de mujer casquivana al máximo, superficial y ramplona. El film acaba siendo molesto moralmente en vez de humorístico, y la comicidad de Díaz se pierde entre tanto botox y un extenso catálogo de posturitas horteras. Tópicos sin gracia, personajes planos y sin racionalidad, comicidad cero, argumento previsible y trillado, sin gancho, película estúpida, mala de solemnidad y sólo digna de olvido.

badteacher2

Un filme deslavazado y chabacano, Bad Teacher pretende supuestamente reformular los códigos de lo que algunos consideran “nuevo género” (que maldita la gracia), esto es, el denominado de las «bromantic movies», al parecer de moda con películas que nunca veré como “resacones”, Apatows y toda esa saga de ordinarieces y tosquedades varias, para quien quiera ir a verlas.

En fin, que la vi hace unos días en TV y la verdad, hacía tiempo que no había visto algo tan horroroso y tan cretino como esta película. Y si digo la verdad, esperé pacientemente a que alguien o algo redimieran un poquito esta peli de su simpleza y su indelicadeza, pero nada ocurrió y tal como empezó, acabó.

Otro craso error en la mediocre carrera de Cameron Díaz y una confirmación de que lo de Timbarlake no es la interpretación.

Queridos amigos, si tenéis un poquito de sensibilidad y amor al cine, no la veáis. Es absolutamente insufrible: quien avisa no es traidor.

Escribe un comentario