Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Infiltrados, ¿quién es quién?

Miguel Ávalos

Dicen que el rectificar forma parte de las virtudes de aquellas personas consideradas sabias. También se puede decir de igual manera que reconocer una equivocación te hace alguien honorable. Dejando claro que “errare humanum est”. Sin embargo, en virtud de lo primero que he señalado, no me voy a cortar un pelo y voy a comenzar esta crítica reconociendo lo siguiente: Antes de meterme en el cine a ver esta asombrosa película llamada The Departed y traducida en España como Infiltrados, no tenía considerado a Leonardo DiCaprio un gran actor. Todo lo contrario. Lo tenía en esa lista de niñatos pijos al más puro estilo saga Crepúsculo que emergen para ser lo que se conoce como “famosos” y nunca “actores de verdad”. Esa clase de jóvenes que surgen en un momento dado y se convierten en el motivo de chillidos de millones de adolescentes y que, o bien a base de mucha insistencia por parte de terceros, terceras y sus rostros se siguen asomando por Hollywood, o bien al cabo de entre 5 y 10 años se mueven mas por la publicidad que por otra cosa.

Hasta Infiltrados, las películas en las que había visto a DiCaprio eran: Romeo y Julieta, La Playa y Titanic. Bajo mi punto de vista, no era precisamente el mejor aval para tener muchas esperanzas depositadas en que fuesen a ficharlo los grandes y las grandes de Hollywood, menos aún para que dicho fichaje fuese un éxito.

infiltrados2

Afortunadamente, en esta vida surgen oportunidades para demostrarte que, en algunas cosas, tu punto de vista sobre algo o en este caso alguien en concreto ha sido total y absolutamente erróneo. El cine no es ninguna excepción. Más bien es un mundo ideal para descubrir quién vale realmente, quién debe estar ahí, quién tiene un verdadero talento artístico al cual sólo le hace falta ser pulido por la persona idónea. En el caso de DiCaprio se ha demostrado que dicha persona es el director de cine Martin Scorsese. Cualquiera diría que este genio me escuchaba criticar a su fetiche actual cada vez que hablaba de él y dijo ¡esto se acabó!

Dicho y hecho. En el año 2006 y mediante el peliculón Infiltrados, a Leonardo DiCaprio sólo le faltó atravesar la pantalla, llegar hasta mi butaca y colocarme un esparadrapo en la boca. Aunque si os digo la verdad, metafóricamente hablando sentí que me lo colocaba. No sé si será la mejor interpretación que este “actorazo” ha hecho en la gran pantalla, es muy difícil saberlo con exactitud teniendo en cuenta la de veces que se ha coronado en estos últimos años, sin embargo, apuesto a que más de una persona votaría positivo. Aunque eso es otra historia.

No, os aseguro que no me olvido de la película, vamos a ello.

¿Cuál sería la mejor manera de definir Infiltrados? Pues aunque parezca la mayor de las ofensas yo diría que es: ¡ratas! Pues de eso se trata, ratas infiltradas en laberintos que no son los suyos pero que, claro está, se los conocen como la palma de su mano y se manejan en ellos como peces en el agua. Un mortal juego para comprobar quién es la rata que más lejos llega, una verdadera demostración de que «nadie conoce a nadie, no tan a fondo» tal y como dice el maestro Gabriel Byrne en Muerte Entre Las Flores de los Hermanos Cohen.

Tal es así que ni si quiera importan tus intenciones, da lo mismo si eres honrado, escoria o si no barres ni para un lado ni para otro. Irrelevante. Lo primordial es tener un doble juego, una doble identidad, ser el mejor actor del planeta. Ser un Marlon Brando. En este sentido la comparación entre Infiltrados y otro sobresaliente producto cinematográfico como Reservoir Dogs es inevitable. A Tim Roth le esperaba exactamente la misma prueba. La clave es mentir. Ser natural como la vida misma.

Y es que cuando tienes a tres actores con ese nivel tan excelente como Leonardo DiCaprio, Matt Damon y Jack Nicholson y que encima interpretan a tres personajes que a su vez deben ser actorazos y mentir en sus profesiones, ¿qué más quieres? ¿Qué más da quién sea el verdadero poli?, ¿qué más da quién sea el soplón de la mafia introducido en la Unidad Especial de Investigación del Departamento de Boston?, ¿y qué más da quién sea el sádico mafioso que vende en secreto a los suyos al FBI con tal de seguir con esa corona particular en la cabeza?

Te da igual por la sencilla razón de que te dejas arrastrar por la trama, no importa que ya sepas desde el principio quién está en cada corral. Cuando tienes ante ti un guión descomunal, una dirección soberbia, una banda sonora tremenda y un reparto tan estelar, sencillamente disfrutas, como me paso a mí en el cine y me pasa siempre que veo esta maravilla de film.

He mencionado ya a DiCaprio, Damon y a Nicholson, sin embargo, no puedo dejarme ni a Mark Wahlberg y su lujoso papel de Sargento en el Departamento de los infiltrados, ni a Vera Farmiga como esa psiquiatra atrapada en un triángulo amoroso, tampoco al gran Martin Sheen como el Capitán Queenan, ni tampoco a otro grande como Ray Winstone como Arnold “el francés”.

Infiltrados, un remake de la película de Hong Kong Juego Sucio, una de las grandes sinfonías del amigo Martin Scorsese. Una película en la que se puede respirar ese ambiente oscuro e intrigante del espionaje. El menor despiste cuesta caro, el menor desliz en la interpretación de tu personaje te lleva a la ruina y eso incluye el saber cómo responder a cualquier acusación, sin ser demasiado inocente ni pasar por encima de tu supuesto superior. De lo contrario eres descubierto y en ese mundo no hay miramiento, la única diferencia será marcada por los métodos, pero la sentencia es exactamente la misma. Su excelente ritmo y sus absorbentes diálogos te sobrecogen desde el principio. Tan sólo por las primeras palabras de Jack Nicholson ya sabes que vas a ver una película de nivel maestro. El resto consiste en disfrutar de una historia compuesta por una variedad de personajes que ponen su propia receta en un mejunje excelente. Ni más ni menos que lo que es Infiltrados. Un plato cocinado exquisitamente.

Comentarios

  1. Lourdes lueiro

    Maravillosa crítica, y es que esta película es espectacular!!!! Una maravilla para todos los sentidos, y me alegro que cambiases de opinión sobre DIcaprio, es uno de mis actores favoritos y, en parte, también es gracias a este film, hombre hay muchos más en los que está espectacular y ya lo consideraba un gran actor antes de esta obra de Scorsese, de hecho a mi en Titanic me encantoó, todo hay que decirlo, pero para mi su PAPELAZO, fue mucho antes de Titanic y de ser casi conocido siquiera, y es en “A quien ama Gilbert Grape”, de verdad te la recomiendo si no la has visto, esta impresionante y eso que aún era un niño, pero se come la pantalla. Un saludo y enhorabuena por tu fabulosa crítica!!

  2. Adrián

    Mi película favorita. Con eso lo digo todo.

  3. Miguel Ávalos

    Muchas gracias por tu comentario Lourdes, me alegro de que esta crítica te haya gustado. Otra gran actuación de Di Caprio es la de Atrápame si puedes y la rodó 4 años antes que Infiltrados mira tu por donde jeje. Muchas gracias también por tu recomendación, la tendré en cuenta. Un saludo.

  4. Miguel Ávalos

    Muchas gracias a ti también Adrian por comentar, la verdad es que es una maravilla de film, eso es innegable. Un saludo.

  5. Adrian

    Por cierto, excelente crítica. Ayer no la pude leer y me ha encantado.
    Yo tenía la misma percepción de DiCaprio hasta que hace 4 vi esta maravilla.
    Desde entonces empece a amar el cine y a conocerlo como lo conozco ahora. Infiltrados cambió mi vida cinematográfica. Scorsese un maestro y aWahlberg un papelon, destaca un poco por encima del trio de ases. Un trio que a punto estuvo de ser formado por DiCaprio-DeNiro-Pitt.

  6. Miguel Ávalos

    Muchas gracias Adrian. Wahlberg hace un papelazo, pero vamos todo el reparto esta genial. Un cordial saludo.

  7. Morgana

    Genial. Muy acertada. Como anécdota te contare que conozco a alguien que no se dio cuenta durante toda la película de que eran dos actores diferentes los protagonistas. Solo cuando acabo y alguien se lo dijo. La peli es otra obra maestra del “maestro” scorsese.

  8. Miguel Ávalos

    ¡Muy buena anécdota Morgana! totalmente de acuerdo contigo esta película es de lo mejorcito de Scorsese y ojito sobre quien estamos hablando porque todas sus pelis merecen mucha atención. ¡Un saludo!

Escribe un comentario