Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Infiltrados en la Universidad

Por Alejandro Arranz

-Una de las películas más divertidas de los últimos meses y para colmo muy buena, es sorprendentemente inteligente y la química entre Tatum y Hill es chispeante.
-Parodiando del primero al último de los tópicos de las buddy movies las dos horas pasan como si fuese media, demuestra que una segunda parte no sólo no tiene por qué ser mala sino que puede ser mejor.

Los señores Philip Lord y Chris Miller que nos trajeron este mismo año la creativa y muy divertida La LEGO Película, vuelven con la secuela de Infiltrados en Clase, aquella sorprendente comedia de acción de compañeros policías que no era lo que ninguno se podía esperar, entre tiroteos, gags ingeniosos, parodia de la buena y aquel irreverente cameo de Johnny Depp era difícil resistirse a semejante gamberrada, pues bien esta secuela apuntaba a ser una simple repetición de lo anterior y aunque en parte sí lo es, también es mucho más, más divertida, más inspirada, más caricaturesca y con mucho más ritmo, Tatum y Hill vuelven a formar un equipo inseparable y memorable apoyados por un par de caras nuevas (Peter Stormare, Amber Stevens, Wyatt Russell…) y otras de la primera entrega (Dave Franco, Ice Cube) que en su mayor parte quedan colapsados por la química entre ambos protagonistas; repite Jonah Hill como guionista pero esta vez respaldado por otros tres nombres, Michael Bacall (Scott Pilgrim contra el mundo), Rodney Rothman (La Gran Revancha) y Oren Uziel, también repiten Mark Mothersbaugh y Barry Peterson como compositor y director de fotografía respectivamente. Aunque es cierto que muchas de las bromas provienen de la primera el filme lo utiliza a su favor convirtiendo el hecho de ser una secuela directa en algo provechoso para el humor, los que tengan reciente la primera parte disfrutarán mucho más con esta y si alguna vez habéis disfrutado con películas como Arma Letal, Bad Boys u Hora Punta ésta es sin duda una película para vosotros.

infiltradosenlauniversidad2

Con el “en capítulos anteriores de” comienza el espectáculo que si bien tiene sus altibajos mantiene siempre un nivel de humor envidiable gracias al trabajo de ambos protagonistas, Hill tiene mano para los guiones y también para interpretar las bromas con ese toque personal, eso sin contar la notoria evolución que ha tenido como actor en los últimos años, por otro lado Tatum fortifica su personaje desde la primera entrega, su arquetipo coge fuerza y de ahí salen bromas a tutiplén, como si no bastara con replicas paródicas sobre “buddy films”, cine de policias, universidades y otras tantas fuentes de comedia; claro que no todo es labor de los actores, Lord y Miller también forman un equipo sólido y muy bien compenetrado, saben de donde sacar petroleo y saben cuando tienen que quedarse a un lado y dejar que los chicos hagan de las suyas, por lo tanto el tandem de directores funciona tan bien como el de actores y de este modo lo que tiene que salir bien sale pero que muy bien, su película es la caña de divertida y fiestera, no aburre ni por un instante y se confirma como una mejorada comedia que sabe apoyarse en su predecesora para ponerse por encima, es un ejemplo de comedia gamberra, un ejemplo de química entre actores y un ejemplo de como hacer una secuela, además es la película perfecta para una calurosa tarde de verano.

El guión a pesar de los problemas tiene ingenio y una extraña capacidad para que cada diálogo y cada gag parezcan mejores que los del resto de películas del género, los fallos ni los aprecias y aunque lo hagas no te importará lo más mínimo, aún así toca apuntar algunos de ellos, cuando los chicos llegan a la universidad es una de las partes en las que los espectadores quisquillosos podrán acusar con mayor ímpetu a la película de copiar el esquema de su antecesora, por otro lado y aún con toda la diversión y un buen giro de guión también hay momentos de baja inspiración y un par de trampas de guión demasiado previsibles, además aunque la mayoría de bromas sí, no todas hacen gracia; es el estreno más largo de la semana y me ha parecido que duraba tres veces menos que “Lucy” porque es puro entretenimiento sin complejos de ningún tipo y además mucho mejor de lo que uno podía esperar, tal vez el esquema sea parecido pero el resultado es tan bueno o mejor que la primera vez, los tópicos están mejor parodiados, las groserías tienen más gancho y aunque ya no está aquel cameo de Johnny Depp tenemos algún otro y no pocos momentos en los que no podréis parar de reír.

Las escenas de acción son buenas y están bien equilibradas con los momentos cómicos y las discusiones de compañeros, durante los 120 minutos que dura la cinta hay tiempo para todo, lo malo es que hacia el final hay otro giro de guión terriblemente previsible y asimismo se echa de menos una escena de acción a la altura de los minutos finales de 21 Jump Street, no digo que la acción del final tenga poco ritmo o sea aburrida, ni mucho menos, pero el desenlace es una parte en la que la original supera a ésta; la cinta roza el notable (****) en muchas ocasiones, sin duda es una de las comedias gamberras más descacharrantes y una de las mejores películas de compañeros que me he llevado a la boca en bastante tiempo, sin embargo finalmente he decidido dejarla a poco del notable por un par de motivos, algo que no debe haceros dudar de acudir a verla, es una comedia muy recomendable (más aún ahora en verano), tiene una excelente dirección, un guión muy bueno, dos actores de primerísima fila y como aperitivo final unos títulos de crédito tan absolutamente geniales que llorarás a carcajadas…y desde mi faceta coleccionista os digo que esos créditos finales son tan buenos que serían suficiente motivo de compra.

Finalmente el dúo Lord-Miller y el equipo Hill-Tatum nos sorprenden -de nuevo- con una comedia de acción salvajemente divertida, perspicaz y encantadora, al mismo tiempo que una de las apuestas más entretenidas y aconsejables del verano; con su ilimitada cantidad de buen rollito, química e hilaridad se dispone a haceros pasar dos explosivas horas de diversión, de intenso subidón sin necesidad de sustancias perniciosas y tan solo con la comedia como aliada y/o emisor, 22 Jump Street atraviesa del primero al último de los tópicos sobre “buddy movies” sin abrocharse el cinturón y sale triunfadora, se enfrenta a los escépticos que niegan la posibilidad de la existencia de una buena secuela demostrando que con un buen equipo y gran sentido del humor puedes hacer que las segundas partes sean aún mejores…ahora tirar las drogas al suelo y salir pitando a ver esta película, insensatos.

Alejandro Arranz

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario