Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Infiltrados en la universidad

Por Jon San José Beitia

Como era de esperar, tras el éxito cosechado por Infiltrados en clase, los productores de ésta no iban a tardar en lanzar la sabida secuela y aquí llegan los mismos intérpretes ubicando a sus personajes de una forma muy original en la universidad, donde volverán a infiltrarse para resolver un caso policial.

Un claro ejemplo de cómo exprimirse las neuronas, para ofrecer un producto novedoso y explotarlo comercialmente. Si los espectadores recuerdan lo ocurrido en la primera parte, se darán cuenta que este segundo episodio protagonizado por Jonah Hill y Channing Tatum, no ofrece nada nuevo y se limita a explotar el mismo esquema argumental de la primera.

El humor que emplean los responsables de la película es demasiado pobre y todas las situaciones generadas pecan de forzadas y demasiado reiterativas teniendo en cuenta lo ofrecido en la primera parte. Emplea el humor fácil y sencillo, explotando situaciones del absurdo que no van a ninguna parte. La trama del caso que intentan resolver los protagonistas, carece de verdadero interés, prueba de ello son las numerosas estupideces que realizan para resolver el caso, lo cual deja en evidencia que lo que importa es ofrecer entretenimiento barato y de fácil consumo. Lo único que mantiene el interés de la trama es la química existente entre los dos intérpretes protagonistas, Jonah Hill y Channing Tatum, logrando despertar cierta conexión y empatía del espectador. Ahora mismo es lo mejor de la saga, pero los responsables de la película deberían tener cuidado con caer en lo fácil, puesto que no siempre funciona la misma fórmula y ésta empieza a estar muy desgastada.

infiltradosenlauniversidad2

Hay momentos puntuales en los que la acción y el humor encajan a la perfección, son esos instantes cuando mejor funciona la película pero, por desgracia, no abundan a lo largo de su larga duración, quizás excesiva. A veces lo bueno, si breve, dos veces bueno. Cae en la reiteración de situaciones, en explotar la misma idea de los problemas por los que pasa la pareja de policías y lo único que logra ofrecer chispa a la trama es la aportación cómica de Ice Cube, como jefe de los dos policías. Con su mal humor y broncas habituales logra verdaderos momentos de diversión. El resto se antoja demasiado absurdo y ridículo.

En resumidas cuentas, cine de entretenimiento que no cumple con su propósito, puesto que llega a resultar pesada y no logra ofrecer la diversión esperada. Un calco barato e insulso de su predecesora, veremos cuanto tiempo siguen explotando la misma fórmula, como ya amenazan sus títulos de crédito…

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario