Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Impresionante película para siempre jamás

Por Enrique Fernández Lópiz

Esta película de intriga y suspense es una de mis favoritas de siempre jamás. Hitchcock es mucho Hitchcock, y esta obra suya es emblemática y muy entretenida, a la vez que con gran carga de intriga y misterio. Como curiosidad, fue la única película que el director británico hizo para la Metro Goldwyn Mayer.

Vi Con la muerte en los talones siendo estudiante universitario, de reestreno, y luego la he visto una docena de veces más, manteniendo siempre la atención y el interés por el film pues cada vez que lo veo descubro detalles y aspectos nuevos (es una obra cargada de detalles), y de paso me deleito con una de mis actrices favoritas, mi admirada y querida Eva Marie Saint, que me resulta una mujer bellísima, elegante y en fin, sólo igualada o superada por Grace Kelly; Eva Marie, otra rubia que sumar a la filmografía de Hitchcock, está sublime como agente secreto infiltrada en la red de Vandamm, el gran villano (Mason). Y de paso, vemos al gran Cary Grant, un galán ya maduro en esta peli, pero seductor y con una gran vis de humor inglés como siempre. Grant es un intérprete excepcional que siempre otorga a los personajes que encarna un amable y encantador toque irónico, y es el principal protagonista de esta película. No hay que olvidar a los magníficos James Mason y Martin Landau, aunque el resto del reparto no le va a la zaga con actores y actrices como Leo G. Carroll, Philip Ober, Josephine Hutchinson, Edward Platt, Adam Williams, Jessie Royce Landis, el propio Hitchcok (como en todas sus películas) y Edwar Binns.

Alfred Hitchcock me parece uno de la media docena de grandes directores de todos los tiempos, y en esta obra se luce y requeteluce .Hay un genial guión de Ernest Lehman, una estupenda música de Bernard Herrmann y gran fotografía de Robert Burks. El montaje y la dirección artística son de primera clase.

conlamuerteenlostalones2

Entre premios y nominaciones tiene: 3 nominaciones al Oscar: Mejor guión, montaje, dirección artística. Festival de San Sebastián: Mejor director (ex-aequo). Premios David di Donatello: Mejor actor extranjero (Cary Grant)

La trama se basa en un malentendido que hace que unos espías confundan a Roger O. Thornhill (Cary Grant), un ejecutivo, con un agente del gobierno llamado George Kaplan. Es secuestrado, interrogado, pero consigue huir antes de que lo maten. Cuando al día siguiente regresa a la casa acompañado de la policía, no hay rastro de las personas que había descrito. El resto es de una acción trepidante, una sucesión de hechos y momentos indelebles donde destaco el encuentro romántico con Eva Marie Saint durante el intenso y erótico viaje en tren; la escena en la ONU, con parte del interior rodado con cámara oculta y otra simulada con decorados en estudio; la persecución letal por un campo de maíz en la famosa escena de la avioneta fumigadora asesina que dura unos ocho minutos; el guirigay que monta el protagonista en una subasta de arte en la que hay, a la vez que intriga, un gran sentido del humor del que sabe interpretar como nadie Cary Grant; las secuencias en el Monte Rushmore; o los sabrosos diálogos entre Cary Grant y su madre de ficción, interpretada por Jesse Royce Landis, una actriz que curiosamente era más joven que Cary en la vida real.

Digamos que en esta obra maestra se dan las temáticas favoritas de su director: el tema del falso culpable; el ciudadano medio inocente metido en líos que puede comprometer incluso su propia existencia; y el hombre común enredado en azarosas situaciones. Y además, confluyen en la cinta un tono paranoico y amenazador, y gran parte de los factores cinematográficos de Hitchcock: el protagonista confundido, la intriga kafkiana, el suspense, el humor, el amor, la protagonista “rubia”, el villano elegante, la aventura, y todo narrado con el ejemplar dominio de la técnica que poseía el maestro.

El resto es diversión, suspense, parte romántica exquisita, escenarios y encuadres sensacionales, fotografía impecable, música en sintonía, tensión final, final feliz y un tiempo para disfrutar del mejor cine y olvidarse de todo, de la mano del gran maestro Alfred Hitchcock.

Cinta que es necesario ver alguna vez al menos en la vida, película emocionante, con una maravillosa puesta en escena, unas interpretaciones de altura y una inigualable e irrepetible batuta, para un clásico inolvidable.

Puedes ver el tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=9NPI9QeeDDc.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    He perdido la cuenta de las veces que he visto esta maravillosa película. Jamás de los jamases me cansaré de verla.
    Creo que todo en ella es “Perfecto” Ni más ni menos.
    Como muy bien dices Enrique, esta película es un perfecto mejunje de acción, comedia, intriga y romance. Además de que Hitchscock coloca sus temas favoritos en este film, como también afirmas en este artículo: Falso culpable y el hombre de clase media/alta metido hasta el cuello en lios de los que sale bien parado de la forma menos sospechada, amen de encontrar en el momento más inoportuno al amor de su vida.

    Con la muerte en los talones es de esas películas para las que no pasa el tiempo.
    Gracias por este gran artículo Enrique!

Escribe un comentario