Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Hook, vivir será una fantástica aventura

Por Javier Fernández López

La historia del niño que nunca quiso crecer tuvo una versión peculiar allá por 1991. A pesar de que al ser pequeños soñamos con ser como nuestros padres, hacer las cosas que hacen ellos, la ironía de esta vida es que al madurar vemos con nostalgia aquel tiempo en el que todo era más sencillo. Anhelamos, curiosamente, aquella felicidad que una vez tuvimos. J. M. Barrie creó una historia donde el tiempo se muestra como protagonista en un mundo efímero. Entonces, unos niños llegarán a un lugar, “El país de Nunca Jamás”, donde nadie envejece, nadie cambia, todo siempre es eterno. La segunda estrella a la derecha directos al amanecer.

Steven Spielberg, por su parte, nos trajo esta historia, la del niño perdido Peter Pan, a modo de secuela. Aunque en un primer momento la película iba a ser protagonizada por Michael Jackson (Spielberg afirmó que el papel estaba creado para él), el cantante se negó debido al hecho de que no le gustó la idea de hacer el rol de un Peter Pan adulto que no recuerda quién es, así que el trabajo se lo quedó el ya veterano Robin Williams (El hombre bicentenario).

¿Qué pasó después? Pues lo divertido de esta película es que lo posterior a la historia que todos conocemos gira en torno al villano, el Capitán James Garfio, interpretado por un fantástico Dustin Hoffman (Rain Man) que resulta irreconocible detrás de ese sombrero y ese bigote tan exagerado. Tan es así que la película lleva su nombre como título: Hook, el Capitán Garfio.

La historia narra el secuestro de los hijos de Peter Pan, ya adulto y abogado, por parte del Capitán Garfio, que se aburre en el País de Nunca Jamás después de que Pan abandonara ese lugar hace años. Garfio quiere una última guerra, la mayor de todas, y para ello no le importará pasar por encima de los demás. Sin embargo, Peter Pan no recuerda quién es, y es llevado por Campanilla al País de Nunca Jamás con la misión de recuperar a sus hijos. De esta manera, tendrá trabajo nuestro niño perdido más conocido: recuperar los recuerdos, aquello que lo convierte en un héroe.

hook2

Permítanme decir que la película es preciosa de principio a fin. Nos sitúa en la historia del padre que se preocupa demasiado de su trabajo y no tiempo para sus hijos. Pero cuando sus hijos son secuestrados, un padre tiene que ser capaz de cualquier cosa. De momento, pocos elementos podrían hacernos sospechar que la película se tornaría en un cuento mágico que evoca la nostalgia, el tiempo y la felicidad de un hombre que acabará recordando por qué decidió crecer, aquel pensamiento alegre.

El Capitán Garfio, por su parte, quiere librar su última guerra, una venganza personal por todas las desgracias que el pequeño Peter Pan, años atrás, provocó en él. Los diálogos de Hoffman durante la película no sólo son divertidos, están sumamente cuidados y poseen una profundidad que atrapa. La escena final en la que ambos personajes, Pan y Garfio, luchan es una belleza por las palabras de Peter Pan sobre su enemigo. Aviso de spoiler en estas líneas. Hook (el Capitán Garfio) está rodeado por todos los niños perdidos, que llevan relojes, y Peter Pan, y éste le dice: “¿Garfio le tiene miedo a un simple reloj? No, creo que Garfio le tiene miedo al tiempo, al tiempo que se va”. Sencillamente sublime. El paso del tiempo se ve reflejado en la película de un modo trascendental.

Spielberg nos regaló un cuento nostálgico, al mismo tiempo alegre, y épico. La batalla final de la película resulta terriblemente entretenida, no sólo por la cantidad de personas que trabajaron durante el rodaje y que aparecen en la película, sino por la originalidad de las batallas. Ver a un decenas de niños luchando con huevos o pintura contra unos piratas es algo sumamente magnífico, además de que todo el metraje se eleva y queda más solemne gracias a la música de John Williams, un genio acostumbrado a trabajar con Spielberg.

También hay que destacar el papel de muchos de los niños perdidos de la película. A diferencia de lo que pudimos ver, por ejemplo, en la cinta de Disney, y siendo lógico dado que es una “pseudo-secuela”, en Hook aparecen muchos más niños y todos con algún rasgo que los define. Además, tenemos a Campanilla, interpretada por una bella Julia Roberts (Pretty Woman) que por fin la vemos hablar. Las localizaciones y el vestuario cumplen perfectamente, no hay que decir mucho sobre esto, dado que Spielberg suele cuidar estos detalles (aunque errores los tiene todo el mundo).

Siendo serios con la película, lo cierto es que se apoya demasiado en el encanto propio de las películas de los 80, como Los goonies o E.T., pero creo que era necesario para que el cuento lograse ese nivel de emoción que desea transmitir. Personalmente no soy muy defensor de este recurso, pero lo perdono dada la grandiosidad del cuento. Por mucho que pueda parecer una película para niños, como el cuento original de J. M. Barrie, esta película no está hecha para los niños.  Si antes nos mostraban aquello por lo que fuimos felices, ahora nos muestran por qué deberíamos ser felices en el presente: “vive el momento”, “vivir será una fantástica aventura”.

Una película mágica para toda la familia que merece más reconocimiento del que tiene, que no es tomada lo suficientemente enserio por la crítica especializada. Una lástima.

Déjenme, no obstante, mencionar otra escena que me parece preciosa. Por supuesto, aviso de que es sobre el argumento de la película y es un spoiler importante. El personaje de Rufio me parece una genialidad. Un niño, que no es tan niño, pero más perdido que ninguno. Asesinado por Garfio, acaba en las manos de Peter Pan, y Rufio se sincera diciendo: “¿Sabes qué me gustaría? Tener un padre como tú”.

En fin, una película que tocará el corazón y que harán que florezcan sentimientos. Una historia que nos hará recordar aquello por lo que debemos ser felices. De aplauso.

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    Saludos, enhorabuena por la crítica que has escrito sobre esta película y totalmente de acuerdo en muchas de las cosas que comentas, este film no obtuvo elreconocimiento debido y resulta una cinta muy conmovedora y divertida. El reparto esta genial y el personaje de Rufio me mola un montón, su final te llega a dar rabia aunque sea muy épico. Un saludo.

  2. Javier Fernández López

    Gracias por el comentario!

    Curiosamente, cuando he tenido conversaciones sobre Spielberg, esta película es de las más rechazadas. Una lástima, porque me parece muy buena.

    Saludos!

Escribe un comentario