Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Hi Mr. Gehry, I’m Marc from Arenys

Por Jon San José Beitia

Pretencioso y aburrido documental que presenta la vida y obra de un atípico empresario empeñado en conseguir ponerse en contacto con uno de los grandes arquitectos del momento, Frank Gehry, para desarrollar un ambicioso proyecto personal.

Posee una imagen cuidada y el tema que trata el documental no está exento de interés: a través de un monologo parsimonioso presenta y desarrolla las etapas de la vida de un hombre de negocios que se ha hecho a sí mismo, apostando por lo que le apasiona.

La forma de presentar y desarrollar las diferentes etapas de la vida del protagonista resultan llamativas y curiosas, con la incursión de imágenes de archivo que ayudan a amenizar el trayecto, aportando ligeros toques de humor. Presenta problemas de ritmo que hacen que el interés del espectador decaiga de una forma notoria, ya que gran parte del relato se presenta con una imagen fijada  y centrada en el rostro del protagonista sin dejar espacio para que el espectador salga de ese encuadre monótono.

himrgehryimmarcfromarenys2

Ofrece interesantes lecturas de los procesos de la vida del hombre: sus sueños, sus problemas y la forma de ir adaptándose a las circunstancias, luchando por lo que quiere hasta alcanzar sus objetivos. Los responsables del documental tienen claro lo que quieren trasmitir pero se olvidan de un elemento importante, el entretenimiento, convirtiendo el documental en un producto soporífero difícil de digerir por el espectador. Cuenta con una imagen cuidada y una banda sonora agradable, pero las interpretaciones no son nada del otro mundo, convirtiendo gran parte de la labor, en un proyecto pesado y difícil de catalogar positivamente.

Tiene y ofrece numerosos puntos de interés, pero no logra resultar tan atractivo y apasionante como la obra del arquitecto, Frank Gehry, la única presencia que verdaderamente llama la atención en el documental, supongo que todo un logro.

Un viaje por la vida y obra de un apasionado, Frank Gehry, que no logra apasionar ni encantar al espectador, un proyecto que se convierte en un trabajo pretencioso, pesado e interminable. No se lo recomendaría ni a mi peor enemigo.

Jon San José Beitia

Comentarios

  1. Katia Lobo

    Valoro que además de poder encontrar en la web críticas sobre películas de estreno que están por todas partes, reseñéis producciones como ésta. Por cierto, no sé dónde puedo verla para comprobar si estoy de acuerdo con Jon o no.

Escribe un comentario