Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Hermosas criaturas

Por Jon San José Beitia

Floja y previsible adaptación que se suma al carro de las producciones recientes, donde se presenta la historia de amor entre un ser humano y algún tipo de ser fantástico, ya sea licántropo, vampiro, zombie o millonario.

En este caso la historia de amor se ubica en el mundo de la brujería, haciendo que el protagonista se vaya a enamorar de una bruja y que sufra todo tipo de encantos por parte de la familia de ella, pero ninguno será más fuerte que el del amor que siente por ella.

El esquema del argumento sigue las pautas habituales de este tipo de productos para adolescentes, chico conoce chica, hay un secreto que puede hacer imposible su relación pero el amor que sienten el uno por el otro hace que luchen por estar juntos.

Sobre el papel suena a un tema muy manido, y de hecho lo es, lo único que logra sorprender es el toque de humor que aporta su director al relato, alejándose de dramas grandilocuentes.

hermosascriaturas1

La base de la historia ofrece numerosas posibilidades cómicas y el director sabe exprimirlas, gracias al tono desenfadado y alejado de dramatismo que otorga a la historia de amor.

El desarrollo de los personajes y su romance es superficial, queda presentado a base de secuencias idílicas que comparte la pareja, acompañadas por una banda sonora melódica.

Una vez presentados los personajes y el núcleo de la historia, ésta se alarga en demasía, cayendo en la repetición de ideas. En concreto, la búsqueda de una solución para una maldición se hace excesivamente tediosa y previsible en todo su desarrollo.

Los efectos especiales resultan convincentes y correctos, logrando hacer creíbles todos los hechizos inimaginables. El director no abusa de ellos pero llegado el momento se convierten en el único aliciente para seguir la historia, lo cual no dice mucho a favor de la misma. Cuenta con un estilo visual propio, apoyado en una elegante fotografía.

Los intérpretes protagonistas siguen lo establecido en este tipo de producciones, son jóvenes y guapos. El reparto lo completan veteranos ganadores del Óscar, como Jeremy Irons y Emma Thompson, a la que pasarse al lado oscuro de la magia le da un atractivo especial.

La película alcanza un desenlace frío y ambiguo que, sin duda, encontrará mejor solución en futuras continuaciones.

Al llegar a su conclusión, deja la sensación de que se alarga en exceso para contar lo que cuenta, la eliminación de algunas secuencias en la sala de montaje hubiera ayudado a que funcionará mejor en su conjunto.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario