Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Hatchet

Por Jon San José Beitia

Gamberra y descarada propuesta que presenta un relato de terror con toques de humor en una clara y evidente producción de serie B, desarrollando un relato peculiar en el que unos jóvenes deciden hacer una excursión por un extraño pantano sobre el que existe un fatídico rumor.

Los responsables de la película encuentran un acertado equilibrio entre terror y comedia, ofreciendo un producto de evidentes limitaciones artísticas donde las interpretaciones y la calidad técnica del conjunto se resienten. Un producto que combina con acierto situaciones de terror con toques de humor, logrando funcionar desde el primer momento.

Hatchet es ese tipo de producciones de serie B que posee un encanto especial, convirtiéndola en una extraña y agradable experiencia, donde no hay límites para dar paso al terror, la violencia exagerada, el Gore y el humor negro.  Cuenta con un reparto que cumple con los cánones habituales de este tipo de producciones, recopilando a varios adolescentes descerebrados que se convertirán en las víctimas ideales. En su reparto podemos encontrar a diversos intérpretes conocidos del género de terror, entre los que destacan: Robert Englund, el inolvidable Freddy Kruger; Kane Hodder, uno de los portadores de la máscara del personaje de Viernes 13 y Tony Todd, el intérprete que diera vida a Candyman. Todos ellos se vuelven a reunir en una producción que homenajea y parodia muchos de los referentes del cine de terror, entre los que se puede mencionar: Las colinas tienen ojos, Viernes 13 y la reciente Wrong Turn.

hatchet2

Se apoya en unos efectos artesanales de cuestionable calidad y en trucos de maquillaje acertados, logrando ofrecer un producto de aspecto cutre, al tiempo que entrañable. Apuesta por el empleo de la sangre y un humor peculiar, cuya combinación resulta la fórmula ideal. El director logra ofrecer un correcto trabajo dentro de las limitaciones de la producción y consigue crear una película dinámica e interesante, donde emplea con inteligencia los elementos que están a su alcance. Logra dar fluidez al relato y evita caer en los típicos baches de ritmo, gracias a la combinación inteligente entre secuencias de terror y humor, logrando explotar la formula hasta su desenlace.

Hatchet es una acertada y cómica visión del cine de terror habitual, convirtiéndose en una parodia homenaje digna de mención y disfrutable para todos los amantes del género.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario