Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Hacia las estrellas

Mª José Toledo

La forma en que presentas una obra es fundamental para que arraigue entre la crítica y el público. Nadie está a salvo de sugestionarse bajo esta ficción que un director inteligente y una eficaz campaña de marketing crean en los espectadores para que vean lo que ellos han querido que viesen. Creo que esta opinión, que no es nada galáctica y tiene menos pretensiones que las que tiene Nolan, es aclaratoria de lo que sucede con Interestellar.

Sinteticemos. Interestellar cae en el mismo error que predomina en el cine de un tiempo a esta parte: la superficialidad, y eso que cuenta con tres horas para explayarse hasta el infinito en los temas relevantes. No es que los ciento setenta minutos sean aburridos, porque realmente la película ofrece un correcto entretenimiento, sino que contienen mucha anécdota, mucha prisa y mucha torpeza por su continuo afán de cuanto más mejor. Su primera hora, por ejemplo, debería haberse reducido casi por completo; no despierta empatía y no nos sirve, como pretende, para situarnos en la historia, ya que las explicaciones que nos ayudarían a conocer el pasado y el presente de la Tierra se omiten y, de hecho, nunca se aclaran. Supongo que esa falta de información se debe a que son incapaces de darle credibilidad a la propuesta, y esto sí que es un mal síntoma para un guión, que se interesa mucho en la física cuántica pero no en los detalles que van componiendo la trama. Ojo a la forma de desarrollar los acontecimientos, de introducir el peligro en el viaje, sin ninguna sorpresa a cada paso; es más: estos científicos se han lucido en sus mensajes desde sus respectivos planetas, no hay quien se crea tanta mediocridad por parte de unos cerebros privilegiados; o atención a cómo fuerzan una falsa emotividad en la que parece que este señor Cooper solo tiene un hijo y no dos.

interstellar2

Así, la película y los personajes pasan de puntillas por lo que es, o podría haber sido, verdaderamente cautivador de Interestellar: el Hombre frente a lo desconocido, frente al universo, frente al paso del tiempo y frente a sí mismo. No hay duda de que estas ideas son hermosas y épicas de por sí, con lo cual la película tiene ya una presentación de cara a los espectadores envidiable, pero que no os sugestione. Esos conceptos aparecen como sin darle importancia, sin ahondar en ellos y sin potenciarlos mientras Nolan se queda tan satisfecho de su espectáculo sin alma. A cambio, nos planta unos diálogos que no perviven y una mezcla indefinida de aventura y drama que no encuentra el tono ni la atmósfera precisa, hasta una sorprendente última recta que deja alguna paradoja y, por supuesto, sigue la tónica de hablar mucho con aires de sesuda y pretenciosa reflexión pero sin decir nada de interés o que concluya la trama.

Destacables efectos de sonido, incluida la pegadiza banda sonora de Hans Zimmer; algunos interesantes momentos de acción en las naves, buen Matthew McConaughey, de quien ya dije hace años que era un pedazo de actor (de nuevo la gente ve lo que le dicen que vea) y el regalo de Michael Caine a su completo aire son de los pocos alicientes que le he encontrado.

Nolan mira hacia las estrellas… pero le quedan muy lejos.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Nolanista

    Por lo que leo pinta a peliculon, habra que ir a verla un par de veces minimo :)

  2. Mª José

    Por tu nombre de usuario queda clara tu opinión… :)

  3. Nolanista

    Jejeje… no me declaro Nolanista, solo lo hice por completar la “broma”. Es mas, vi Memento por primera vez hace dos días (y cuando digo dos días, son dos días) y ayer descubrí que El truco final es de el también :)

    Su carrera para mi empezó con Origen, que me pareció brutal… y con la trilogía de Batman ya se convirtió en un héroe.

    Interestellar, por su parte, ha venido a mi en el mejor momento. Hará cosa de un mes que vi Contact (por primera vez también, si) y, no me digas por que, me pareció sublime. Tanto que la vi dos veces, una en V.O.S.E. y otra doblada al español de España. Así que imagínate lo que ha supuesto Interestellar para mi. A donde vamos a parar, se “mea” en Contact y Gravity juntas.

  4. Aralan

    La vi ayer mismo en formato IMAX en los Parquesur de Leganés para vivirla en un formato en el que se había grabado y sentir el sonido y el silencio en las tripas. El sonido bueno, la imagen no tanto.

    En general, concuerdo con tu crítica, Mª José.
    El aparataje emocional de la película no funciona y se ve muy perjudicado por esas prisas de las que hablas, ya que parece que la historia avanza a trompicones, y los trompicones nunca son bueno para meterte en un historia, sea emocional o no.
    Lo peor de todo es que hay veces en que bien por su narración, bien porque la banda sonora a veces ahoga los diálogos (conté hasta siete ocasiones), o bien porque algunos diálogos están sacados de las galletas de la fortuna (el ejemplo más lamentable es todo el personaje de Matt Damon); lo peor, como digo, es que te sales (o te sacan) de la película porque no hay una fluidez, si no tirones.
    Además, alguna idea básica del guión (el amor), no hay por onde cogerla, ya que si el amor trasciende dimensiones y seguimos amando a alguien después de morir o al que no conocemos, el odio hace exactamente lo mismo, incluso el deseo sexual sin amor o la envidia. Es decir, ya la idea base no funciona. Y la segunda idea base tampoco funciona, ya que cae en la manida paradoja temporal que no tiene solución y que no tiene sentido.
    Así pues, si no funcionan las ideas base, no funcionan las relaciones personales, los efectos de sonido y la BSO de Zimmer ahogan diálogos y hacen que te saquen de la película, si se abusa de los primeros planos y de las tomas externas del fuselaje que dejan regusto a reiteración y falta de ideas, ¿por qué ir a verla?

    Por la puesta en escena, porque aun siendo regulera, es una apuesta relativamente novedosa por la forma de narrarla dentro de la ciencia ficción y no solo hay tiros y persecuciones, si no un intento de trabajar algún personaje; porque hay mucha ciencia (la idea de la peli está ayudada por el mejor físico teórico de agujeros de gusano, Kip Therone, y el propio conductor de la serie Cosmos 2014, astrofísico, está bastante contento con el reflejo del agujero negro, la distorsión temporal einsteniana y más); por la representación en imágenes de estos fenómenos físicos, por el humor de los robots, que parecen algunas veces más humanos que los propios humanos, porque la idea, aún más finalizada, al menos de incita a pensar y a maravillarte por la naturaleza que existe y que es más alucinante que el mejor guión inventado (el tiempo no fluye igual dependiendo de la velocidad, de la masa, de la gravedad), porque, con todo, las tres horas pasan volando.

    Origen me parece cojonuda, memento también, Batman Begins lo mismo. Esta está por debajo de aquellas. Muy por debajo.
    Me parece a mí, vaya.

  5. Mª José

    Excelente comentario, Aralan. Como ya he dicho, “Interstellar” tiene la suerte de tratar una temática apasionante, con el universo como escenario y la ciencia como fundamento para llegarnos a alucinar con la mera especulación sobre viajes en el tiempo, agujeros negros y colonización galáctica. Sin embargo, la película no refleja ni esa pasión ni esa belleza.

    Hoy echan “El truco final” por la tele, Nolanista, así que seguramente la veré, aunque solo sea por Michael Caine, Hugh Jackman y Christian Bale. Eso sí, supongo que me incluyo en ese minoritario grupo de personas a quienes no le gusta Nolan. Ninguno de sus trabajos. Siempre me parece grandilocuente, pretencioso, incoherente y desbocado.

    Gracias por comentar. ¡Saludos!

Escribe un comentario