Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Gravity

Por Alejandro Arranz

-El 3D va mucho más lejos de lo que jamás hayamos visto; un prodigio tan bello como hipnótico.
-No estamos sólo ante un logro de la técnica, Gravity es una obra maestra.

Alfonso Cuarón regresa tras 6 años inactivo desde el éxito de Los Hijos de los Hombres y parece haberle cogido el gusto a la ciencia ficción, debido a que su nueva película repite en dicho género, una aventura espacial tan realista como emocionante. El guión de la cinta está escrito por Cuarón, su hijo y su amigo Rodrigo García (Cosas que diría con solo mirarla), y para el reparto no necesita más que a Sandra Bullock y George Clooney que completan dos interpretaciones sensacionales.

Meses anteriores a su estreno y en la inauguración del Festival de Venecia ya se hablaba del logro que suponía Gravity: un logro visual, un logro interpretativo pero, sobre todo, un logro cinematográfico; y es que pocas veces entramos en la sala y al apagarse las luces asistimos a un espectáculo tan extraordinario, donde nuestros sentidos se revolucionan y una película nos ofrece todo lo que pedíamos y mucho más.

gravity2

Cuando el apartado visual de una película llega a los niveles de Gravity, el resto siempre suele encontrarse en desventaja; algunos de mis compañeros la tachan de vacía, apuntan que su argumento es fino como el papel de fumar y que el trauma familiar de Sandra Bullock es irritante y está mal desarrollado; yo no lo veo así, creo que estamos ante un hito cinematográfico que, más allá de su apartado visual, posee inteligencia y corazón, no necesita más argumento, en ningún momento está vacía de contenido y el trauma familiar de Bullock lejos de ser irritante es una buena decisión para conseguir que ella se luzca y nosotros conectemos con el personaje, y lo consigue, su increíble interpretación es de sobra merecedora de Óscar, no sólo es la mejor de su carrera, es tan completa y provocativa que hipnotiza.

Sin querer caer en las típicas comparaciones controvertidas, encuentro un parecido razonable en La Vida de Pi, Gravity es un naufragio espacial visualmente apabullante con una dirección portentosa, un fantástico guión, grandes interpretaciones y, claro, en un formidable formato 3D.

Cuarón lo hace todo bien, inicia con un golpe seco y termina con una secuencia poderosa, técnicamente es inigualable, cada plano es un placer hipnótico sólo descriptible por un poeta y el conjunto posee una fuerza cinematográfica indescriptible, nos metemos de lleno en una odisea espacial que te revuelve, te asfixia, te abruma y te zarandea hasta el límite para terminar arrojando lo que queda de ti al vacío más puro. Nunca te sentirás tan cerca de estar allí, en el inmenso espacio, entre tantos misterios aín por descubrir, entre tanta belleza virgen, donde nadie puede oír tus gritos.

Al final acabas agotado en todos los sentidos por el esfuerzo prácticamente físico que Gravity conlleva, una experiencia única e irrepetible que no te puedes perder; no sólo es la mejor película de ciencia ficción del año, es una de las mejores películas jamás hechas sobre el espacio.

Comentarios

  1. Adrián

    La vi el lunes y corroboro todo lo aquí dicho.
    Ir a verla en 3D insensatos.
    Por cierto, muy buena crítica

  2. Alejandro Arranz

    Muchas gracias Adrián.
    Estoy deseoso de leer la tuya ;)

Escribe un comentario