Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Gran película antibelicista

Por Enrique Fernández Lópiz

Comentaba yo en estas páginas hace un tiempo, otra película sobre la Guerra de Stalingrado. Se trataba del film de 2001, Enemigo a las puertas, de Jean-Jacques Annaud, donde apuntaba que esta batalla, que aparece también en este film, es considerada la más sangrienta de la humanidad, la más grande ofensiva jamás conocida que arrojó un saldo de más de ¡dos millones! de muertos entre uno y otro bando, entre militares y civiles: ¡demasiado! Por lo tanto esta obra, igual que la otra pero en diferente línea argumental, nos sitúa en el más alto grado de tragedia y salvajismo que pueda vivir o ejecutar el ser humano.

Stalingrado sufrió en 1942 un asedio brutal por parte de las tropas del III Reich de Hitler. Y esta película habla de aquellos jóvenes teutones, enviados al horror por el despropósito de sus mandos militares y políticos.

Ya sabemos que hay películas antibelicistas memorables como Apocalipse Now (1979) de Francis Ford Coppola; o antimilitaristas, como Senderos de Gloria (1957): , de Stanley Kubrick. Y muchas más. Pues bien, esta obra que ahora comento se sitúa en la misma línea de las “anti”: antibelicista y antimilitarista.

Joseph Vilsmaier, un director alemán con una filmografía buena, retomó en 1992 un proyecto de película de nombre Stalingrado que iba a haber rodado Sergio Leone en 1989, año en el cual falleció dejándola en el aire. Al recoger el testigo, Vilsmaier se alejó del enfoque de guerras entre países, decidiéndose por un relato de guerra social y de jerarquías donde el contrario son los superiores y no los rusos, en este caso. Un gran guión de Johannes Heide, Jürgen Büsche y el propio Vilsmaier vertebra el film, que cuenta además con magníficas ambientaciones, buena fotografía de Joseph Vilsmaier y excelente música de Norbert J. Schneider.

stalingrado-2

Los actores hacen mayormente de soldados alemanes, en un trabajo coral conjuntado. El film muestra al máximo el horror de la guerra, narrándonos los sucesos de un grupo de soldados germanos que llegan a Stalingrado tras un período vacacional en Italia. Las interpretaciones, aunque correctas resultan a veces frías, lo cual no resta efectividad al valor de conjunto de actores como Domique Horwitz, Thomas Kretschmann, Jochen Nickel, Dana Vavrova, Martin Benrath o Sebastian Rudolph entre otros.

Esta coproducción Alemania-Suecia, no tuvo éxito comercial, lo cual no resta a su enorme calidad y fuerza como película de denuncia contra la barbarie. Además, en el 99% de las películas de guerra sobre la II Gran Contienda, siempre nos dibujan a los soldados alemanes como individuos malos y malísimos (igual que a los japoneses), y el resto, rusos, pero sobre todo norteamericanos, buenísimos hasta el cansancio. Aquí el enfoque es bien diferente como ahora explico.

Estamos ante una película épica, pues épica fue la batalla de Stalingrado, y es de agradecer que por justicia histórica se hable del frente oriental de la Segunda Guerra Mundial, cosa que no suele ocurrir en otras cintas, siendo más frecuentes historias sobre batallas occidentales con norteamericanos y todo eso. Pero fue justamente en este frente del este europeo, donde se decidió mayormente la guerra y el que más bajas tuvo (con esto que digo no obvio el peso que jugó la ayuda de los aliados occidentales a este frente). Por otra parte, en pocas películas como esta podremos ver cierta rehabilitación del honor del ejército alemán, pues en ella se aclara meridianamente que una cosa eran los soldados que sirvieron a su país con valentía y honor, si bien ya sabemos que por una causa equivocada, y otra cosa, los mandos. De hecho, Vilsmaier nos describe a unos mandamases fanáticos del régimen, que cometieron toda clase de tropelías y dieron órdenes irracionales que enviaron a una muerte segura a gran parte de la tropa.

Me parece muy bien este enfoque, pues como seres humanos no debemos confundir a quienes sirvieron, con los ideólogos y oficiales perversos que ordenaban a la pobre soldadesca lo que debían hacer en aras del ideal Nazi.

A lo largo de los 130 minutos de metraje, Joseph Vilsmaier nos deja claro que las guerras son de todo punto detestables; que ser sitiado, tal el caso de Stalingrado, es un asunto muy complicado que pone a los acosados en estado de alerta y defensa máxima, y que sitiar es igualmente una conducta de acoso, horrible de ejecutar y sobre todo de mantener; y en tercer lugar, tal como se demostró en Nuremberg, Vilsmaier nos dice que no todos los nazis eran malignos, muchos eran de buena condición, nobles y valientes, que no hacían sino obedecer y acatar aquello que se les ordenaba. Habría que recordar las interesantes reflexiones de la película Hannah Arendt (2013), de Margarethe von Trotta, que hace de las ideas filosóficas de Arendt un auténtico atractivo cinematográfico muy ilustrativo de lo que aquí digo y dije entonces, el concepto “banalidad del mal” que, inspirado en Kant, Arendt toma para significar que en la fatal guerra promovida por Hitler hubo personas que hacían el mal empujados por las circunstancias que les tocaron vivir y estimulados por el cumplimiento de órdenes venidas de arriba, pero sin una explícita conciencia de maldad.

En resolución, film crudo, sangriento, terrorífico, que muestra la guerra tal como es en toda su dureza, brutal y despiadada, lo cual se da en ambos bandos; una confrontación que muestra el lado más humano del combatiente, donde los jóvenes solados lloran y se aterran ante su fatal destino. Tanto la tropa rusa como la alemana son muchachos inexpertos, desnortados y horrorizados viviendo la peor de las pesadillas. No hay malos buenos en esta película, solo hombres tratando de sobrevivir. Los malos están todos en el mismo bando, básicamente entre los mandos militares y sobre todo en los políticos y gobernantes que perfilan la contienda y tienen sus espurios intereses. Una película soberbia, de las que dejan huella y dan que pensar… y unas escenas finales que no hace falta comentar:  https://www.youtube.com/watch?v=GaBc37SgiUE.

Puedes ver aquí el tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=7QlK-l-vpZQ.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario