Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Gracias a la vida por esta hermosa película

Por Enrique Fernández Lópiz

Violeta se fue a los cielos o Violeta Parra se va a los cielos es una excelente película, una película que habla sobre la vida de la cantante, folklorista-cantautora, artista plástica, escultora, pintora, ceramista, bordadora y poeta chilena: Violeta del Carmen Parra Sandoval (1917-1967).

Desde su infancia, hasta su muerte trágica el veinticuatro de octubre de 1967, Violeta Parra fue el arquetipo de la artista nata integral. Dicen que tuvo una infancia enfermiza, pero que ya desde pequeñita se reveló precozmente su inclinación al espectáculo. Imitaba a los artistas de los circos que venían a las proximidades de San Carlos, esa sucursal de la fundación que hiciera en honor a su sufrida madre en el sur chileno. Dicen que Violeta gustaba de disfrazarse con atuendos de papel y que ella y su hermano Lalo, cantaban a dúo y montaban representaciones por las que cobraban entradas a los niños. De hecho, Violeta empezó a tocar la guitarra a los nueve años, mientras que a los doce compuso sus primeras canciones. Sin apenas educación, salvo las clases de su padre, el profesor de música Nicanor Parra (el mismo nombre lleva su otro hijo, el enorme poeta Nicanor Parra), sin apenas recursos, su obra perdura en nuestros días a través de producciones diversas, sobre todo su poesía y sus canciones.

El aporte de Violeta Parra al quehacer artístico y musical en Chile es ingente, y hoy día es considerado de incalculable valor y trascendencia. Fue la fundadora de la música popular en su país y su trabajo inspiró a muchos artistas posteriores, que continuaron su tarea de rescate de la música del campo chileno y las manifestaciones constituyentes del folklore de Chile y de América Latina en general. Como sabemos, sus canciones han sido versionadas por una gran cantidad de artistas chilenos y de fuera de su país. Este film, se hace eco de su ingente obra.

Pero la película no es meramente descriptiva y retórica. La cámara se mueve nerviosamente tras los pasos de la gran artista desde su niñez hasta el final de sus días, siguiéndola en su caminar por territorios pobres y desérticos, actuando en la comunista Polonia, con su risueña cara en enrevesadas entrevistas de TV en Argentina tal vez, en el museo del Louvre cuando presenta allí su obra pictórica, en actuaciones ante públicos burgueses y despectivos, pero sobre todo en su hábitat andino natural, con gentes humildes, gentes del pueblo a las que ella amaba profundamente, ese pueblo del que ella mismo dijo era “lo que más valor tenía en su vida” y de donde extrajo su letra, su música y sus lienzos.

Quien vea esta recomendable película, observará que la imagen que ofrece de esta artista es absolutamente creíble: una semblanza de una Violeta silvestre, montuna, natural como los animales o paisajes en los que vivió su desdichada infancia y su trabajada vida. Cuando alguien le dijo que sus canciones no eran alegres como para ser cantadas en las fiestas, ella replicó que “la vida no es alegre”. Así pues, la película nos muestra que hay en la Parra una naturalidad y un silvestrismo y de contacto con la realidad social, “dramático”, un drama que la rodea y de donde extrae la fuerza y la inspiración para su gran obra, sobre todo en el terreno del folklore.

violetasefuealoscielos2

Además, el que conoce la historia de su familia, se queda pensando cómo es posible que de las mismas circunstancias de miseria y carencia, brotara la igualmente enorme obra de su hermano Nicanor Parra, el gran poeta chileno que no hace mucho recibía el Premio Cervantes de las letras (2011), que recogieron en su nombre sus nietos y familia, pues no pudo venir a España debido a su avanzada (según dijeron, “vaya a saber, tal vez Nicanor es también un espíritu libre ajeno a los oropeles de estos actos”). Y había otros hermanos artistas: Roberto, Eduardo o Lalo Parra. Parece un ejemplo de la genética para el arte.

Decía la Parra: “Escribe como quieras, usa los ritmos que te salgan, prueba instrumentos diversos, siéntate al piano, destruye la métrica, grita en vez de cantar, sopla la guitarra y toca la corneta. Odia las matemáticas y ama los remolinos. La creación es un pájaro sin plan de vuelo, que jamás volará en línea recta”. Esta cinta es, pues, un recorrido sin una línea cronológica por el alma de la artista chilena y de las personas que la fueron acompañando en sus viajes: amores, sueños, frustraciones, ilusiones y miedos. La Dirección de Andrés Wood construye una identidad que atiende los claroscuros de la gran Violeta con maestría, construyendo un heterodoxo biopic, una identidad coflictiva; excelente guión del propio Wood junto a Eliseo Altunaga, Guillermo Calderón y Rodrigo Bazaes. Fotografía impecable de Miguel Joan Littin y música sensacional de Violeta Parra, Ángel Parra, Chango Spasiuk, José Miguel Miranda y José Miguel Tobar (aunque no sea la original, según me parece).

Merecen destacarse todas las interpretaciones en general, pero en particular la de Francisca Gavilán, que encarna a Violeta Parra de manera más que convincente.

Como escribe Batlle: “Wood consigue un retrato casi siempre intenso, que termina sobreponiéndose a ciertos excesos y subrayados gracias a su solvencia como narrador y, sobre todo, a la interpretación de Francisca Gavilán, quien carga con el peso no menor de un relato dominado por situaciones extremas que ella sortea con absoluta naturalidad y convicción”.

En 2011 recibió los siguientes premios y nominaciones: Premios Goya: Nominada a Mejor película hispanoamericana. Premios Ariel: Nominada a Mejor película Iberoamericana. Festival de Sundance: Mejor película internacional. Festival de Huelva de Cine iberoamericano: Colón de Plata mejor director y actriz. Festival de La Habana: Segundo Premio Coral.

En resolución, si a usted le gusta el buen cine, el cine de imagen, si a usted le gusta el folklore, y si además le gusta (o no conoce) Violeta Parra, dará “gracias la vida” por poder ver este film maravilloso.

Y creo que mis comentarios merecen algunos versos, los de una popular canción de inspiración folklórica chilena compuesta e interpretada por Violeta Parra, conocidos versos de una canción universal que algunos consideran un auténtico himno humanista.

Gracias a la vida

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me dio dos luceros que cuando los abro 
Perfecto distingo lo negro del blanco 
Y en el alto cielo su fondo estrellado 
Y en las multitudes el hombre que yo amo. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado el sonido y el abedecedario 
Con él las palabras que pienso y declaro 
Madre amigo hermano y luz alumbrando, 
La ruta del alma del que estoy amando. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado la marcha de mis pies cansados 
Con ellos anduve ciudades y charcos, 
Playas y desiertos montañas y llanos 
Y la casa tuya, tu calle y tu patio. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me dio el corazón que agita su marco 
Cuando miro el fruto del cerebro humano, 
Cuando miro al bueno tan lejos del malo, 
Cuando miro al fondo de tus ojos claros. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto, 
Así yo distingo dicha de quebranto 
Los dos materiales que forman mi canto 
Y el canto de ustedes que es el mismo canto 
Y el canto de todos que es mi propio canto. 

Gracias a la vida 
Gracias a la vida 
Gracias a la vida 
Gracias a la vida. 

Violeta Parra

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Esteban Rojas

    Como chileno debo decir que me emocionó mucho tu crítica Enrique, la verdad es que Violeta es un tesoro de nuestro país y me pone muy orgulloso que sea tan reconocida y admirada a nivel mundial. Te felicito por tu excelente crítica sobre una gran película chilena y de otras cintas de mi país, te recomiendo La Vida de los Peces del año 2010, Machuca del 2004, Tony Manero del 2008 y también el Chacotero sentimental de 1999. Saludos y sigan con e excelente trabajo que realizan en esta fantástica web.

  2. Enrique Fdez. Lópiz

    Estimado Esteban, me alegra infinito te haya gustado mi comentario-crítica sobre esta maravillosa película sobre la vida de Violeta Parra, estaré atento a las otras pelis que me aconsejas y que no conozco. Un abrazo amigo. Enrique

Escribe un comentario