Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Grabbers

Por Jon San José Beitia

Cuando parecía que estaba todo inventado en lo que se refiere a cine de terror, con monstruo invitado, surge de la nada una película que sigue los esquemas habituales de este tipo de género, partiendo de una premisa ingeniosa y original en la que los monstruos no toleran bien el alcohol en sangre, haciendo que la única forma de hacerles frente sea en un avanzado estado etílico.

Grabbers, parte de una idea inicial original, gamberra, al tiempo que descerebrada, cuyos responsables llevan a buen puerto, gracias en parte a que no se toman en serio la propia película, dando paso a una mezcla de terror y comedia bien construida. Un entretenimiento desenfadado que ofrece momentos de suspense y terror con claros toques de humor, que ayudan a seguir el relato con interés. Sigue el esquema habitual de relato con monstruo que acecha a los habitantes de un pueblo, ofreciendo lo que podría considerarse un pequeño homenaje a este tipo de género, creando momentos que logran hacer saltar al espectador de sus butacas con verdaderos sobresaltos, para posteriormente despertar su sonrisa. Homenajea y parodia el cine de terror de monstruos con ingenio y destreza. El director, Jon Wright, logra jugar con los elementos de terror habituales y a su vez darle un toque de humor simpático, fresco y desenfadado.

grabbers2

Dentro del modesto presupuesto de partida, alejado de las grandes producciones de Hollywood, la película cuenta con unos extraordinarios y convincentes efectos especiales que hacen creíbles y casi palpables a los siniestros seres que perturban al pueblo. El director no cae en el abuso de los efectos especiales y logra distribuir las apariciones de los monstruos, manejando el suspense con inteligencia, sugiriendo el peligro al que se enfrentan los habitantes del pueblo, antes de destapar y dejarlos sueltos ante los ojos de todos. Presenta los indicios y sospechas de que algo extraño está ocurriendo de manera progresiva, dando paso a unas indagaciones que van construyendo el perfil y características del tipo de ser al que se enfrentan los protagonistas.

La película no cuenta con unas interpretaciones memorables, pero la selección de su reparto, logra presentar toda una galería de personajes carismáticos, que despiertan la simpatía del espectador. A medida que avanza el argumento, se echa en falta mayor atrevimiento y descaro a la hora de plasmar la idea inicial. Deja la sensación de no explotar al máximo todas las posibilidades cómicas y descerebradas que ofrecía el punto de partida del relato, puesto que a priori, un grupo de personas con alcohol hasta las cejas enfrentándose a un grupo de monstruos siniestros, daba para algo más alocado de lo que ofrece el relato.

Ingenioso y desenfadado relato que logra ofrecer un entretenimiento de primera, con espacio para el terror y el humor bien alternados, logrando hacer pasar un extraño buen rato al espectador.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario