Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Golpes, sexo y rock and roll: in memoriam de Patrick Swayze

Por Enrique Fernández Lópiz

Road house (De profesión: duro) es una cinta tipo B dirigida con oficio por Rowdy Herrington y protagonizada por Patrick Swayze (q.e.p.d.) en el papel de Dalton, que es el matón, pero que además canta, baila y ejercita artes marciales. Dalton resulta que para aquilatar su currículo como rompe piernas de discoteca, tiene además ¡un doctorado en Filosofía! Parece increíble pero es así, y para no desaprovechar tan sesudo título, se dedica a ser portero-matón de bares de carretera horrorosos en el grande y violento país americano (del norte, claro), concretamente en el Double Duce en Jasper, Missouri, que más que un Bar parece Vietnam. Y hete aquí que tras la paliza que le dan en la primera noche, es la Dra. Clay (Kelly Lynch) quien le cura y hace carantoñas. Y como además el joven tiene una pizca de sensibilidad, pues va y se enamora de la tal doctora que es una muchacha muy maja y rubia que también acaba enamorándose de Donovan. Lo cual que no le gusta al único que medio se libra en este peliculón que Dios tenga en su gloria, el malísimo Ben Gazzara (buena interpretación), al cual le joroba mucho que el recién llegado al pueblo le quite la chorba que él mola. Pero a Donovan le matan al amiguito también matón (Sam Elliot), y eso le produce enorme cólera, lo cual que ataca con gran furia a todos los malos y como que los liquida.

El guión de David Lee Henry y Hilary Henkin resultaría incluso cómico, de no ser por tanta violencia gratuita como gasta el film; la música normalita y punto, de Michael Kamen, y la fotografía ídem de Dean Cundey. El resto de aspectos técnicos los podría liquidar diciendo que en 1985 obtuvo 5 nominaciones a los Premios Razzie, incluyendo peor película, director y actores. O sea, que casi está dicha la cosa.

roadhouse2

Película probablemente para TV, cinta de golpes, mamporros, tiros, sexo gratuito, guión previsible en todo y que parece que resultó rentable, ganando más de veinte milloncejos de dólares en su momento. Yo la empecé a ver no hace mucho por el actor Swayze, y me quedé mirando estupefacto hasta que el extorsionista y capo mafioso Gazzara es cosido a cañonazos de escopetas de esas que sólo los yanquis tienen. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Lo mejor, que no dura demasiado, 108 minutitos.

Pobre cinta de acción, a lo sumo para incondicionales de Patrick Swayze, que los hay.

Patrick Swayze (1952-2009), fue un actor, bailarín y cantautor de Houston (Texas) que se hizo famoso por sus papeles en películas como Dirty Dancing (1987); Road House (1989); Ghost (1990); y Point Break (1991); sin olvidar que empezó a despuntar gracias a su papel en la serie de televisión North and South (1985).

Por lo demás, si vi hasta el final esta película, y si he escrito estos comentarios sobre una película mala, para que voy a decir lo que no es, es en memoria de un trabajador del celuloide, Patrick Swayze: descanse en paz.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario