Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Gangster squad, la brigada Fleischer

Por Adrián Pena

Ruben Fleischer vuelve a escena tras su exitosa y divertidísima Bienvenidos a Zombieland y su desapercibida 30 minutos o menos, y lo hace bien acompañado por un reparto de lujo, dos Óscar (Sean Penn) y otras ocho nominaciones entre todos ellos, para adentrarnos en Los Ángeles de los años 40, donde mafia y corrupción iban de la mano.

Su brigada entretiene con cine comercial, pero echando la vista atrás no nos vienen a la mente más que las magníficas imágenes que grabaron en nuestra retina películas como Los intocables de De Palma y L.A. Confidential, haciendo que Gangster squad no sea más que una mera parodia de cine negro. Su cinta está a años luz de joyas como El padrino, Uno de los nuestros o American gangster, films que contenían mafiosos de verdad y no caricaturas como la de Sean Penn que parece haberse pegado un atracón a marisco en mal estado; si quiere ser un gángster el público lo prefiere a lo “light” como en Mystic River que como en esta cinta. Y no solo él, el resto del reparto no termina de cuajar, la calidad que este elenco de actores posee solamente se ve reflejada en la imagen de un Josh Brolin correcto, a pesar de que su personaje es una copia barata del que interpretó Russell Crowe en L.A. Confidential. Ryan Gosling tiene una difícil papeleta con un personaje mal dibujado, con muchos giros y peor interpretado. Emma Stone simplemente es Jessica Rabbit de carne y hueso, un personaje que aparece con fuerza pero que se difumina con el paso de los minutos. El resto son sólo secundarios muy mal aprovechados, empezando por Nick Nolte y Robert Patrick, en representación de la veteranía, y pasando por un Giovanni Ribisi desapercibido y un Michael Peña pésimo. Entre Ruben Fleischer y su guionista ponen a todo su plantel en el paredón y les matan a golpe de “metralleta” con personajes planos y ridículos, haciendo que los actores con los que cuentan para la ocasión se le queden grandes, porque no sólo no explotan sus cualidades, sino que hacen irreconocibles a actores como Sean Penn hasta el punto de casi “desfigurarlos” artísticamente.

gansterssquad2

El gran problema de todo es que es difícil saber si la cinta pretende tomarse en serio o no, dejando como resultado una  película de cine gris, muy lejos del buen cine negro o el neo-noir. El espectador no encontrará en ella nada nuevo, nada sorprendente, nada espectacular; aquí es todo previsible y lleno de clichés, habría que hacer mucho más para reinventar el género o al menos mantenerlo con vida. Porque a pesar de que se deja ver y de contar con el reparto perfecto para resucitar el género de gángsters, no llega a ser más que una película mediocre que nos dejará este año 2013. Una pena.

Comentarios

  1. lo que pasa que tampoco puedes pensar que un director es el no va más por una única pélícula, entonces lo que quería decir es que ya se le vieron carencias en 30 minutos o menos

Escribe un comentario