Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Frankenweenie, destellos lejanos de magia

Por Antonio Clemente

Los que llevábamos unos años esperando que Tim Burton nos volviera a demostrar que seguía siendo aquel director que nos enamoró con un cine fantástico, muy personal, rozando por momentos la locura y creador de un estilo único pensamos que con Frankenweenie todas esas ilusiones o esperanzas se cumplirían. Nos engañaríamos si creyéramos que eso es así, porque no lo es, pero lo que si es cierto es que la última película del director de Burbank aún deja entrever algún destello mágico que, de momento, nos permite seguir soñando.

Frankenweenie (2012) es la adaptación a la gran pantalla del corto del mismo nombre dirigido por el propio Burton en 1982 para Disney y relata las desventuras de Víctor, un joven tímido e inquieto que un día trágicamente pierde a su fiel mascota, el perro Sparky. En un afán por jugar a ser Dios, Víctor, en una noche de tormenta y con la ayuda de un tremendo rayo resucitara a su perro convirtiéndolo en un pequeño monstruo. Los amigos de Víctor, atónitos por la hazaña del joven, deciden poner en práctica la misma técnica para devolver a la vida a sus mascotas fallecidas. La situación como era de esperar se les va de las manos y las consecuencias son terribles.

Segunda película stop motion dirigida por Tim Burton tras la entretenida La novia cadáver (2005), Frankenweenie parece ser la obra que Burton le debía a su público, llena de muchísimos detalles que hicieron grande y único su cine.

frankenweenie2

La influencia de la novela de Mary Shelley, muy presente en la carrera del director y con la que alcanzó su punto más álgido en la grandiosa Eduardo Manostijeras (1991), sirve de  excusa, o McGuffin como diría Hitchcock, para dar rienda suelta a su imaginación y homenajear o, por qué no, copiar descaradamente todos esos géneros que de una forma u otra fueron fuente de influencia. La Hammer, la serie B, los monstruos de Universal, la animación de Ray Harryhausen y un largo etcétera pasan por la batidora del director de Batman para ofrecernos un producto muy decente, entretenido y con el carisma que echábamos en falta. Un film poco pretencioso, alejado del egocentrismo que nos tenía acostumbrado con sus últimas obras y que le sienta muy bien el simple hecho de haberse alejado de ese actor convertido a bufón llamado Johnny Depp.

Como no podía ser de otra manera, Burton se alía con su equipo fiel, liderados por el duendecillo de las bandas sonoras Danny Elfman, que aunque en esta ocasión no compone un score muy original, sí que cumple el cometido y se fusiona perfectamente con el film y la historia que nos cuenta. Mención para la genial fotografía de Peter Sorg, un excelente trabajo en blanco y negro claramente influenciado por el expresionismo alemán y el gótico más clásico.

Quizás una de las cosas que más daban miedo de este proyecto era el hecho de cómo iban a conseguir alargar un mediometraje de escasos treinta minutos en un largo de casi hora y media y lo cierto es que está resuelto de una forma convencional pero efectiva dividido claramente en tres cortos actos que no hacen decaer el ritmo de la historia en ningún momento.

A modo de conclusión final, Frankenweenie queda aún lejos de ser una gran película de Burton pero al menos es una laguna en medio de un oasis de basurilla que el creador de Pesadilla antes de navidad nos ha ido metiendo con calzador. Una película que los fans la hemos disfrutado y que al público en general les hará pasar un buen rato.

@elminicritico

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Diego B

    Muy buena Antonio, la película es de lo mejor del año pasado y como tu dices devuelve la magia perdida de Burton en los últimos años, recreándose y devolviendonos todos los Clásicos de Terror. Para disfrutar como niños, los que no lo somos tanto. Buena elección. Un Saludo.

    • Antonio Clemente

      Yo he sido de los que en mi infancia adoré a Burton, “Batman”, “Ed Wood” y sobre todo “Eduardo Manostijeras” son parte de mis películas de cabecera por eso “Frankenweenie” ha sido un soplillo de aire fresco. Menos mal. Saludos Diego.

  2. Diego B

    A ver, yo soy del que defiende al “Batman” frente al de Nolan eh?? sin quitarles méritos a ambos como directores pero no soy gran seguidor. Yo me quedo con “Marss Attack” por gamberra y esta por entrañablemente terrorífica en el mejor sentido de la palabra. Un Saludo…

Escribe un comentario