Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Forrest Gump

Por Víctor Lozano

El cine es un lugar donde podemos escapar durante un buena rato de nuestras vidas normales y reales para ver la de los demás aunque sean ficticias porque esas vidas están llenas de emoción, tristeza, aventura, amor, pasión, ilusión y sueños. Es aquí donde descubrimos que una novela inocente y tierna llamada Forrest Gump escrita por Winston Groom es un perfecto barco para poder embarcarse rumbo a la alegre Hollywood de finales del siglo XX. Después de su alegre paso por la exitosa trilogía de Regreso al Futuro, Robert Zemeckis dirige esta oda al optimismo y a la fe de las personas que, a decir verdad, parece una historia simple y fácil de hacer pero a mí me ha parecido más; no es simple, es una historia 100% completa y entrañable que no dejará aburrido a nadie.

Sin duda, es una de mis películas favoritas de todos los tiempos por lo hermosa, lo tierna, lo deslumbrante y lo emocionante que es. Narra detalladamente toda la historia de los Estados Unidos de América, de los sucesos políticos al nacimiento de importantes empresas, desde el punto de vista de un chico con coeficiente intelectual más bajo de lo normal y de cómo se desenvuelve en ese mundo debido a su problema de discapacidad desde la década de los 50 hasta el comienzo de los 80, que es donde se encuentra nuestro protagonista en la primera secuencia de la película. Después de verla por primera vez, Tom Hanks se convirtió en uno de mis actores favoritos debido a la interpretación impresionante y memorable como Forrest Gump, Gary Sinise también está deslumbrante como el infeliz teniente Dan, Sally Field es una joya al hacer de la madre de Forrest y hasta Robin Wright ha hecho un buen trabajo al interpretar a Jenny, la amiga de Forrest y consejera de toda la vida que ve en él una grandeza humana por encima del pragmatismo que infructuosamente pretende inculcarle, pero quien no ha tenido la misma suerte que él en buscar su meta en la vida. Lo que más emociona de esta película son las numerosas frases inolvidables como:

-«Mi mamá dice que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes qué te va a tocar.»
-«Tonto es el que hace tonterías.»
-«Puede que yo no sea muy listo, pero si sé lo que es el amor. »
-«¡Corre, Forrest, corre!»

forrestgump1

Y también aparecen escenas que conectan de forma emocional con el espectador y te llegan al alma como las adversidades que sufre Forrest a lo largo de su vida adulta, sobre todo, en las relaciones personales.

Hay que destacar también aspectos técnicos que son los pilares fundamentales de la película como el leitmotiv, que es la pluma volando que desempeña el cargo de hilo conductor de la trama; la majestuosa banda sonora de Alan Silvestri y la música recopilada que sirve de pegamento para los grandes momentos de la historia americana en los que Forrest va explorando, grupos y cantantes como The DoorsFleetwood Mac, Bob Dylan, Jimi Hendrix, Elvis Presley, etc., temas que se dieron a conocer desde los 50 hasta los 80. La cautivadora fotografía de Don Burgess también es para quitarse el sombrero y, por último, el guión adaptado de Eric Roth es de muchos aplausos porque deja un argumento que engancha desde el primer minuto. Por encima de todo, y aunque deje de ser popular por el paso de los años, nunca me cansaré de ver esta obra de arte.

Escribe un comentario