Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Forrest Gump, cosecha del 94

Por Borja Álvarez (Jita)

Como pasa con los vinos, en el cine hay años mejores que otros. A lo largo de la historia ha habido años inolvidables. En 1939 se estrenaron películas como Lo que el viento se llevó, La diligencia, El mago de Oz, Tú y yo y La regla del juego. En 1940 optaron al Óscar Rebecca, Las uvas de la ira, El gran dictador e Historias de Filadelfia. Seis años más tarde, tuvo lugar uno de los mejores años (si no el mejor) de la historia. Apunten: El sueño eterno, Encadenados, Los mejores años de nuestra vida, Qué bello es vivir, Pasión de los fuertes, Forajidos y Gilda. Casi nada. Podríamos encontrar algún año más (1951 y 1957, por ejemplo) en los que llegaron grandes películas. Sin embargo, hoy quiero centrarme en 1994,  quizás el último gran año que ha vivido el cine.

El destino quiso que aquel año coincidieran obras como Pulp Fiction, Cadena Perpetua, El Rey León y, por supuesto, Forrest Gump. Todas merecieron ganar el Óscar, pero lo ganó el bueno de Forrest. Pocas veces hacer justicia fue tan injusto al mismo tiempo.

Para mí Forrest Gump es una de las películas más completas y perfectas que se han hecho nunca. Es un regalo para los sentidos, de esos que nos ofrece muy de vez en cuando –y cada vez menos- el cine. Es una cinta que repasa con mucha astucia la historia reciente de los EE.UU. con unos efectos especiales que todavía me dejan perplejo. Sin embargo, Forrest Gump nos conquista con su delicadeza, su ternura y con la personalidad de los personajes.

Jamás Tom Hanks ha estado tan bien. Ni Tom Hanks, ni casi nadie. Desde mi punto de vista, se trata de una de las mejores interpretaciones de la historia del cine. Y no es un decir, si tuviera que decir mis diez interpretaciones favoritas, sin duda ésta sería una de ellas. Sencillamente se sale de los límites de la interpretación.

forrestgump2

Forrest Gump absorbe a Tom Hanks y no deja ni rastro de él. El corte de pelo y el vestuario ayudan mucho, pero la actuación es brillante por lo bien que gesticula el actor. Los ojos, la boca, el acento (tardó semanas en perderlo) son detalles impresionantes. En este punto también hay que destacar el gran doblaje que hizo Jordi Brau en España. Sean o no partidarios de la V.O. hay que reconocer que esa voz ha hecho mítico al personaje. Las frases tan míticas del personaje lo son en gran parte a esa dicción y tono tan peculiares.

Y a lo anterior, hay que añadir el trabajo corporal. El actor mueve las caderas, las manos, los brazos, gira el cuello y anda de una manera asombrosa. Tuvo que ser un trabajo durísimo estar en todo momento pendiente de esos detalles y que al mismo tiempo resultaran creíbles. El papel estaba pensado para John Travolta, el cual ha reconocido que fue un error no aceptar el papel. Yo creo que no, creo que hizo bien en rechazarlo, la actuación de Tom Hanks es insuperable. Un personaje que le hizo ganar su segundo Óscar. Y lo hizo de manera consecutiva, una hazaña que sólo había logrado Spencer Tracy 60 años antes.

Sally Field, Gary Sinise y Robin Wright Penn son el trío perfecto para acompañarle. Ella, muy correcta en su papel de madre coraje. El teniente Dan es un personaje magnífico con el que el honor, el respeto y la gratitud quedan demostrados. Con el simpático Bubba se exalta el valor de la amistad. Una maldita guerra hizo que se conocieran, esa misma guerra les separó y unas simples gambas les unieron para siempre.

Y luego esta la rebelde Jenny. Esa niña que siente por Forrest un cariño enorme. Son dos personas con una infancia truncada, dos corazones rotos llamados a unirse. Pero Jenny se dejó caer en las garras de las malas compañías y su espíritu libre la hizo desaparecer durante algún tiempo. «Jenny, la palabra más hermosa del mundo» dice Forrest. Él la ama, siempre lo ha hecho, ella en el fondo siempre le ha visto como un hermano, alguien a quien cuidar y a quien acudir cuando se ve en problemas. Esa sensación de lealtad que le transmite Forrest acaba en un encuentro trascendental para sus vidas y que sirve como bálsamo al espectador.

Forrest Gump es una obra maestra. Es una película hermosa y triste hasta el dolor. Tiene ese don de hacernos llorar y reír como antes lo hizo Chaplin en Luces de Ciudad y en 1997 hizo Roberto Benigni en La vida es bella. Y nombro estas dos cintas porque son los dos mejores ejemplos de la combinación de drama y comedia. Lograrlo es difícil, realizarlo con el ingenio y la sensibilidad que lo hacen estas tres obras es algo que se ve poquísimas veces.

Un ejemplo de lo quiero decir es la escena en la que Jenny le cuenta a Forrest que tiene un hijo.

-«Se llama Forrest.»
-«Como yo.»
-  «Es el nombre de su padre.»
-«¿Su papá también se llama Forrest?»
-«Tu eres su padre Forrest.»

Un diálogo precioso, sencillo y que despierta una carcajada en el espectador. ¿Y por qué? Porque vemos a un ser humano, que pese a no ser muy listo es pura inocencia, es la naturalidad y espontaneidad hecha persona. A continuación, llega el “¡Zas!”, Forrest se emociona y pregunta si el niño es listo o tiene algún problema. Es increíble, en vez de cargar su furia (como haríamos casi todos) con Jenny por no haber conocido a su hijo durante años se preocupa por él, por si podrá tener una vida normal y no pasar por el calvario que él tuvo que vivir. Forrest empieza a llorar y nosotros hacemos lo mismo ante esa ingenuidad y candidez. La verdad es que uno ve el mundo de forma diferente cuando lo hace a través de los ojos de Forrest. La escena termina con ambos viendo Epi y Blas. Magnífico detalle, padre e hijo -en el fondo dos niños pequeños- viendo en la tele Barrio Sésamo, el programa educativo de televisión por excelencia. La manera de generar los sentimientos y la forma de comunicarlos con el espectador es en mi humilde opinión la esencia del cine. Y en esa escena, se roza la perfección.

Pulp Fiction es un peliculón, Cadena perpetua es una oda a la libertad y El Rey León es probablemente la mejor película de animación de todos los tiempos. Todos ellos son clásicos instantáneos. Pero Forrest Gump es todo eso y más. Es una película que rompe la barrera de la pantalla y atraviesa el corazón del espectador. La historia de superación que nos cuenta es el sendero de la vida. La vida es un misterio (la caja de bombones), no sabes que te va a deparar (la hoja volando), y esta película nos cuenta como afrontarla. Y no es sólo lo que cuenta, sino cómo lo cuenta. Y es que la imagen de Forrest sentado en el banco formará parte del álbum del cine para siempre.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Adrian

    Muy buen artículo compañero. Me encanta Forrest Gump, una de esas pelis que recuerdo desde siempre. Para mi justa ganadora de su año, un pelín por encima de las otras 3, que me encantan.

  2. MetalHead

    Me ha encantado tu crítica, sobre todo la tan acertada escena que mencionas, cuando Forrest conoce a su hijo y le importa más si es listo en vez de los porqués de su nacimiento . Ese trozo es un momentazo del cine y siempre lloro emocionada y melancólica. Es preciosa.

  3. Lourdes Lueiro

    Espectacular crítica, los pelos de punta en todo momento mientras la leía, es verdad que Forrest Gump es un peliculón, que Tom Hanks está soberbio, es un film que será recordado siempre, un clásico vaya, con momentos apoteósicos, como el que mencionas, la película conecta con espectador y con su sentimientos desde el primer minuto; pero a pesar de todo esto, tengo que decir que para mi no fue la justa vencedora, por supuesto se mereció el Óscar por ser un peliculón, como cualquiera de las que dices lo hubiese merecido, pero es que una de mis películas favoritas es Cadena Perpetua, y creo que era la que más se merecía el Óscar, bajo mi punto de vista, para mi es perfección pura, del principio, al final, como digo yo, el más hermoso de la historia del cine; por supuesto El rey León y Pulp Fiction son también maravillosas, un año muy dificil para escoger un sólo film, pero para mi se lo hubiese llevado Cadena Perpetua, de hecho el tiempo me dio un poco la razón, y a día de hoy en practicamente todas las listas está por encima de las nombradas. De todas formas hay una que nombras y que ni siquiera fue competencia para ellas, pero para mi es otra gran obra de ese año, olvidada, aún no entiendo el porqué, y es Leyendas de pasión, un peliculón en toda regla, con unas actuaciones inmejorables, así que ese año desde luego había donde escoger, para todos los gustos, y todas ellas obras maestras. Enhorabuena por tu ENORME crítica, da gusto leer críticas así.

  4. Lourdes Lueiro

    Quería decir, que hay una que NO nombras. que es Leyendas de Pasión.

  5. Iñigo

    Hay otras películas que hicieron de 1994 un año especial: está “Asesinos natos”, el punto culminante de la locura de Oliver Stone; “Ed Wood”, nunca se hizo con tanto cariño la historia de un hombre como Edward T. Wood, y Tim Burton era el tipo indicado para hacerlo. También fue el año en el que Luc Besson demostró que, siendo de cualquier lugar del planeta, podías salir de tu país natal para rodar donde quisieras, con “León el profesional”. Y hay otra película que me gustaría mucho ver, y que trastocó la imagen que tenemos de Hong Kong: “Chunking Express”, de ese tipo tan peculiar llamado Wong Kar Wai.

    Pero yo añadiría 1998 como otro año de buena cosecha. En general, los 90 fueron unos años de creatividad nunca vista desde los 60, y todos los países aportaron algo, incluso los del Tercer Mundo. Hay un historiador del cine, que no sé si te suena Borja, Mark Cousins, dijo de los 90 que fue la década en la que se produjo la última revolución cinematográfica mundial.

    Respecto a “Forrest Gump”, es una de las películas de mi vida. Todo se ha dicho sobre ella. Y creo que es una película obligada de ver, desde que se es niño.

  6. Muchas gracias por lo comentarios. Pero gracias de corazón, es lo que realmente me da ganas de seguir escribiendo :)

    Sí, “Leyendas de Pasión” me gustó bastante. Es un melodrama en toda regla, pero creo que lejos de las cintas de las que hablo. Y la verdad es que Cadena Perpetua está a la altura de cualquier película, es impresionante, quizás me quede con Forrest porque me llega al alma como pocas han hecho.

    Respecto a “Leon el profesional” puff… peliculón sin lugar a dudas. Natalie Portman es una de mis debilidades (menudo papel hace en “Beautiful Girls”). Es la única actriz que se acerca -y aún así está a años luz- a las actrices del cine clásico. Veo cosas de Audre Hepburn en ella, me refiero a sus rasgos físicos y expresion facial. Chunking Express me parece visualmente muy peculiar pero la historia o el mensaje he de reconocer que no me caló hondo. Y si, los 90 es una década impresionante. Se hicieron grandísimas películas. Sigo sin creerme el guión de “Sospechosos habituales” por ejemplo.

    Lo dicho, muchas gracias, y si queréis que hable de alguna película en particular, estaré encantado de hacerlo.

    Un saludo :)

  7. Por cierto Lourdes, te voy a recomendar tres películas y cuando las veas, me gustaría que me dijeras que opinas de ellas. Tengo la sensación de que te van a encantar. Apunta:

    - A moment to remember
    - El camino a casa
    - La mejor juventud (dura 6 horas y dan ganas de que dure 20)

    • lourdes lueiro

      ok Borja, en cuanto pueda me pongo a ello, no lo dudes, y según las vea ya te cuento que me parecen, no dudo que me gustarán, un saludo y mil gracias por las recomendaciones!!!! ;)

  8. Desiré Soriano

    Coincido con Lourdes, los pelos de punta con tu crítica. Buenísimo trabajo. Esta película es una preciosidad y aunque tenía grandísimas competencia es la justa ganadora. Además una de las mejores interpretaciones de uno de mis actores favoritos, es que me es imposible imaginarme a nadie más, Tom no interpretó a Forrest, sino que fue Forrest, y eso es muy grande.

  9. Miguel Ávalos

    OBRA MAESTRA DE LA HISTORIA DEL CINE, PELÍCULA CONMOVEDORA ALLÁ DONDE LAS HAYAN, QUIEN NO LA HAYA VISTO TIENE DEBERES.

    LO MISMO DIGO DE TU CRÍTICA, QUIEN NO LA HAYA LEIDO TAMBIÉN TIENE DEBERES. CHAPÓ. MI ENHORABUENA.

  10. Molondro

    Sin negar que es una buena película, creo que está sobrevalorada. La interpretación de Hanks no es tan buena (los papeles de tonto siempre son muy agradecidos; recuérdese a Rain man o, aquí en España, a Paco Rabal en Los santos inocentes). Son papeles que, por su naturaleza, despiertan instintivamente la simpatía del público.
    Por otra parte, se echa en falta una visión más crítica de la historia de EEUU. Los pacifistas que se oponían a la guerra de Vietnam, por ejemplo, son presentados como un hatajo de idiotas. No hay en la película ni un asomo de crítica a esa guerra, ni al papel que EEUU jugaba en ella, o a otros episodios sangrantes como la segregación de los negros. Los hippies y los pacifistas, así como los Black Panters, quedan reflejados de una manera simplista y negativa.
    Por último, la peli cae en la sensiblería barata en varias ocasiones.

    Saludos.

Escribe un comentario