Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Aburrimiento de impecable factura

Por Toni Ruiz

Sé que mi opinión referente a The Conjuring (Expediente Warren) es contraria a la de mayoría de críticos, pero a pesar de ello (o precisamente por ello) me aventuraré a opinar acerca de una película que me ha parecido tan técnicamente brillante como abúlica en términos de terror o suspense.

Empezando por sus virtudes, que las tiene, estamos ante un título que hace un uso exquisito de los elementos propios del código cinematográfico (impecable montaje, elegantes a la par que dinámicos movimientos de cámara, ejemplar cuidado de los efectos sonoros y de luz) en lugar de recurrir a un efectismo facilón o a sustos baratos.

No sólo eso: he leído en multitud de reseñas que las interpretaciones son consistentemente notables y mucho mejores de lo que últimamente solemos encontrar en este género. En otras palabras, los protagonistas no son meras figuras que gritan, corren y ponen cara de “voy a morir a poco que me descuide”.  Totalmente de acuerdo, y además amo a Vera Farmiga, cuya actuación es espléndida, y Lili Taylor también está endiabladamente (no he podido resistirme al chiste fácil) bien.

Los aterrados miembros de la familia acosada por Satán no tienen el comportamiento característicamente suicida, de esos que ponen a uno de los nervios, y hasta se explica de modo convincente por qué continúan viviendo en una casa en la que ocurren fenómenos que no hacen augurar nada bueno.

theconjuring2

Se ha alabado asimismo el estilo de rodaje de pelis de terror reminiscente de los años 70 y lo muy logrado que está el clima setentero en que precisamente se ambienta la película. Lo entiendo y lo comparto.

“Muy bien y, ¿cuál es entonces el problema?”, dirán algunos.

Pues que no me dio miedo. Nada. Ni un poquito. Bueno, tal vez con el juego del escondite de la madre y una de las hijas al comienzo de la película. Eso y un par de leves sobresaltos más. Y para de contar.

Hasta la anterior obra de James Wan, Insidious, me resultó más inquietante (y por supuesto más divertida), aunque su tramo final fuera lamentable. Y su retorcida Saw (peor película si se la juzga atendiendo a parámetros académicos) tampoco me dejó indiferente.

Pensando otros títulos recientes del género, incluso las en parte fallidas Mamá (que, por cierto, no carecía de talento visual) o Sinister (con una interesante vuelta de tuerca y una en parte ignorada reflexión sobre la el potencial generador de violencia de las los medios audiovisuales) me provocaron más miedo. Y no sólo porque contuvieran una mayor cantidad de sobresaltos fáciles (que los había, para qué negarlo), sino porque la atmósfera que creaban era en muchos momentos espeluznante. Mi película de terror favorita es probablemente La semilla del diablo de Polanski, y ahí no había sustos gratuitos, pero acojonaba todo el rato.

The Conjuring, sin embargo, no me dijo nada. Reconozco los no pocos méritos de esta cinta y creo de veras que James Wan atesora clase y prestancia y que los demuestra con creces. Pero a esta virtuosa demostración de talento le falta energía, ímpetu, empuje, brío (“punch”, que dirían los angloparlantes) y, sobre todo, producir un mínimo de suspense y de terror, porque, si una película de miedo no da miedo, entonces es “tó pá ná”.

Así las cosas, The Conjuring es la típica película que, en mi condición de amante del género, deseaba con todas mis fuerzas que me gustara, pero que, siendo honesto conmigo mismo, no me gustó y punto. Pese a todos sus valores cinematográficos, finalmente esta propuesta se queda en un lustroso envoltorio que contiene casi dos horas de soporífero tedio, un envoltorio mortalmente lastrado por una casi absoluta ausencia de tensión.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Sara Márquez

    A mí también me provocó momentos de aburrimiento, pero dado el nivel medio de calidad de la mayoría de los estrenos, esta película supera la media en interés. Insidious sí que me atrapó y asustó.

  2. Antonio Clemente

    Hoy en dia nada da miedo porque estamos curados de espanto, solo hay que ver los informativos, pero por otro lado “The conjuring” crea la atmosfera perfecta para encaminarte a lo que busca que mas que dar miedo es crear la sensacion de inquietud y malestar. En ese sentido la película es casi perfecta.

  3. Toni Ruiz

    Entiendo lo que dices, Antonio Clemente, pero a mí la atmósfera no me provocó ni malestar ni inquietud. Y no es porque esté ya curado de espantos, sino porque sencillamente me resultó indiferente pese a percatarme de los notables aspectos técnicos. Ya digo que “La semilla del diablo” me apasiona y me da muuucho miedo. Y todo a base de atmósfera.

  4. Lourdes lueiro

    Como amante del género a mi me gustó mucho, y si que hubo momentos que me dieron cierto miedo por muy curada de espanto que esté, sobretodo el del escondite como se menciona en la crítica, en general me parece una buena película, y no me resultó nada aburrida.

  5. Toni Ruiz

    Yo es que a una película de terror no le pido que me dé cierto miedo, sino mucho miedo (o que me cause mucha tensión). De todos modos, “de gustibus non discutandum”, y, si a ti te gustó, me alegro, Lourdes Lueiro, porque la sensación de disfrutar de una película es una auténtica gozada. Gracias por comentar mi artículo.

  6. Felipe G.

    ¡Excelente crítica! Yo también me aburrí con Expediente Warren a pesar de ser un aficionado al terror (y a las buenas pelis de terror) y es un alivio ver que no soy el único. Enhorabuena, no solo porque coinciden nuestras impresiones de la película, sino por lo bien justificada que está tu crítica, al grano, con un toque irónico muy divertido. Un placer haberla leído. Y sí, ¡Polanski es un dios!

Escribe un comentario