Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Excelente ejercicio de cine negro

Por Enrique Fernández Lópiz

En Atraco perfecto un ex-convicto llamado Johnny Clay está decidido a dar el definitivo golpe de su carrera y planea con todo detalle, con gran meticulosidad, la manera de robar la recaudación de un hipódromo. Para ello selecciona a sus colaboradores prolijamente y diseña la estrategia del atraco con una precisión cirujana. Entre el grupo que le ayudará a perpetrar el golpe se encuentra el cajero del hipódromo, enamorado de una atractiva mujer que no le corresponde. Éste, ingenuamente, informará a su amante del plan para hacerse rico. El día del atraco todo sale rodado, pero en algún lugar está esperando una sorpresa. Fue una de las primeras películas de Kubrick y no erró el tiro.

Se trata de un film genial, como todos los de Kubrick: ¡Stanley Kubrick nunca defrauda, se trate del género que sea! Película dirigida con excelencia de genio y con un guión del propio Kubrick, diseñado con la misma meticulosidad del atraco, como dice el gran crítico que fuera Fernández Santos: … uno de los juegos de geometría cinematográfica más precisos de que hay noticia. El guión fue fruto de la adaptación de la novela homónima de Lionel White por parte de Kubrick, lo cual al parecer no resultó fácil, de manera que Kubrick tuvo que cambiar el montaje varias veces. Los diálogos los escribió Jim Thompson. La música de Gerald Fried es pegadiza e insistente creando sentimientos de temor, tensión y angustia. La fotografía de Lucien Ballard en blanco y negro ilumina con sombras, luces, contraluces y claroscuros, de inspiración expresionista, propia del cine negro clásico, a la vez que ofrece encuadres que crean sensaciones de peligro y riesgo.

atracoperfecto2

Y para colmo la interpretación de Sterling Hayden, el protagonista, es soberbia, e igual la de dos secundarios de lujo como la sensual y bellísima Marie Windsor y uno de los mejores actores de reparto de todos los tiempos, Elisha Cook. Les acompañan con gran nivel Coleen Gray, Vicen Edwards, Jay C.Flippen, Ted DeCorsia, Joe Sawyer, Timothy Cary o Jay Adler. El conjunto es fantástico, dando credibilidad a cada minuto del metraje.

Al principio la película logra confundir con un inicio aparentemente gris, como su fotografía, y unos datos un tanto farragosos, pero poco a poco se va haciendo la luz, cada pieza va ocupando su lugar, la trama cobra todo su sentido e incluso los imponderables humanos de la mujer ambiciosa y el amante mediocre que desencadena el fiasco, también se van abriendo paso entre la inicial nebulosa. Y el final es sorpresivo a la vez que dramático, incluida una balacera que hace saltar la metralla de la pantalla. No en vano la película originalmente se titula de The Killing (la matanza). Y es que, el menor imponderable o dato fuera de control, puede desencadenar resultados fatales e imprevisibles.

Esta película es un irreprochable ejemplo de cine negro en el que participa del género tanto el sustrato argumental, como las constantes del mismo tales como las actividades criminales, la estética gansteril, el intercambio de miradas amenazantes, los comentarios penetrantes, el impudor, la fanfarronería, víctimas y verdugos, y mucho cigarrillo, güisqui, nocturnidad y perfidia.

Hay, empero, un misterioso componente que hace que esta película dé el salto de lo bueno a lo excelente y se convierta en obra maestra, todo por obra de Stanley Kubrick. Pues sólo un consagrado como él (entonces novel) puede transmutar una historia tópica y con todos los visos de convencional en una narración fuera de lo común. Es decir, que en su forma narrativa subvierte las piezas del puzle quebrantando las normas instituidas, solevantando la inteligencia del espectador y haciendo gala y mostrando las infinitas opciones sintácticas y de coordinación en el cine.

Atraco perfecto es una gran película de robo, un irreprochable ejercicio de cine negro.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario