Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Excelente comedia con un gran Cusack

Por Enrique Fernández Lópiz

No hace mucho, un hermano mío me decía que a él le harían falta años para ver las películas que yo he visto. Sin embargo yo, como decía Borges con relación a los libros no leídos, creo que ni en tres vidas podría abarcar la extensa cinematografía existente desde los años treinta. Pues esta película es el ejemplo de una de esas cintas meritorias que se me habían pasado totalmente por alto.

En esta película Alta fidelidad, un joven treintañero, Rob Gordon (Cusack) es un pirado de la música que regenta en Chicago una tienda de discos, con la particularidad de que sólo tiene discos de vinilo. Sus problemas tienen diferentes frentes, por un lado la tienda está al borde de la quiebra, de otro lado tiene que enfrentarse a problemas con su antigua novia Laura (Iben Hjejle), que está saliendo con otro chico y con la que quiere volver, y para que no falte de nada, tiene que soportar a sus alocados amigos y empleados, Dick (Todd Louiso) y Barry (Jack Black), con los que discute de la buena música un tanto nostálgica de los años ochenta. Al final la cosa resulta un ameno análisis de las relaciones amorosas y un mosaico de encantadora música.

El director Stephen Frears, es un director inglés que pese a ser irregular, resulta competente. Frears sabe darle alas a una película con encanto e ingeniosa, con una narración interesante y un fino sarcasmo sacado de la chistera de su bien hacer. A ello contribuye un genial guión en el que participan D.V. DeVicentisSteve Pink, el mismo John CusackScott Rosenberg, en una simpática adaptación del divertido best-seller de título homónimo, del escritor británico Nick Hornby; los diálogos son impresionantes, buenísimos, coherentes, muy graciosos y están bien integrados en la película. Y las escenas son geniales. Alegre y desenfadada la compilación de diversos temas de música Pop elegidos y coordinados por Howard Shore; todas y cada una de las canciones elegidas son muy buenas. Aceptable fotografía de Seamus McGarvey.

alta-fidelidad-2

Como hablaba de diálogos, quiero destacar este para que veáis el humor y el encanto de los mismos: “[…] Laura (entrando al bar en el que se encuentra Rob): ¡Hola! Bebiendo en un día de colegio, ¡qué novedad!/ Rob: (Silencio). / Laura: Mmm… ¿Te preocupa lo de mañana?/ Rob: No mucho, no (silencio). / Laura: Pues… ¿Vas a decirme algo, o saco el periódico…?/ Rob: No, tengo que decirte algo. / Laura: Bien, y… ¿De qué se trata?/ Rob: Ah… Iba a preguntarte si quieres, o no… Casarte… Conmigo. / Laura: (Carcajadas). / Rob: Qué, ¡en serio!/
Laura: ¡Ya lo sé!/ Rob: ¡Pues yo no le veo la gracia!/ Laura: Lo siento, es que… Hace unos días estabas grabando una cinta para esa chica (…), y perdona pero no te considero una apuesta segura…/ Rob: ¿Te casarías si lo fuera?/ Laura: ¿A qué viene esto?/ Rob: No lo sé, estoy harto de darle vueltas constantemente. / Laura: ¿A qué?/ Rob: A estas cosas… El amor, sentar la cabeza, el matrimonio, ya sabes. Quiero pensar en otras cosas…/ Laura (irónicamente): He cambiado de opinión. Es lo más romántico que me has dicho; Sí quiero, ¡lo haré!/ Rob: Cállate, por favor. Intento explicártelo, ¿vale? Esa otra chica, o las otras mujeres, no importan. Creo que sólo son fantasías. Y, siempre parecen ideales porque nunca hay problemas, y sí, los hay, aunque muy tontos como, no sé, que nos hemos comprado el mismo regalo de Navidad, o que ella quiere ir a ver una peli que yo ya he visto y… Bueno, luego llego a casa y tú y yo tenemos problemas de verdad, y no quieres ver la misma peli que yo y punto y, no hay lencería, y…/ Laura: Tengo lencería…/ Rob: Ya lo sé, una lencería estupenda, pero también tienes esa de algodón que has lavado miles de veces y que cuelgas en la ducha, y… Y ellas también, pero yo no la veo porque no está en mi fantasía, ¿lo entiendes? Estoy harto de fantasías. Porque no existen. Y nunca hay sorpresas de verdad. Y además, nunca…/ Laura: ¿Te llenan?/ Rob: … te llenan, exacto. Estoy harto. Estoy harto de todo lo demás, pero no me harto de ti” ¡Genial!

En el cuadro actoral destaca un poliédrico y excelente John Cusack, acompañado de unos increíbles-creíbles locuelos como Jack Black (grata sorpresa) y Joelle Carter. El rol de novia un poco cansada de Iben Hjejle, mujer sin criterio por otra parte, está estupendamente ejecutado. Tim Robbins muy bien como el moderno novio de la ex. Y acompañan con talento y profesionalidad, Joan Cusack, Lili Taylor, Lisa Bonet, Sara Gilbert, Todd Louiso, Natasha Gregson Wagner y la celebérrima Catherine Zeta –Jones que en su en su breve papel está excelente.

Premios y nominaciones en 2000: Globos de oro: Nominado Mejor Actor en Comedia/Musical (John Cusack). Premios BAFTA: Nominada mejor guión adaptado. American Film Institute (AFI): Top 10 – Mejores películas del año.

Es una película encantadora e incluso nostálgica, que divierte, con un omnímodo John Cusack que está como guionista, actor y etc. En fin, que “tanto la novela como la película son deliciosas. Creo que el director Stephen Frears entendió maravillosamente la novela de Nick Hornby” (Boyero).

Lo que ocurre entre otras, es que el personaje Rob Gordon que interpreta magistralmente Cusack, es alguien a quien reconoces, con el que te puedes identificar, el friki que hace listas de todo, que para eso es un petardo de cuidado y que como consecuencia las chicas acaban abandonando. Es el treintañero estancado en la vida, que no va ni para adelante ni para detrás, empantanado. Pero es que sus amigos y empleados son también otros súper frikis. Por un lado, Barry es inoportuno e improcedente con sus comentarios, con poco respeto por el gusto ajeno, inoportuno y que hace perder clientela en la tienda (“¿Quiere un disco de Stevie Wonder para su hija? ¿Es que su hija está en coma?“). Dick es tímido, ansioso, inseguro, pero acabará encontrando a su mujer ideal. El chico que está con la exnovia de Rod, interpretado por Tim Robbins, es el moderno que a pesar de estar con tu novia intenta consolarte y arreglar las cosas, lo cual es imposible. De la exnovia Laura qué decir, pues que es la típica “ex”, confundida y que no sabe lo que quiere.

La comedia, un género tan difícil como escaso, tiene en esta cinta una buena representación. Estamos, pues, ante una aguda comedia llena de momentos felices. Con actores de primera y una asombrosa banda sonora. Mezcla romanticismo –la búsqueda del amor perfecto, las canciones que recuerdan tiempos mejores– con buenos golpes de humor agridulce. Entre las sorpresas, alguna aparición inesperada, como la de Bruce Springsteen, que se interpreta a sí mismo. “Filme siempre autoirónico” (Torreiro). Si la ves, no te arrepentirás y tu corazón saldrá más contento después de la proyección.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=-vZmlE39A78&spfreload=10.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario