Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Epic, te dejaste la épica en casa

Por Javier Fernández López

Normalmente, las películas de animación lo tienen más sencillo a la hora de ganarse el público, pues el simple hecho de que sean dibujitos nos es suficiente como para no tomarla demasiado en serio. Pero no es mi caso, exijo mucho de este género, precisamente porque creo que la animación es el futuro. Epic, el mundo secreto, de Chris Wedge, resulta no ser tan épica como nos dice. ¿Es entretenida? Sí, todo el público pasará un rato agradable con ella, pero no esperen demasiado, pero cabe decir que el argumento daba para mucho más. Los personajes, en parte, muestran estar bien construidos (no todos, lo de la babosa y el caracol no he terminado de pillarlo), pero la historia de la película corre en contra de estos, porque todo se desarrolló en un día.

Los primeros minutos se muestran interesantes aunque la película sea predecible en cada momento. Pero esta historia ya la conocemos todos, y como es una premisa que funciona, pues seguimos disfrutando de ella. Ahora bien, métanle un poco de gracia a la historia, un poco más de metraje, dale algo de trasfondo a los protagonistas para que podamos simpatizar con ellos, y por qué no, haced las escenas dramáticas un poco más dramáticas.

epic2

Epic, el mundo secreto es un producto entretenido, pero al mismo tiempo simple, demasiado light. Hubiese querido que mostrasen un poco más ese “mundo secreto”, cómo funciona esa sociedad diminuta del bosque. Y que los personajes estén bien construidos, no quiere decir que lo esté así las relaciones entre ellos. El toque romántico de la película es un chiste a medio gas, incoherente como sí solo, demasiado forzado, en definitiva, que se enamoran porque son los dos jóvenes guapos de la película. Y lo del villano… aunque pueda llegar a admitir que la simple destrucción del mundo -o del bosque- pueda ser suficiente motivación para un villano, ¿por qué no añadimos un poco más de maldad de por medio?, que no creo que los niños pequeños vayan a traumatizarse por ello. Al fin y al cabo, todos hemos visto morir a Mufasa y a la madre de Piecito de dos formas bastante crueles.

Con esto último que he dicho quiero resaltar que Epic, el mundo secreto suena a típico producto veraniego para niños sin trascendencia alguna, y lo cierto es que está pareciendo una moda cual Tadeo Jones. El simple entretenimiento se agradece, pero cuéntame algo de por medio, no me vendas unos colores bonitos sin un mensaje, algo que llevarme.

El ritmo del film falla, demasiado precipitado todo. Lo mejor, sin duda, es el personaje de Ronin y la puesta en escena del bosque. Esto último es de aplauso. Por lo demás, un producto normalito que engaña por su título, porque la épica se ha quedado en casa.

Escribe un comentario