Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Entretenido pedaleo a pesar de las malas críticas

Por Enrique Fernández Lópiz

En la ciudad Nueva York, en Manhattan, hay todo un grupo de mensajeros ciclistas que incluso compiten entre ellos. A Wilee, uno de esos mensajeros, le encarga una muchacha oriental una entrega urgente. Pero el paquete tiene su misterio… y su valor. Un policía corrupto se interpone en su camino y lo obliga, junto a otros compañeros ciclistas, a romper los límites de velocidad y del riesgo.

Dirige Sin frenos (2012) con soltura y oficio este thriller ciclístico David Koepp, con un guión sencillito pero eficaz del propio Koepp y John Kamps, un libreto esquemático y dinámico, con acción, trepidantes bicis por la ciudad entre coches, previendo lo que ocurrirá si se hace tal o cual maniobra y también con algún diálogo graciosete e incluso algún exabrupto que no viene a cuento. Como apunta Martín del guión: … hilvana bien la desenfrenada persecución que ocupa toda la película, llena de espectaculares piruetas ciclistas, que harán las delicias de los aficionados a la bici y a la acción adrenalínica”. Tiene igualmente una música aceptable de David Sardy y fotografía correcta de Mitchell Amundsen.

El reparto es normalito, pero cumple su cometido. Son mayormente actores jóvenes y descafeinados, al igual que el film. Un reparto compuesto por Joseph Gordon-Levitt (que le pone ganas y oficio), Jamie Chung (bien como ciclista), Michael Shannon (borda al tipo marcado por la desgracia), Aasif Mandvi (divertido), Dania Ramirez y Aaron Tveit.

sinfrenos2

Esta película es, así, un thriller urbano que habla de la precariedad laboral, donde un pobre mensajero a pedales se enfrenta con un calamitoso personaje del noir actual: un pobre, nefasto y gafado policía que sólo puede ver cómo sus trapicheos de tres al cuarto le acarrean una desgracia tras otra, propiamente de un personaje patético, frente a súper héroes del pedal. Como escribe Fausto Fernández: … a Koepp la serie negra le sirve de excusa para volver a contar una aventura de Peter Parker/Spider-Man, ahora a bordo de una bici, desarrollando poderes de videncia conductora por una Nueva York acelerada, más de tebeo Marvel que de postal turística”.

Aunque la película aborde asuntos peliagudos como el de los pobres chicos que se buscan la vida haciendo de recaderos sobre dos ruedas, e incluso el espinoso tema de la inmigración o las mafias, la puerilidad del tema apenas se salva, como dice Romero: … por el entusiasmo en la interpretación de Gordon-Levitt y la maldad comiquera de Michael Shannon, que junto con cuatro empleos de gráficos de lo más pintureros sirven para hacerla soportable. Al público más joven puede gustarle, pasados los 12, al espectador le resultará infantil.

Pues bien, debe ser que a mí me pilló el cuerpo infantil o jotero, pero yo me distraje de lo lindo con la historia y los personajes caricaturescos y planos, el bicicleteo a tope por Nueva York, las persecuciones y acrobacias, y todo eso que presenta este film tipo comida rápida.

Sin ser ninguna maravilla, tampoco es tan mala como dicen, o sea, puede entretener. Y solo eso, claro, sin mucho fondo cerebral, sencillamente simple..

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=QGrlQr-OPrc.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario