Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Emmerich derriba otra vez la Casa Blanca y Tatum sale al rescate

Por Adrián Pena

La Casa Blanca es asaltada, cinematográficamente, por segunda vez este año, si con Objetivo: La Casa Blanca no tuvimos suficiente. Ahora viene Roland Emmerich, el alemán más americanizado sobre la faz de la Tierra, para traernos su peculiar visión de cómo sería el asalto del edificio presidencial americano.

Para ello sustituye a Gerard Butler por el “guaperas” de Channing Tatum y a Aaron Eckhart por Jamie Foxx como el presidente en cuestión. La trama, muy similar a la de Fuqua, no es más que sinónimo de espectáculo. Un espectáculo en el que directores como Bay o Emmerich son expertos, es decir, explosiones por doquier y ruido estruendoso. Puede que no sea el tipo de cine más valorado por la crítica, pero hay que reconocer su labor y afirmar que bien saben lo que se hacen cuando ruedan filmes de este tipo, algo que por otra parte los amantes del cine de acción deberían agradecer.

asaltoalpoder2

Puede que a muchos les recuerde a una película descendiente directa de La Jungla de Cristal, donde un tipo preparado para la acción se encuentra en el momento equivocado y en el lugar equivocado, pero nada más lejos de la realidad, nada o poco tiene que ver con las geniales primera y tercera parte de la saga de McClane. Aun así, la cinta no tiene desperdicio alguno, ofrece lo que propone, acción, tiros y terroristas, alejado totalmente de guiones inteligentes y actuaciones de Óscar. Aquí se va directamente al grano, sin rodeos, y al que no le guste este tipo de cine que se abstenga de verla. Al fin y al cabo, no hay ninguna mala intención en intentar hacer que el público se divierta.

La dirección de Emmerich está en la línea habitual de su filmografía, haciendo lo que hace es de los mejores. No será recordado por estar a la altura de Scorsese, Spielberg y Tarantino, pero si lo será por ser el director que se cargó cuatro veces La Casa Blanca. La puesta en escena es buena y los efectos también, no estaríamos hablando de Roland Emmerich si fuera de otra manera. En el plano actoral todos cumplen, tanto sus protagonistas, Channing Tatum y Jaime Foxx, como sus secundarios Maggie Gyllenhaal, James Woods o Jason Clarke.

Puede que esta cinta llegue tarde a nuestras carteleras, más aún cuando hace unos meses la cinta de Fuqua llegó a nuestras carteleras. Aun así, tiene puntos a favor pese al retraso, a la hora de alquilarla ver en portada: “del director de Independence Day, 2012 y El día de mañana” llame más la atención.

Roland Emmerich ataca una vez más La Casa Blanca, Channing Tatum sale al rescate y el público tan encantado.

Escribe un comentario