Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Elysium

Por Adrián Pena

Tras ser presentado al mundo por Peter Jackson y sorprender a todo al público hace cuatro años con su debut, Distrito 9, en la gran pantalla, Neill Blomkamp vuelve a nuestras salas, para confirmarse como director a tener en cuenta en el género de la ciencia-ficción. Y lo hace acompañado de dos grandes estrellas, Jodie Foster y Matt Damon, y el que de momento es su actor fetiche Sharlto Copley, con el que repetirá en su próxima cinta Chappie. En Elysium, como ya hiciera en Distrito 9, vuelve a mezclar la ciencia ficción con la crítica social, siendo su propuesta una de las más atractivas del verano.

Elysium es, como ya he dicho, la reafirmación del joven director  sudafricano, de 33 años, que apunta alto en el género de la ciencia ficción, dotando a sus cintas de equilibrio entre drama y ficción, buscando un sentido a lo que hace y pretendiendo dar un espectáculo con lógica. Toda su juventud e “inexperiencia” son compensadas por la ambición de triunfar en el mundo del cine, intentando desmarcarse lo máximo posible de un género que últimamente no nos regalaba muchas obras maestras. Podría decirse que estamos ante un talentoso y visionario cineasta, que viene dispuesto a hacer grandes obras de la ciencia-ficción, o al menos a intentarlo, una cualidad que el espectador debe agradecer y valorar. Mientras él siga por ese camino se verá respaldado, no sólo por las productoras, si no por el público amante del género y del buen cine en general.

En lo que concierne a su último film, estamos ante una cinta continuista a la idea de lo que fue Distrito 9, aunque diferente a ella. Ahora no hay invasores separados en guetos, no hay miedos a un ataque alienígena, no hay experimentos con seres de otro planeta, no hay el asombro de un nuevo cineasta que surge de la “nada”; ahora a ese novel director, que sorprendió hace cuatro años, se le espera para que vuelva a hacer cine bueno y a la vez palomitero. En Elysium cambia diferencias sociales entre humanos y extraterrestres por la diferencia de clases, en su nuevo mundo la civilización vive separada por barreras infranqueables, los ricos viven en lujosas urbanizaciones fuera de las fronteras terrenales sin miedos, ni enfermedades, mientras que el resto vive en un mundo plagado de hambruna, pobreza y suciedad. Y todo ello está muy bien reflejado en la película, especialmente en el vertedero que se ha convertido La Tierra, donde la pobreza se ve sobrerrepresentada por el mundo latino, por los trabajos forzosos a los que son sometidos y por las chavolas en las que habitan. En ese gueto maloliente nos encontramos a Max (Matt Damon), un antiguo delincuente que, en el año 2154 y con pintas de un Bane (Batman) bueno, tendrá que viajar de La Tierra a Elysium en una misión suicida de vida o muerte, en la que no sólo tendrá que salvar su vida, sólo le quedan unos pocos días de vida, si no que intentará salvar a la humanidad de sus enfermedades y enterrar las miserias de un mundo muy desigual para siempre.

elysium2

Con una narrativa perfecta y un poder visual potente Blomkamp realiza de nuevo una dirección excelente, para quitarse el sombrero. Muestra el mundo tal y como se lo imagina en un futuro apocalíptico y lo dispone en la pantalla de manera brillante. Además de la capacidad de dirección habría que destacar también la polivalencia del cineasta por su faceta de guionista. A su lado, y consolidando su carrera y dando solidez a la cinta, nos encontramos un reparto con mucho más nombre que el de Distrito 9Matt Damon es el protagonista y reclamo de la que seguramente sea la cinta de ciencia-ficción del año, realiza un buen trabajo, como de costumbre, y nos muestra un héroe muy humanizado, con problemas, enfermedades y una armadura que le ayudará a combatir por salvar al superpoblado planeta Tierra. Frente a él y retándole desde su estación orbital nos encontramos a la dama de hierro de la película, Jodie Foster, que con su política de inmigración y su ambición por dominar Elysium se convierte en una villana que le queda como un guante. A sus ordenes, y patrullando en La Tierra contra las “pateras espaciales” y los conspiradores, nos encontramos a Sharlto Copley en un papel muy distinto al de Distrito 9, su Wikus nada tiene que ver con el Kruger voraz y feroz al que interpreta en esta cinta, siendo probablemente la actuación revelación de la notable cinta, el mejor. El resto de secundarios está formado por una Alice Braga que hace una digna interpretación, un Wagner Moura muy bien y acertado en su papel de mercenario y un Diego Luna que ayuda en la medida de lo posible a Max, estos tres son la clara representación de esa multitud latina de la cinta, también entre los secundarios nos encontramos a un William Fichtner, que repite este verano en El llanero solitario, en un breve aunque determinante papel.

Neill Blomkamp viaja con este film al Elysium donde residen los grandes cineastas de la ciencia-ficción, espero que sea para quedarse. Su cinta es una de las grandes propuestas de este mes, puede que os guste más o menos que otras, de lo que no hay duda es que es un buen producto que gustará a la mayor parte del público. La cinta de ciencia-ficción de 2013.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario