Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El viaje del yo

Por Javier Fernández López

Arlo es un pequeño apatosaurio que vive con su familia en un mundo donde jamás se extinguieron los dinosaurios, así que son estos los que siguen dominando la Tierra después de años y años. A diferencia de sus hermanos, Arlo no es tan grande o fuerte, pero su amor por los suyos lo mueve a querer formar parte de su familia, aunque el miedo hace presa de él en la mayoría de las ocasiones. El padre de Arlo es un dinosaurio fuerte que tiene la esperanza de que Arlo encuentre la seguridad que necesita, pero un día sucede algo cuando van en busca de un “bicho” que se come la comida de la familia. Con este inicio, nos encontramos ante una película firmada por Pixar, dirigida por Peter Sohn, que ha sido denominada como “una cinta menor” del estudio. Bien es cierto que no alcanza los niveles de calidad de Inside Out, la gran obra maestra de animación del año, pero igualmente no es cierto que sea una obra menor. Esta vez sí estamos ante una película para todos los públicos, pues la historia es comprensible para los más pequeños a diferencia de Inside Out, pero la trampa está ahí, y es que El viaje de Arlo es eso, un viaje de emociones en las que uno, después de salir del cine, se pregunta si en Pixar han tenido algún trauma durante su infancia, porque en realidad hay pocos momentos alegres en la película. Es un drama que recoge el testigo de la generación de películas de animación de los 90, con claras referencias a El rey león y En busca del valle encantado, pero con el añadido de un personaje, Spot, que hará las delicias de todos los públicos, pequeños y adultos por igual.

el-viaje-de-arlo-2

Hay que mencionar que en Pixar se han superado técnicamente, y es que pese a que el diseño de los dinosaurios son de un corte más infantil, los paisajes parecen absolutamente reales, con momentos en los que uno jamás pensaría que hay ordenador de por medio. Hay hueco para la crítica negativa, y es que hay una escena concreta que un servidor no entendió del todo por su “crueldad”. No está mal puesta, pero para lo que es el film en sí, sobresale del conjunto siendo algo violenta. Lo señalaré como SPOILER, y es que me refiero a la escena donde los pterodáctilos se comen a una criatura a la que previamente salvan, de una forma un tanto excesiva. Fin del SPOILER.

Por lo demás, la película es una genialidad, que no tendría ningún problema en competir a mejor película de animación si no fuera porque sus mismos creadores han puesto otra gran cinta a competir con ella, algo que no se comprende del todo. Pero El viaje de Arlo es una cinta llena de magia, con Spot como un personaje inolvidable. Es una de esas obras que te hace recordar por qué te gusta tanto el cine, aunque sea una historia que ya has visto en otras ocasiones.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario