Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El sistema financiero y la industria de armamento

Por Enrique Fernandez Lópiz

He quedado gratamente sorprendido por esta película (The International: Dinero en la sombra) que aborda los entresijos de las dos grandes potencias económicas y de poder en nuestro mundo, incluso por encima de políticos y gobiernos soberanos, o sea, el Sistema Financiero (Bancos) y la industria armamentística. Son quizá, junto con las grandes industrias farmacéuticas, los más grandes poderes fácticos del planeta y en cuyas manos estamos todos los ciudadanos, casi sin remisión, lo cual que esta película trata suficientemente bien.

En la película, un agente de la Interpol Louis Salinger (Clive Owen), junto a la Fiscal de Distrito de Manhattan Eleanor Whitman (Naomi Watts), acuerdan que han de llevar ante la justicia al precio que sea, a un emporio bancario luxemburgués que está relacionado con el tráfico de armas. Sorteando situaciones a cual más difíciles, crimen tras otro de agentes y policías, ambos personajes van sacando a la luz y van descubriendo un sinfín de actividades ilegales del tal Banco. Salinger y Whitman siguen la pista de sus operaciones financieras que se extienden por todo el mundo: Berlín, Milán, Nueva York o Estambul. Y hacen un seguimiento trepidante de ciudad en ciudad, en una implacable persecución, arriesgando sus vidas y con resultados desalentadores pues todo el mundo parece estar implicado. En el trasfondo de todo está la financiación para la adquisición de armas sofisticadas.

Magníficamente dirigida por Tom Tykwer, con tensión y pulso narrativo, esta película cuenta una buena historia, fruto de un guión de Eric Singer que sabe construir una trama llena de intriga y misterios por resolver. Hay además personajes prácticamente admirables por su valor y sus principios. Buena música de Reinhold Heil, Johnny Klimek y Tom Tykwer; y una excelente fotografía de Frank Griebe.

En el reparto hay actores muy buenos, tal vez no tienen el relumbrón de otros actores de Hollywood, pero para mí Clive Owen hace un papel cargado del dramatismo ético propio de un agente de Interpol concienciado y de firme personalidad, tal el agente Salinger, que lleva a cabo una importante y no menos peligrosa investigación. Le secunda la bonita y expresiva Naomi Wats en el papel de la fiscal Whitman. Y les acompañan actores de primer nivel como Armin Mueller-Stahl, Brian F. O´Byrne, Ulrich Thomsen y Jack McGee.

theinternationaldineroenlasombra2

Como digo, he disfrutado de este film, no sólo por las razonablemente buenas condiciones técnicas que tiene en el plano de dirección, guión, reparto, etc., sino porque toca temas sensibles, o mejor, muy sensibles en los que raramente reparamos los ciudadanos. Nosotros, los de a pie, creemos que votamos a nuestros gobernantes y que éstos nos gobiernan desde el parlamento de la Nación que nosotros hemos elegido; y nada que ver. Más bien, nosotros hacemos como que los votamos, y ellos hacen como que nos gobiernan. Pero en la sombra hay poderes y fuerzas muy poderosas que son las que realmente mueven los hilos. Sobre todo el Sistema Financiero, que son, como dice un perverso personaje de la película, los que controlan las deudas de los países: “Controlas la deuda, lo controlas todo” ¿Y cuál es el primer débito de esa deuda en países africanos, orientales o de todo el mundo?: ¡las armas! Entonces estamos ante el tándem perfecto para controlar a las naciones: yo te dejo el dinero para que compres armas, y luego me pagas; y si no puedes pagar, pues no pasa nada, das un golpe de Estado con esas armas, y una vez en el poder, hablamos. O bien, yo te vendo armas de última generación, pero por detrás, otros están vendiendo las contra-armas a esas armas, por ejemplo a Israel, para tener la fiesta en paz. Pero los que van a comprar las armas reductibles u obsoletas, no se tienen que enterar, para que las compren, se endeuden, y las grandes financieras sigan controlando sus deudas.

Incluso cuando el agente Salinger, ya decidido por tomar caminos poco ortodoxos para arreglar el asunto, tiene a tiro al magnate de las finanzas, o sea del corrupto Banco de Luxemburgo, éste le dice cínicamente que si lo mata a él, otro vendrá a ocupar su lugar, lo cual que con eso no consigue nada. O sea, como que estuviéramos absolutamente perdidos. Lo de si lo mata o no, lo dejo para quien quiera ver la peli.

La verdad, el mensaje es deprimente, pero lamentablemente yo creo que es así ¿Por qué haya guerras? ¿Por qué los países están sometidos al yugo de sus inmensas deudas? Muy claro, porque los Ministerios de Defensa gastan muchísimo dinero en armas, para lo cual solicitan créditos que luego deben pagar.

Y cuando uno ve todo esto, se da cuenta de la pequeñez que somos y cómo nos manejan los grandes emporios y multinacionales, entre las que incluyo también las grandes farmacéuticas.

La película además tiene un arranque demoledor que te deja pasmado. Está bien contada al modo de los clásicos thriller de intriga y de acción, te mantiene atento a la pantalla, conoces ciudades y países diversos dados los escenarios (me encantó ver de nuevo la Mezquita azul de Estambul o el Gran mercado). Y para que lo que empezó de forma impactante cierre de manera ídem, al final tiene una guinda de acción espectacular con el enfrentamiento, la balacera y la tremenda batalla campal nada menos que en el Guggenheim de Nueva York, quizá el episodio mejor conseguido de este film.

En resolución: película que sin ser grande es, no obstante, inteligible, verosímil, entretenida y con la suficiente intriga, astucia y acción para pasar un buen rato. Recomendada a los ingenuos que en el mundo somos muchos, a los soñadores, que el mundo somos también muchos (a Dios gracias) y a aquellos que aun confían en su Banco.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario