Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El retorno de Clint el solitario

Por Jon San José Beitia

Correcto y eficaz Spaghetti Western que desde su sencillez logra explotar la temática habitual del género, logrando construir un relato atractivo donde las pistolas impondrán la ley del más rápido.

Un pistolero regresa a su vivienda junto con su esposa con el compromiso de nunca tocar un arma de nuevo, esto se convierte en un problema cuando un tirano trata de comprar todas las haciendas locales y ahorca a todos los que se niegan a su oferta.

El retorno de Clint el solitario, presenta la típica historia de redención y venganza combinando diversos relatos del cine del oeste vistos con anterioridad. De alguna manera, recuerda a la película americana, Raíces profundas, en la que un misterioso hombre defendía a una familia amenazada por una serie de pistoleros.

Los responsables de la película logran ofrecer un digno trabajo, donde recogen los tradicionales puntos fuertes y débiles de este tipo de producciones, ofreciendo un resultado más que satisfactorio. Desde la simplicidad de su premisa, logran construir un relato magnético que gana enteros a medida que avanza, llegando a mantener la atención del espectador en todo momento. Los intérpretes seleccionados cumplen con su cometido, destacando la labor y presencia de George Martin y Klaus Kinski, este último, sublime y perfecto en su papel, su simple presencia y acecho como cazador de recompensas, no tiene precio.

La película cuenta con uno de los grandes referentes del Spaghetti Western, el mítico y siempre eficaz, Ennio Morricone, ofreciendo una pieza musical que recuerda, en exceso, a un trabajo del mismo, escuchado en Los despiadados. De alguna forma, da la sensación que forma parte de una misma pieza musical.

El retorno de Clint el solitario, logra cumplir con su cometido, ofrecer una muestra sencilla y eficaz del Spaghetti Western, donde las balas, la camaradería y las cuestiones de honor están presentes en todo momento.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario