Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El remake de los Coen de True Grit

Por Enrique Fernández Lópiz

En Valor de ley Mattie Ross (Hailee Steinfeld), una muchacha de catorce años resuelta y decidida a hacer justicia frente al asesinato de su padre por un forajido, decide pagar los servicios del veterano y heterodoxo agente del Gobierno Rooster Cogburn (Jeff Bridges); se trata de un hombre rudo pero audaz, gran pistolero pero impenitente bebedor de güisqui. De esta guisa, la muchacha y el agente de la ley, se adentran en territorio indio, donde Cogburn tiene jurisdicción, para apresar a criminal Tom Chaney (Josh Brolin); lo hacen en compañía de LaBoeuf (Matt Damon), un Ranger tejano que lo busca igualmente por el asesinato de un senador. Estamos ante una nueva adaptación de la famosa novela de Charles Portis, True Grit de 1968, una obra que nos presenta un Oeste desmitificado y burlón, y que ya fue llevada al cine por Henry Hathaway (True Grit, 1969), con el inigualable John Wayne en el papel de agente de la ley, que le valió su único Oscar.

No cabe duda que Joel CoenEthan Coen logran realizar un film de calidad con todos los méritos del western o el antiwestern, según se mire. Los Coen declararon que lo suyo no es un ‘remake’, y que lo que les agradó desde el principio, tanto al hacer la película como al escribir el guión fue la historia de Portis, y que nada sabían de la película de Hathaway-Wayne, pero esto no me lo creo ni loco ni beodo. Pues bien, dicho esto, a mí me parece que mientras la True Grit original posee el brillo de esos filmes que saben hilar mitos con mitos. Los que la vimos sabemos que Wayne se interpreta a sí mismo en esa imagen de derrota y crepuscular, de ese héroe que ya nunca más volverá a ser, ni él ni nadie. Esta segunda versión de los Coen no es tan evidente en sus intenciones. “La idea es alcanzar a la historia en su pueril intrascendencia, en su graciosa ambigüedad. Los Coen cimentan cada plano con un sentido del humor refractario a los comentarios grandilocuentes o los psicoanálisis sociales (por no hablar de los críticos con pluma). Simplemente dejan que las cosas fluyan con una extraña y muy compleja naturalidad” (Martínez). Aceptable música de Carter Burwell y excelente fotografía de Roger Deakins.

En el reparto Jeff Bridges, con el parche en el ojo contrario al de Wayne, hace un papel que conjuga la elaboración con la espontaneidad resultando maravilloso su trabajo. La joven Hailee Steinfeld hace un papel de primer orden sin concesiones a la galería, tal como debe ser; transmite encanto, contumacia, ironía y credibilidad: portentosa. Matt Damond llena pantalla como siempre y está muy apropiado en su rol de Ranger tejano. A Josh Brolin le sale muy bien el papel de asesino irredento. Y acompañan con gran estilo y calidad Barry Pepper, Paul Rae, Ed Corbin y Domhnall Gleeson.

valor-de-ley-2

Premios y nominaciones entre 2010 y 2011. 2010. 10 nominaciones al Oscar, incluyendo Película, Director y Actor (Bridges). Premios BAFTA: Mejor fotografía. 8 nominaciones, incluyendo mejor película. Asociación de Críticos de Los Angeles: Finalista para mejor fotografía. American Film Institute (AFI): Top 10 – Mejores películas del año. Critics’ Choice Awards: Mejor intérprete joven (Steinfeld). 11 nominaciones. Asociación de Críticos de Chicago: Mejor actriz sec. (Steinfeld). 6 nominaciones. Sindicato de Actores (SAG): Nominaciones actor (Bridges) y actriz secundaria (Steinfeld). 2011: Festival de Berlín: Sección oficial largometrajes – Fuera de competición. Desde mi modo de ver, sobrevalorada.

Es una película que al igual que la anterior de Henry Hathaway se caracteriza por su lirismo y su soltura. Y desde luego, a los Coen no hay que negarles su arrojo y valentía para atreverse a hacer una réplica de este film que era ya bueno; una cinta con trazas clásicas y algunos momentos inolvidables y personajes que pueden figurar en los mejores puestos de una galería del Western.

A mí me gusta más la anterior, lo confieso. Tal vez por el recuerdo de mi admirado y ya desaparecido John Wayne, un actor  épico curtido en mil batallas del western. También Hathaway era un director veterano y de lujo cuando hizo la primera versión. Pero claro, para gustos los colores. Si comparamos algunos aspectos podemos decir que se pueden observar diferencias en los inicios de ambos filmes; los personajes, sobre todo la niña, son diferentes; el agente de la ley es distinto; al igual que el Ranger, y así. “El arranque de cada una de ellas (las películas) es también su sello: Hathaway comenzaba la historia en la casa familiar, ambiente primaveral, optimista, los personajes, la chiquilla, para después recrear el vil asesinato del padre. Los Coen prefieren ir al grano y arrancan con el cadáver del padre y el relato en off de la niña adornado en un tono de perverso cuento infantil. Una se cubre de una piel familiar, cercana, humana, diurna, cálida y la otra se recubre de negrura, comicidad, fantasía, nocturnidad, también humanidad. ¿Cuál prefiere usted?… ¿John Wayne o Jeff Bridges?… Son y dicen lo mismo, tienen el mismo parche en el ojo y en el cerebro (aunque uno, Wayne, cumple su promesa de enterrar a los muertos, mientras que el otro, Bridges, se pasa su promesa por el forro): son el mismo pero consiguen ser absolutamente distintos y provocar iguales emociones y parecida épica, y se acercan con el mismo sigilo hasta el corazón de la niña” (Rodríguez).

Película, en fin, con bellos momentos, como la extensísima galopada de Cogburn y Ross a caballo, tras haber sido la muchacha mordida por la serpiente. Una carrera contra el tiempo que resulta angustiante y agotadora, que encuentra en sus dramáticas consecuencias el espacio justo para la poesía, una cabalgada que deja sin resuello. Epílogo cimentado en una elipsis, un salto al futuro en el que conocemos el devenir de los personajes a los que hemos acompañado a lo largo de la película. La sutileza con la que se trata el destino de LaBoeuf y Cogburn, sin lloriqueos ni sentimentalismos de cuarta, y el drama de Mattie Ross.

Con la venganza consumada, con la inocencia desastrada, cuando la redención es imposible. Podría pensarse que crecer consista en perder certezas.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=EWsvjikSh68.

Escribe un comentario