Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El planeta de los simios (2001)

Por Jon San José Beitia

Remake arriesgado de la exitosa versión de El planeta de los simios, que sigue las tendencias del cine reciente de Hollywood, donde se abusa de remakes de películas de éxito, superhéroes y secuelas varias.

Esta versión de El planeta de los simios tiene todo el aspecto de ser un encargo de los estudios, para revivir el éxito de la franquicia, para lo cual dejan en los mandos de la dirección a un reputado y estrafalario director como es Tim Burton, pensando que podría ser el indicado, para darle un toque único y novedoso.

Elegir a Tim Burton es un acierto, pero al mismo tiempo es un error. Es un acierto, puesto que tiene personalidad y sabe dar a todas sus películas su sello personal, pero por otro lado es un error, puesto que sus seguidores pueden verse decepcionados por esta floja versión de El planeta de los simios.

Como en todas las películas de Burton, la atmósfera creada y los efectos especiales lucen una más que correcta ejecución, destacando el notable trabajo de maquillaje para hacer reales a los simios.

Cuenta para la realización de la banda sonora, con un habitual del cine de Tim Burton, Danny Elfman, capaz de ofrecer variantes en sus composiciones y dar personalidad propia a cada uno de sus trabajos.

elplanetadelossimios2

En esta ocasión, Tim Burton no pudo trabajar con su actor fetiche, Johnmy Depp, posiblemente porque el propio actor no veía sensato participar en una revisión del clásico El planeta de los simios.

En el reparto podemos encontrar en el papel principal, al hombre que se dio a la fama por anunciar ropa interior, Mark Wahlberg, que se limita a ser la estrella principal a base de su cara bonita.

Resulta más interesante la participación y el trabajo tras el maquillaje de los simios, de actores como Michael Clarke Duncan, enorme en todos los sentidos, un por aquel entonces menos conocido Paul Giamatti, aportando su toque de humor en cada gesto y Tim Roth, haciendo del aterrador villano de la función.

La energía que aporta Roth a su personaje es descomunal y llena la película cada vez que aparece en pantalla, sin duda uno de los grandes atractivos de la misma.

Mención especial merecen las aportaciones de la mujer de Burton, Helena Bonham Carter, otra habitual de su cine y el cameo que hace el mítico Charlton Heston, actor principal de la primera versión, que en esta aparece como simio, haciendo un pequeño homenaje.

El argumento de esta versión intenta alejarse del original, pero la sombra de aquella es muy alargada, haciendo que sean inevitables las comparaciones. Tim Burton intenta aportar su característico sentido del humor presentando la vida cotidiana de los simios, estableciendo paralelismos con la vida del ser humano.

Pero ese toque de humor, que en algún momento logra funcionar, hace que la película se tome menos en serio, resultando más ridícula y menos inquietante que la versión de Franklin J. Schaffner.

El desenlace que intenta por todos los medios sorprender y producir el mismo impacto de la original, pero termina por resultar tramposo y, sin duda, menos memorable.

En ocasiones, hay cosas que dejan tanta huella en la memoria del espectador que es mejor no volver a pisar ese mismo terreno. Este remake de El planeta de los simios, resulta fallido e innecesario.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario