Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El peculiar y nuevo Spiderman

Por Javier Fernández López

Sam Raimi nos dio una trilogía sobre el hombre araña que terminó en desastre por una tercera entrega demasiado irregular, mala según la mayoría. La trilogía protagonizada por Tobey Maguire (Pleasantville) y Kirsten Dunst (Jumanji) terminó de una manera un tanto desastrosa debido a un guión con demasiados elementos, exceso de villanos (el hombre de arena, Duende Jr., Venom…), la lucha interior del propio Spiderman a la que tenía que hacer frente durante la película, mismo esquema argumentativo, más las tramas románticas que siempre rodean al hombre arácnido. Sin embargo, cuando se anunció, por parte de Sony Pictures Entertainment, que iban a hacer un reinicio de la saga, la verdad es que un servidor se desilusionó. De acuerdo, la película era mala, pero tenía los medios suficientes para servir de puente a unas secuelas mucho más sólidas.

Permítanme, pues, que exponga de forma simple cuál habría sido mi idea de una “Spiderman 4”. El Doctor Connors tenía en su laboratorio una muestra del simbionte que atrapó a Peter Parker. Entonces, trabajando en su laboratorio y a punto de descubrir la fórmula para regenerar su brazo a partir del ADN inter-especies, cae desmayado justo cuando se inyecta una dosis de esa sustancia. Así pues, la trama giraría sobre el Lagarto. Pero cuando se cayó, tiró sin querer el frasco con aquella muestra del simbionte, y ésta, que posee consciencia, acaba reproduciéndose y dando lugar a otro simbionte más agresivo, más peligroso. Spiderman durante la película atrapa a un maníaco, un psicópata, llamado Cletus Kassidy. Veíamos al final de la película cómo el simbionte acaba uniéndose con Kassidy, hasta formar al famoso y brutal villano Carnage. Una quinta entrega que podría ser incluso la introducción a aquella historia llamada “Secret Wars”.

amazingspiderman2

Pero esto nunca ocurrió, y seguramente pensarán algunos que esta idea no tenía demasiado fundamento para una película. Sin embargo, por ahí andaban mis expectativas, hasta que llegaron los avances de The Amazing Spiderman. Más fiel al cómic, sobre todo a la línea Ultimate, llegaba un Andrew Garfield (La red social) y una hermosa Emma Stone (Criadas y señoras) para protagonizar este reboot, este reinicio del personaje. Una historia no nueva, pero con las suficientes diferencias como para volver a pagar una entrada de cine por ella. Lo malo, a mi parecer, fue la elección del director: Marc Webb. Más director de vídeos musicales que de películas, sólo tenía a su espalda la cinta independiente 500 días de verano. ¿Qué vemos en esta versión? Por un lado, excelentes efectos especiales, una estética más realista y friki (casi parecida a lo visto en Kick-Ass), las relaciones entre los personajes funcionan mejor que en la trilogía de Raimi, pero… ¿y la puesta en escena? Seamos sinceros, el anterior Spiderman era mucho más espectacular que este “amazing” Spiderman. Al menos hacía cosas mucho más sorprendentes.

Las escenas de acción demuestran menos factura técnica y un ritmo más lento que en la cinta del año 2002. Bien es cierto que no hay nada gratuito, todo está bien construido e incluso Garfield demuestra ser mejor Spiderman que Maguire. Al final me salí con la mía, y el villano fue el Lagarto, aunque hubiese preferido un diseño más feroz, parecido al que tuvo en la serie de animación de los 90’s. Me refiero sobre todo al diseño de la cara, demasiado humano. El encargado de hacer este rol es mi buen estimado Rhys Ifans (Little Nicky), aunque el personaje anda algo perdido.

Ahora bien, la historia, tal y como la presenta esta versión, me parece mucho más interesante y sólida. Yo uniría el ritmo de Raimi con el trabajo de Webb, y creo que saldría un producto prácticamente perfecto. Espero que en la secuela pongan más acción de por medio, y no es que no haya en esta película, pero tanto Spiderman como Spiderman 2 tenía sus escenas en las que el corazón se te encogía, o al menos eso me pasó a mí. En la primera, estaba la escena en la que el hombre araña tenía que escoger entre salvar a los niños del vagón o salvar a MJ, todo haciendo frente al Duende Verde. En la segunda, la escena en la que nuestro protagonista debía salvar un tren para que no cayera con sus pasajeros me pareció magnífica, de un nivel prácticamente sensacional. En The Amazing Spiderman es cierto que hay una escena que pretende recoger ese legado, pero he de admitir que no me llegó demasiado, le faltó chispa.

La banda sonora… aquí ocurre un problema, y es que el trabajo de Danny Elfman fue tan bueno que es difícil darle al arácnido una banda sonora mejor. Ojo, que James Horner hace un trabajo muy bueno, pero el anterior soundtrack me pareció incluso más sugerente.

Al final, el problema de The Amazing Spiderman es que se analiza desde la comparativa, y en cierta medida es algo injusto, porque como producto es ciertamente sólido y notable.

¿Conclusión? Es una buena película, una muy buena película. Se le echa en falta más adrenalina, pero por lo demás cumple sobradamente, más siendo la primera entrega. Eso sí, y aviso de spoiler, pediría que el señor Garfield se pusiese la máscara más a menudo durante las próximas entregas. De Emma Stone no hay que decir mucho, raro es que no salga estupenda en cualquier proyecto.

Comentarios

  1. Adrian Pena

    Totalmente de acuerdo. Mejor, pero no increíble. Maguire no me gustó nada como Spiderman, bueno en general no me gusta. Creo que si siguen por el buen camino y con la presentación pertinente realizada, Spiderman 2 puede ser una de las revelaciones de 2014.

  2. Miguel Ávalos

    Saludos, después de varios años y habiendo visto la trilogía y esta nueva, me quedo almenos en líneas generales con esta nueva entrega. La trilogía que Raimi dirigió acabó siendo lo más parecido a una telenovela americana. Tobey Maguire hizo un excelente Peter Parker y al mismo tiempo un patético Spiderman. Andrew Garfield en cambio nos ofrece un más que correcto Peter Parker y un cojonudo Spiderman. Este superhéroe es un auténtico cachondo mental, un tio que no para de soltar chistes malos en todo momento y se mofa hasta de sus grandes adversarios. Andrew Garfield suelta más chistes tan solo en esta primera parte que Tobey Maguire en toda la trilogía. Sin mencionar que como tu bien dices la fidelidad al cómic es bastante más notoria en esta última entrega.
    Otra cuestión reseñable es que la anterior trilogía no pertenece en realidad a un genio y figura como el gran Sam Raimi, pertenece en mi opinión a Sony Pictures, quienes le hicieron la vida imposible y la jodieron a base de bien, premio especial eso si para Spiderman 3.
    Un cordial saludo.

Escribe un comentario