Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El paso del rubicón

Por Gerardo Gonzalo

“Pasar el Rubicón” significa emprender una acción, o dar un paso decisivo que entraña un riesgo, y que ya no tiene marcha atrás. Se trata de una acepción romana que se refiere a un pequeño río que servía de frontera entre Italia, y la Galia Cisalpina. El Senado romano, que había nombrado cónsul a Pompeyo frente a Julio César, al mando de los ejércitos de las Galias, decidió prohibir el paso con cualquier tipo de regimiento por este río, bajo pena de rebeldía y sacrilegio. A pesar de esto, Julio César, no sin dudar en la orilla, decidió atravesar el río con sus tropas, lo cual provocó la guerra civil frente a Pompeyo. Había tomado una decisión, había dado un paso, que desencadenó una revolución.

Pues bien, aunque aun sea pronto para decirlo (posiblemente sería más certero esperar unos 10 años),  creo que lo que hace Cuarón con el cine en general, y la ciencia ficción en particular, es desencadenar también una revolución, llevarnos a una dimensión desconocida, a un salto mortal equiparable al que dio Kubrick con 2001 una odisea en el espacio, Ridley Scott con Alien y Blade Runner, combinado con lo que de revolución tecnológica tuvo en un determinado momento Avatar, y que en otros géneros y épocas, también hicieron Griffith, Murnau, Orson Welles o Godard, todos ellos creadores que, en un determinado  momento, provocaron que cambiara la forma de hacer películas e incluso de verlas.

gravity1

Dejando ya a un lado tanta teoría cinematográfica, después de ver esta maravilla, he de decir lo bien que se pasa a veces pasándolo tan mal. Desde el primer minuto la historia y sus imágenes te transportan a un entorno que hace que te sitúes en una situación de tal fragilidad frente al abismo, que provoca que tus pulsaciones no vuelvan a acompasarse hasta un buen rato después de terminar el film, y que parezca que la concentración de oxígeno en la sala de cine parezca  más baja de lo normal.

Más allá de la tensión de la historia, el suspense y la emoción, en este caso,  la técnica 3D no es que sirva, como hasta ahora, para dar un mayor efectismo y verosimilitud a lo que uno ve, sino que en esta ocasión, lo que pretende y consigue, es que seas tú, quien protagonice y participe tanto como los actores de la angustiosa y frenética situación que se produce.

Sin lugar a dudas creo que estamos ante una obra maestra del tipo máximo, o lo que es lo mismo, de esas obras que barruntas que dentro de 50 años aparecerán como referentes en la historia del cine, ya que este film consigue crear una atmósfera y unas sensaciones que yo ahora mismo no recuerdo en ninguna otra película, no has visto una película de astronautas en el espacio, es que has estado con ellos y prácticamente has sentido lo mismo que ellos.

No perdáis la ocasión de verla,  ya que sólo durante un tiempo limitado vamos a tener la oportunidad de disfrutarla en pantalla grande con 3D, y tengo la impresión en que dentro de unos años, los que la hemos disfrutado en estas condiciones recordaremos el día que la fuimos a ver, y los que no fueron al cine,  la recuperarán en televisión o PC, y añorarán el haber perdido la oportunidad de visionar esta obra de arte en las condiciones que se merece.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario