Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El mundo del mañana

Por Javier Fernández López

Como cinéfilo que me considero, me gusta que se apueste por proyectos que no tienen antecedentes. En este caso, nos encontramos ante un caso parecido al de Piratas del Caribe, pues Tomorrowland nace de la idea de llevar un parque temático al cine. El director no es otro que Brad Bird, un hombre con una filmografía muy a tener en cuenta, con éxitos como Misión Imposible: Protocolo Fantasma, El gigante de hierro o Los increíbles. El reparto lo encabezan George Clooney, Britt Robertson, Raffey Cassidy y Hugh Laurie. A priori, la película lo tiene todo para convertirse en una de las apuestas más interesantes del año: un alto presupuesto, un reparto con experiencia y con sangre nueva, un director conocido y que conoce el éxito y, por último, la firma de la compañía Disney. En definitiva, ¿es buena Tomorrowland? Pues…

Lo cierto es que sí, que es una cinta con más virtudes con defectos, aunque a veces se deja llevar por ciertos infantilismos propios de la compañía, lo que nos lleva a un estilo naíf que, sin embargo, no molesta en absoluto. El mayor problema sin duda es su dificultad para presentarnos la historia desde el principio, y es que tarda 40 minutos en arrancar de verdad el metraje. Durante ese primer acto, nos encontramos con unas secuencias a modo de prólogo que pretenden ponernos en contexto, pero el exceso de minutos empobrece el resultado final. Es a partir de ese momento cuando nos encontramos un auténtico espectáculo con mensaje incluido y con unas actuaciones más que correctas. Casi podríamos decir que es algo fresco, y es que más que “el futuro es ahora” es un “el futuro está en tus manos”, jugando con esa idea todo el tiempo.

tomorrowland2

Raffey Cassidy resulta ser todo un descubrimiento, lo mejor del film sin duda alguna, pues se come cada escena, la hace suya por completo. George Clooney, en cierta manera, está de gratis aunque su trabajo es más que decente, mientras que Hugh Laurie tiene algo más de interés para el espectador. Está claro que Britt Robertson, la verdadera protagonista, se ha preparado el papel para no resultar repelente. Todo lo contrario, su personaje muestra credibilidad y entusiasmo.

Es una lástima que en Disney a veces se piense que el sello de la compañía es suficiente, pero no es así. Se agradecen proyectos que no sean remakes o secuelas, alegra la cartelera de los cines, pero está claro que la primera pieza siempre es un riesgo, puede salir bien o mal la jugada, pero creo que el resultado final de Tomorrowland da para alguna entrega más si se deciden por continuar por la misma línea. De quedarse sólo así, tampoco sería un fracaso en términos de calidad.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario