Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El llanero solitario

Por Áralan Aidir

Cuando vi el tráiler, director y actor, lo primero que me dije fue: «No creo que hayan hecho “El llanero del Caribe”. Cuando la vea, no quiero ver paralelismo alguno».

Me equivoqué. De cabo a rabo.

Aunque la película empieza bastante bien, enseguida la ausencia de carisma del  protagonista se une a la del personaje, el mismo problema que tenía Orlando Bloom en Piratas. Johnny Depp, que levantaba Piratas él solito con su presencia y su verborrea, aquí, aunque quiere interpretar al susodicho indio con el mismo leguaje facial y corporal, disfrazándolo de manera estrambótica también (no lo consigue ni por asomo), en parte porque ya no es sorprendente y en parte porque el guion no da para lucirse. La chica, que tenía mucho más empaque en aquella, en esta es un florero más, un verdadero delito porque, queridos míos, esta es la magnífica psicópata de la estupenda serie Luther. En este caso, una actriz verdaderamente desaprovechada. Menos mal que los malos son malos sin ser imbéciles y sin histrionismo alguno y que Helena Bonham Carter es de lo más correcto del film, porque ya hubiera sido para mear y no echar gota.

Y Verbinski quiere seguir insistiendo con dos horas y media de metraje, las cuales, a mí particularmente, se me han hecho más que excesivas.

llanerosolitario2

Me encantaría no tener que referenciar El llanero solitario con Piratas. De verdad que me gustaría, pero es que es inevitable.

Por supuesto, al ser la producción de Bruckheimer, la puesta en escena es soberbia, con algún que otro personaje sonrojante, y los efectos digitales son dignísimos, pero ni siquiera esto levanta la película en casi ningún momento. La sensación es esa en la que te preguntas por qué diablos te estás escurriendo en la butaca y no te apetece para nada retreparte; es esa en la que notas un pesadez en la boca del estómago, en la que suspiras demasiado y en la que miras el reloj de soslayo más de una y diez veces. Para finalizar, es esa en la que no encuentras ni siquiera una lógica interna en algunas cosas de las que te muestran y en donde piensas que los creadores ni siquiera se han molestado en maquillarlo.

Piratas del caribe resucitó un poco el gusto por las películas de aventuras bucaneras. No creo que El llanero solitario (al igual que Wild, Wild West en su día) haga resurgir el western de aventuras.

Si tenéis algo mejor que ver, no dudéis en hacerlo.

Saludos.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Lourdes lueiro

    Es que es inevitable la comparación con Piratas, y que por supuesto deja al Llanero solitario en muy mal lugar, como muy bien dices Depp levanta él solito todas las peliculas de la saga (a Orlando, lo siento, pero no lo soporto), y con El llanero solitario intentó imitar un poco lo mismo que hacia con el Sparow a ver si el éxito se repetía, tremendo error porque a la gente no le gustan nada las copias y mucho menos si te copias a ti mismo, en fin, que Depp es uno de mis actores favoritos, pero se equivocó un poco escogiendo este papel, o por lo menos se equivocó a la hora de enfocarlo, de todas formas su presencia y la de Boham Cárter es lo más salvable del film, esperemos qu a partir de ahora siga escogiendo el buen camino como nos tenia acostumbrados. Un saludo!!!

Escribe un comentario