Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Juego de Ender

Por Alejandro Arranz

-Una gran película de ciencia ficción, tiene mucho contenido y potencial para desarrollarlo.
-El reparto y el diseño de producción son las dos virtudes más excelsas que posee esta oscura aventura espacial.

El director Gavin Hood regresa tras la chapucera X-Men Orígenes: Lobezno con un proyecto descomunal, la adaptación de la prodigiosa novela homónima de Orson Scott Card y que se convirtió en una de las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempos; casi treinta años ha tardado Hollywood en aceptar el reto de llevar la novela a la gran pantalla y tras interminables cambios de directores y de guionistas desde el propio Scott Card en 2003 hasta Gavin Hood como guionista y director, al final lo ha logrado. Y para que no pase desapercibido cuenta con un presupuesto de 110 millones de dólares y con un reparto lleno de estrellas como Assa Butterfield, Harrison Ford, Viola Davis o Ben Kingsley, entre otros.

Si en verdad era un proyecto titánico y realmente complicado de llevar a la gran pantalla, pienso que ha llegado de una manera excelente, no como una gran adaptación sino como una gran película de ciencia ficción; es una película realmente inteligente: buenos personajes, potente -aunque irregular- guión y el resto de apartados cumplen todos a la perfección, si bien es cierto que hay demasiado contenido para desarrollar y que mucho se queda por el camino, me parece una experiencia completa que no deja nada al azar y que de verdad entretiene.

eljuegodeender2

Ciencia ficción con tono y estilo clásico pero con la vitalidad de los tiempos modernos, un equilibrio perfecto entre lo viejo y lo nuevo, la experiencia de Ford se une a la intensidad juvenil de Butterfield para lograr una película de ciencia ficción espléndida, divertida, compleja, inteligente; reforzada por unas enormes actuaciones del reparto; sin ir más lejos un enorme Ford, que completa una contenida pero matizada interpretación o un Assa Butterfield realmente inquietante, pues interpreta su papel con inusitada facilidad e inmensa habilidad, también destaca la labor de Viola Davis a pesar de su extraño personaje, un Ben Kingsley corto pero intenso o Abigail Breslin que cumple con su papel pero su personaje no está desarrollado ni importa mucho en la narración.

Ender’s Game cuenta con un portentoso poderío visual, cuyos brillantes efectos especiales y opulenta fotografía te dejarán boquiabierto y con algunas escenas memorables dentro del género, cada escena es un placer para la vista que se debería revisionar, por otro lado, posee un magnífico apartado sonoro encumbrado por una estupenda banda sonora, la mejor que ha compuesto Steve Jablonsky. Todo esto consigue elevar el ya de por sí buen nivel del film dotándolo de energía, de dinamismo y otorgándole un lugar entre lo mejor que la ciencia ficción vaya a regalarnos este año.

Sin embargo, no todo son halagos, y lejos de dejarse contenido importante u olvidar a algún personaje, la película tiene problemas más graves, uno de ellos es que los personajes únicamente están manejando un videojuego y eso recorta las posibilidades dramáticas de las batallas, impide que nos preocupemos por lo que les puede pasar durante éstas y del mismo modo dificulta que las batallas parezcan importantes o que nos importe su desenlace, y lo peor es que esto también ocurre en la batalla final.

Por otro lado, su guión tiene detalles muy buenos para librarse de muchos problemas del libro y de clichés molestos, sin embargo, falla en algunos pocos puntos y decae cuando llegan los giros, que no sabes si son muy buenos o demasiado cogidos con pinzas debido a que son buenos pero están mal ejecutados, en especial el final, la fuerza con la que la novela lo desarrolla se pierde aquí por completo, no nos impresiona ni nos daña emocionalmente como debería y esto es un fallo tremendo por parte de Hood.

Finalmente, la adaptación de El Juego de Ender pierde como tal pero gana como película de ciencia ficción gracias al notable trabajo logrado en la mayoría de los frentes; dirección, reparto, diseño de producción, sonido, montaje; pero se aqueja de los problemas de su guión y de tener una fuente de contenido tan extensa que desarrollar en apenas dos horas; no le gustará a todo el mundo pero estoy seguro de que con el tiempo obtendrá lo que se merece.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario