Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El humor surrealista de Sáez de Heredia

Por Enrique Fernández Lópiz

Estando hace unas noches yo tan a gusto en mi butaca, veo que TVE se dispone a proyectar otra película del renombrado y por algunos innombrable director, José Luis Sáez de Heredia, autor de comedias como El destino sin culpa (1944); la magnífica Días de radio (1955); así como otras películas cargadas ideológicamente para la dictadura como Raza (1941).

Esta película fue un encargo que Sáez de Heredia escribió para el cómico Valeriano León, que por aquellos entonces era toda una estrella del teatro de vodevil. Fue rodada en Madrid e incluso el propio director hace su pinito de actor en un pequeño papel de chofer.

Desde mi parecer, Sáez de Heredia tiene dos “yoes”. Un “yo” de director de comedias interesantes e incluso hilarantes en las que destacó como un realizador exitoso y bueno; y el otro “yo” que aglutina su ímpetu ideológico afín al franquismo con películas cuyo paradigma es Raza (1941) basada en una novela homónima de Francisco Franco y guión de su puño y letra, que la firmó con el seudónimo de Jaime de Andrade, o el documental tendencioso Franco ese hombre (1964), que sirvió para glorificar al entonces Jefe del Estado, al cual se le denominaba sin rubor Caudillo por la Gloria de Dios. En fin, rodó muchas otras y muy variadas películas, por ejemplo Mariona Rebull (1947), que ya he comentado en esta página Ojo Crítico. Así hasta que 1975 filmó su última obra que era mala sin paliativos, Solo ante el streaking (al final puede verse un documento de youtube con su filmografía).

El caso y la conclusión es que, desde mi modo de ver, el “Yo” franquista de Sáez de Heredia, sin duda ahogó y se impuso al “yo comediante” y de cineasta de este prolífico director.

Pero bueno, voy a lo que voy. Yo anoche leo: película española de 1941 de Sáez de Heredia, y un poquito me echo a temblar, aunque aguanto el primer round para ver de qué va y todo eso. Poco a poco empiezo a quedar prendado de esta joyita, de esta graciosa comedia costumbrista que yo desconocía y que apuesto a que la mayoría del público, sobre todo joven, desconoce.

A mí no me mire usted tiene un argumento surrealista y un disparatado humor del absurdo donde Sáez de Heredia se encuentra cómodo, con un guión del propio Sáenz que muy bien podría haber sido escrito por Groucho Marx. Con la intención de hacer pasar un buen rato, el film, en su humor “loco” y desatinado en el mejor sentido, encierra una fábula moral y humana sobre el amor a la educación y la pedagogía de un pobre maestro humilde (Valeriano León), que sueña con crear un gran centro cultural para los niños de su pueblo. De otro lado, su sueño más reservado es el imposible amor hacia una bella joven, aunque él es consciente de sus limitadas cualidades físicas, pues es un hombre muy poco agraciado; ella sólo le admira como ser humano y hombre encomiable.

a-mi-no-me-mire-usted-2

De otro lado, Anselmo, es despedido de su trabajo docente por su afición y facilidad para hipnotizar a la gente. Pero hete aquí que llega la noticia de que ha heredado una enorme fortuna en América, lo cual le sirve de lenitivo y le motiva a emprender un viaje al otro lado del Atlántico. Una vez allí descubre que la famosa herencia no es tal, pero conoce a un vividor que le enseña a utilizar sus dotes de hipnotizador (Fernando Fryre de Andrade), lo cual que acaba teniendo enorme éxito. Así, convertido en un hombre adinerado, regresa a su pueblo.

Estamos ante una película desestructurada que parte de una disparatada premisa, con un maestro con poderes hipnóticos que vive en un extraño pueblo donde todos están muy preocupados por la educación de sus hijos (algo curioso y poco o nada habitual). Cuando les toma la lección, los chavales, hipnotizados, lo saben todo, pero tras ser despertados, ya no saben nada. Todo ello en un contexto de ruralismo extraño que mezcla pueblo con una gran ciudad, con un escenario y unos personajes de los que podría pensarse, vista hoy con otros ojos, que está inspirada en el teatro del absurdo de Samuel Beckett: personajes que provienen de los bajos fondos pero que hablan muy bien y con expresiones rimbombantes, todos ellos un tanto bizarros y en extremo incautos.

La música de Modesto Romero Martínez pasa el corte y no está mal para la época la fotografía en blanco y negro de Francesco Izzarelli.

El reparto, hay que decirlo bien alto, es genial. Un Valeriano León cómico, muy expresivo, con ojos grandes y ondulantes que sabe llenar pantalla. Hace pareja con un genial Fernando Fryre de Andrade que actúa con su propio estilo y gran vis cómica. Lástima que no se haya explotado más este dúo cómico Valeriano León-Fernando Fryre. Los protagonistas León-Freyre, con sus rostros singulares, conforman en esta obra a dos perdedores, dos pillos que el destino ha unido, dos personajes sin suerte en la vida, que terminan haciendo un buen negocio gracias a la picaresca, en la gran ciudad. Quiero destacar también a Irene Caba Alba, que saliendo escaso tiempo en la cinta, se hace con el público que queda marcado con su presencia fugaz pero rotunda; la Caba aparece muy poco pero en esos minutos-segundos- ya forma parte de la familia del film y cada una de sus entradas es memorable con su aspecto cubista. Y acompañando muy bien Rosita Yarza, Rafaela Rodríguez y Mariana Larrabeiti.

Valoro esta película como una comedia tierna, con su carga de ironía y un humor en muchos casos negro. Es igualmente un film propiamente del realismo social de la época, que analiza la mezquindad humana. El rechazo al ser humano único, singular; el rendibú cicatero del alcalde que primero echó a Anselmo de su puesto, lo defenestró, para al final de la cinta recibirlo, rico como era, con los brazos abiertos, como protagonista benefactor, todo ello por cerriles intereses inconfesables.

En resolución, la radiografía social de un pueblo con más de un hipócrita por medio, que lo va a recibir a Anselmo como hijo predilecto, siendo que el protagonista prefiere llegar quedamente, sin homenajes ni falsedades, sin acontecimientos locales falsos que sólo sirven al disfrute de las “fuerzas vivas” de la localidad. Y a lo largo del film, situaciones delirantes, diálogos ingeniosos y divertidos, con un sensible sedimento humano de aflicción. Recomendable.

Filmografía de José Luis Sáez de Heredia: https://www.youtube.com/watch?v=gQa4v7NnCto.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario