Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El horror de la pena de muerte en un thriller pasable

Por Enrique Fernández Lópiz

Charlotte Cory (Connie Nielsen) es una bonita estrella del deporte que ha sido condenada en Oklahoma por el supuesto secuestro y posterior asesinato de una niña. Se encuentra en el “corredor de la muerte”. Es una mujer condenada a muerte por un crimen que puede que sí, puede que no, haya cometido. Charlotte mantiene una relación por carta con un abogado en horas bajas, Frank Nitzche (Aidan Quinn). De otro lado, su abogada (Kelly Preston), por todos los medios intenta apelar antes de que se cumplan los plazos y se ejecute la sentencia. A pocos días de cumplirse la misma, Frank siente que está muy enamorado de Charlotte. Además, se da cuenta también de que en la vida de la protagonista hay mucho más que las deplorables situaciones que la han llevado a la cárcel. Convencido de que la vida de Charlotte depende de él, Frank se esmera al máximo en atar cabos sueltos, confeccionar la verdadera historia que exculpe a Charlotte, para encajar todas las piezas del puzzle y desvelar la verdad antes que sea demasiado tarde.

Sentencia de muerte es una correcta coproducción Dinamarca-USA-GB, dirigida con oficio por el danés Bille August, con un interesante y bien trabado guión de Neal Purvis y Robert Wade. Música muy buena de Harry Gregson-Williams y una gran fotografía de Dirk Brüel.

El reparto es de calidad. Actuación convincente en el papel de la convicta Charlotte Cory, a cargo de Connie Nielsen. Frank Nitzche es interpretado con buenas trazas y nivel por Aidan Quinn. La tercera protagonista principal en liza, la abogada defensora encarnada por Kelly Preston, está igualmente espléndida. Tim Daly bien como Martin North. Acompañan a estos cuatro protagonistas actores de gran profesionalidad como Mark Holton, Mark Ryan, Sara-Marie Maltha, Randy Colton, Robin Brooks Sullivan y Madison Mueller, que conforman un gran equipo. Película, pues, correctamente interpretada.

En mi opinión es un thriller de suspense y psicológico, con momentos mejores y otros más aburridos, pero en general una cinta con el valor principal de denunciar, desde la óptica europea, el peliagudo tema de la pena de muerte en los EE.UU. de Norteamérica; los errores que la justicia puede cometer y lo irreversible de tales injusticias cuando las sentencias se revelan erróneas y sin opción al retorno ni la reparación (el film original se titula: Return to Sender).

sentencia-de-muerte2

Finalmente, el rompecabezas complejo de la historia se reconstruye por el tesón del enamorado protagonista Frank Nitzche. El director de la cinta Bille August, vuelve a dar cuenta de lo viciada que es la jurisprudencia norteamericana y su facilidad para enviar al corredor de la muerte a cualquier condenado, especialmente si se trata de negros, latinos o asiáticos.

Como afirmó el propio Bille August (Brede, Dinamarca, 1948), que viajó a Oklahoma para interiorizarse del problema, Oklahoma es: El Estado con penas más duras para los criminales porque era un lugar donde iban a esconderse. Y prosigue August diciendo que su protagonista: No es negra ni hispana, como el 95% de los condenados a muerte en Estados Unidos, que son los perdedores, los que no interesan a nadie. La protagonista Charlotte es una mujer blanca cuya mala fortuna hace que se encuentre a las puertas de la silla eléctrica. Como continúa diciendo August: Nosotros, desde Europa, no lo entendemos, tenemos un sistema penitenciario pensado para reinsertar al criminal, no para castigarlo sin salida.” Continúa August con la idea de que en Oklahoma: A los niños de ese Estado les llevan al corredor y les dicen: ‘Si os portáis mal podéis acabar ahí’, y después les dan un paseo por la comisaría y les dejan coger armas. Aunque, la verdad, o es August ni lo pretende, un severo juez de la América profunda, ni quiere apretar mucho las tuercas al país que le ha acogido para dirigir algunas de sus películas. Siempre seré un extranjero para esa industria, como Milos Forman, que lleva décadas haciendo cine allí, pero que sigue siendo extranjero.

Es un film intimista, sin estereotipos ni sensacionalismos, centrado muy eficazmente en el sentir y en las motivaciones de los protagonistas. Conforme la película avanza, el espectador empieza a desear comprender y entender la verdad, al igual que Frank Nitzche. El especatador, incluso comienza también a amar a la atractiva y comprometida joven a quien los enardecidos defensores de la pena capital quieren ver a toda costa en la silla eléctrica o recibiendo la inyección letal, episodio éste que merecería todo un apartado para el análisis de barbarie humana. Pero lo dejo para quien quiera ver esta tremenda película, pues las imágenes cantan por sí mismas: masas enfurecidas a la puerta de la cárcel clamando sangre y venganza.

Película cargada de sorpresas, que entretiene y mantiene el suspense, que habla sobre los sentimientos de culpa, el “amor imposible” y la redención. Además, posee el encanto suficiente y está cargada de razones como para que quien la ve, entienda muy bien que no se puede juzgar ligeramente a las personas.

Fue una obra que pasó sin pena ni gloria en su momento, lo cual que no entiendo bien, habiendo tantas cintas taquilleras y tan horrorosas en los cines comerciales. Ya sé que sobre esta temática de la “pena de muerte” se han rodado innumerables filmes y que éste no es el mejor. Pero es otra obra sobre el tema, y nunca serán suficientes, para acabar con esta práctica horribilis de la intolerable “pena capital”.

Puedes ver aquí el tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=sIPSYvRIzB4.

Escribe un comentario