Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El hombre que mató a Liberty Valance

Por Jose Luis Ferreirós

No seré yo el que diga que estamos ante el mejor western jamás hecho. No sería apropiado. Ni demasiado importante, la verdad.

Empero, si diré, que en 1962, un hombre, un don señor de cuyo nombre me acordaré el resto de mi puta vida, llamado John Ford, ilustró naturalidad-estilo-elegancia y epató en la gente una serie de valores tan grandes que 51 años después fluyen como molde perfecto, y como el vislumbre más expresivo del séptimo arte.

Reí y disfruté con los borrachos, pendencieros y jocosos personajes de Howard Hawks. Deleité la sutileza narrativa de Sam Peckinpah. Me enamoré de la vigorosa armonización imagen-sonido del “spaghetti” de Leone. Aluciné con Gary Cooper y Grace Kelly en Solo ante el peligro. Me quedé sin palabras en El gran silencio de Corbucci. Profundicé en el género con Anthony Mann, Wyler, Wellman, Delmer Daves, Sturges, Curtiz o Nicholas Ray. Le di las gracias Edwin S. Poter por iniciar el camino en 1903, o a los Lumiere un poco antes. Me empalmó lo indie que puede llegar ser Jim Jarmush. Vi al mejor Brad Pitt interpretando al distinguido Jesse James, y a los hermanos Coen deambulando entre la justicia, la venganza y la frialdad. Percibí la destreza asesina circulante por las venas de dos caminantes viejos y errantes en el Unforgiven de Eastwood. Lloré con el todopoderoso mastodonte John Ford (Desde La diligencia hasta Pasión por los fuertes. Fort Apache, Caravana de paz, Centauros del desierto, Misión de audaces, etc).

Y sí, lo admito. Toqué cima en The man who shot Liberty Valance.

Aquí, la “poesía Ford” alcanza una reflexividad inimaginable. Incluso a la par que cualquier otro film suyo de corte más dramático (Las uvas de la ira, El hombre tranquilo, Qué verde era mi valle). Con una lírica crepuscular y una “fotografía y narrativa” magistral.

Asimismo, nos encontramos ante una estupenda historia de amor. Un “imposible love” a toda regla, llena de nostalgia secular, con miras al porvenir.

liberty_valance2

El inicio es espectacular. Rememorando a “la llegada del tren a la estación de La Ciotat”, un plano que abre vida y que te sumerge en una crónica de auténtica sapiencia cinematográfica. Pronto, se apreciará ese popular y gran flash-back reconocido por toda la comunidad fílmica. A partir de ahí no seremos dueños de nosotros.

Llegaremos al final con el asombro de haber vivido algo diferente, estilizado y muy clásico. Con la satisfacción de sentir la mejor esencia “westerniana”. Fluyendo lágrimas colmadas de sangre límpida, diáfana y estimulado por una crónica capciosa argumentalmente pero en esqueleto o armazón impecable, sin grieta alguna que dañe el film.

Y sí, un ¡bang! introspectivo, perfecto, que marcará un antes y un después en los protagonistas, en su historia y, sobre todo, en el género. Recuerdo balazos muy buenos, excelentes, eximios. No obstante, ninguno de ellos penetra tan hondo como éste. Un disparo directo al corazón, ducho y fugaz; como cualquier ente en su recorrido vital.

liberty_valance3

Finiquitando, tal dispositivo de cierre -el arma y el hombre- es intrínseco para el descubrimiento de la verdad. Divisando así el tiempo, la confusión y la observación de individuos conformistas aprisionados por un dictamen añejo que permutó cronologías cruzadas con una flagrante tenacidad.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Radical

    Peliculón donde las haya.

    Me han dado ganas de volver a verla al leer tu artículo. ¡Muchas gracias!

  2. Jose Luis Ferreirós (XLiS)

    !!Gracias a ti por leerlo!!

    No hay nada mejor que rememorar una imperecedera Obra Maestra…

    Un enorme saludo.

  3. carolina cabrera

    que buen comentario!
    Buscaba uno sobre esta película y encontré el tuyo…
    Felicitaciones

  4. mario marciano

    Hola como están Les envio este mensaje desde Argentina. Deseo hacerles una pregunta. Necesito saber el nombre y el artista que ejecuta el tema musical en la escena de la pelicula el hombre que mato a liberty valance donde John Wayne se pelea con Lee Marvin en el comedor un sabado a la noche. En la escena James Stewart hace de mozo y Marvin le pone el pie y Stewart cae tirando el bistec que era de John Wayne. Cuando Lee Marvin despues de pelearse con Wayne sale y tira una botella contra la ventana suena un tema musical tocado creo que en pianola y a pesar de buscarlo no puedo saber que nombre tiene y que artista lo toca. Se que tal vez mi pregunta es descabellada o fuera de lugar pero envio este mensaje por que creo que ustedes saben mucho de cine y a lo mejor me pueden ayudar. A lo mejor me pueden indicar algún lugar en Internet donde yo pueda realizar la busqueda del tema en cuestión. Desde ya muchas gracias y les pido disculpas por este molestia. Muchas gracias por su respuesta. Mario

Escribe un comentario