Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El hombre de acero

Por Jon San José Beitia

La avalancha de películas relacionadas con superhéroes y los beneficios económicos que reporta a las productoras ha hecho que se realicen remakes y nuevas visitas a los personajes clásicos con mayor o menor éxito, recordemos Spiderman, Hulk y el propio Superman. La versión llevada acabo por el director Bryan Synger en Superman returns dejó mucho que desear, a pesar de contar con un intérprete cuyos rasgos encajaban con el aspecto físico de Superman, pero que no cumplió en el apartado interpretativo, muy lejos de la versión ofrecida por Christopher Reeve.

El rotundo éxito de crítica y público conseguido por la saga de El caballero oscuro, ha hecho que, sobre el papel, esta nueva versión de Superman, El hombre de acero, tenga cierto atractivo, ya que los responsables de llevarla a cabo son el director de la exitosa 300 y los creadores de la franquicia de El caballero oscuro.

La película cuenta con los alicientes necesarios para resultar prometedora y toda una invitación al cine de espectáculo, con un reparto plagado de intérpretes de renombre y unos prometedores efectos especiales de última generación, pero lo cierto es que no llega a cumplir con las expectativas depositadas en ella. Los guionistas optan por presentar un drama forzado, explotando la eterna idea de la responsabilidad que debe afrontar un superhéroe, utilizando para ello la figura de sus padres adoptivos.

manofsteel2

La historia de Superman es tan conocida por el publico, que los responsables dedican demasiado tiempo y dinero para presentar lo ocurrido en Krypton, para posteriormente ofrecer un esquema inconexo de las situaciones vividas en el pasado y los hechos del presente, que presentan conexión con lo presentado en Superman II. Henry Cavill encarna al personaje de Superman, con un notorio aumento de musculatura para el papel y un parecido facial convincente, logrando aportar cierta calidad interpretativa, le secunda una bella Amy Adams en el papel de Lois Lane, que cumple con lo que se espera de ella, evitando convertirse en un mero florero al que el superhéroe de turno debe salvar. Los personajes interpretados por Kevin Costner y Diane Lane como los padres adoptivos de Superman, sirven como reclamo comercial y para otorgar mayor empaque al conjunto de la película, pero no resultan convincentes en sus papeles. Russell Crowe, toma el testigo de Marlon Brando como padre biológico de Superman, llegando a resultar molesto y por momentos dan ganas que desaparezca de la trama lo antes posible.

La película desaprovecha la calidad interpretativa de los integrantes del reparto y los entierra bajo los cimientos de todo un despliegue de efectos especiales, en un final deslumbrante, apoteósico y agotador, con los eternos combates entre Superman y sus enemigos.  Los enfrentamientos que ofrece son de grandes dimensiones y se antoja compleja la supervivencia de algunos personajes humanos, sorprendiendo la capacidad de Lois Lane para llegar a todas partes sin volar, independientemente de la distancia que exista entre su posición y la de Superman.

La espectacularidad y grandilocuencia de la que hace gala la película es indiscutible, con unos notables efectos especiales, pero los cimientos de su argumento son endebles y se desmoronan con el aleteo de una mariposa. El hombre de acero se convierte de esta manera en el hombre de paja.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario