Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Hobbit: La Desolación de Smaug

Por Alejandro Arranz

-Majestuosa, no es la más fiel ni la mejor, pero es un regreso por todo lo alto.
-Jackson no ha reparado en gastos; el vestuario, la banda sonora, el diseño de producción, todo es tan impresionante como se podía esperar de los aspectos formales; el resto supera las expectativas: más drama, más acción y más de todo lo que puedas imaginar.

Y llegó Peter Jackson y logró lo imposible. Adaptó al cine una obra gigantesca con todo lujo de detalles hasta hacer que la novela tomara vida en la pantalla, hasta lograr que los sueños se hicieran realidad y así continuó con toda una trilogía que se convirtió en una de las mejores que recordará el cine. Y sí, Jackson también decidió empezarla por el final como antaño lo hizo un tal George Lucas con la suya. Y, para sorpresa de todos, también quiso adaptar el comienzo de todo, la gran aventura de un pequeño hobbit de la comarca que marcaría un antes y un después. Pero no todo es bueno, si para las tres novelas de la trilogía del anillo se “forjaron” tres películas, para este pequeño -aunque no menos importante- libro también se dispusieron tres partes, no hay dudas al respecto de que la riqueza gusta a los hombres igual que a los dragones.

Jackson buscó material de todos los recónditos lugares para lograr que un pequeño libro abarcara tres películas, y por supuesto lo consiguió; y fue el año pasado tras casi una década desde el final del anillo único cuando todo volvió a comenzar desde el principio. En su intento de agradar a todo el público, el cineasta creó una película con muchas de las virtudes de la trilogía original pero sin alma y demasiado mecánica, dirigida con una extraña obsesión por hacerla perfecta pero sin ninguna magia o aventura y que a muchos aburrió debido a su tono más infantil y su falta de acción, algo sin sentido puesto que nos referimos a una obra escrita para niños y, por tanto, alejada de la oscuridad de la trilogía del anillo.

ladesolaciondesmaug2

Ahora, tras un año, toca volver con Bilbo y sus amigos a la aventura que nos dejaba tan lejos del objetivo y con una decepción estrepitosa. Y vuelve el Peter Jackson que todos conocemos y nos trae 160 minutos de cine inmejorable; una vuelta a la Tierra Media más que digna, a años luz de Un Viaje Inesperado aunque sin alcanzar el nivel de la trilogía del anillo, desde el primer fotograma todo regresa tal y como lo recordamos pero sin rechazar tonos joviales de la novela que nos ocupa, de este modo todo se encuentra fusionado con maestría para que llueva a gusto del consumidor.

Si el director inflaba el material hasta demoler la primera parte aquí pasa algo muy distinto, Jackson -con su infalible precisión- logra añadir las partes justas para hacer que la obra de Tolkien renazca más viva y extraordinaria que nunca, cada nueva subtrama o diálogo es de pura magia y el material original ha sido tratado con tanto respeto que ni en mi imaginación habría construido de manera tan fantástica lugares como la ciudad del lago.

Jackson se empeña en añadir muchas escenas de acción para agradar al público que no contentó con la anterior y ésta vez lo consigue; y éstas escenas son tan divertidas y brillantes que hipnotizan, es imposible no rendirse al inmenso placer que suponen. Encontramos múltiples razones por las que el director añade material inédito, desde aumentar el ritmo o desarrollar más a fondo algunos personajes hasta crear dramatismo y una trama romántica, pero una de las mejores y que más apreciarán los fans es su afán de unir esta trilogía con la del anillo a base de guiños y escenas esclarecedoras que harán las delicias de muchos nostálgicos… como yo.

La pantalla es invadida por imágenes hermosas que se suceden hasta que tus ojos no pueden soportarlo, su apartado visual es tan apabullante (aún más en 3D) que se convierte -sin duda alguna- en la entrega visualmente más potente de la saga y, aun abusando de los efectos especiales, es una película que demuestra cómo deben ser usados, para ayudar a que la historia entre por los ojos y maravillar con los magníficos paisajes que nos transportan a ese mundo de leyenda; también destacan el resto de apartados formales desde la banda sonora de Howard Shore hasta el maquillaje.

El reparto sigue más o menos igual; los enanos se mantienen tan divertidos como en la primera, el fichaje de Evangeline Lilly es de lo más enérgico, Luke Evans como Bardo cumple a nivel, a Orlando Bloom le caen un montón de minutos para que mate orcos a diestro y siniestro de las maneras más divertidas que se le ocurran (aunque produce déjà vu) y Martin Freeman está fantástico, aunque ve diluido su protagonismo entre escena de Légolas y escena Thorin, pero una vez más es uno de los secundarios más importantes el que supera todo lo demás y hace que la película traspase las barreras de la realidad; esta vez no me refiero a Andy Serkis que no aparece -como actor- en los créditos, hablo de Benedict Cumberbatch, que pone la voz y los movimientos del que se convierte desde ahora en el mejor dragón de la historia del cine; cuando él está en pantalla nada más importa, su grandeza va más allá de la novela y su astucia y ferocidad no se recordaba tan reales y no sólo por lo que se han gastado en crearlo, sino por la insuperable labor del actor, que sigue encadenando triunfos. Hablando de las barreras entre realidad y ficción y de cómo las fantasías se hacen realidad en pantalla le toca la hora al 3D, para los que les guste y para los que no, estamos ante un 3D de calidad desbordante, si antes hablábamos de la enorme calidad visual (que bien podría superar a Gravity) ahora continúo con esto para deciros que la veáis en tres dimensiones, una herramienta bien utilizada que logra hacer realidad nuestros sueños, ya sean meterte en el bosque negro, ver un colibrí revoloteando a tu lado o disfrutando de un placer tan cotidiano como ver la cabeza de un orco traspasada por una flecha.

Si bien todo es tal y como podíamos esperar hay algo que también lo es, me refiero a un cierre totalmente típico que nos pone el fotograma más doloroso, hablo por supuesto de ese temido fondo negro que nos dice que tendremos que esperar un año para ver el final de la trilogía tras una segunda parte que nos deja en el momento más intenso que podía elegir; un inteligente aunque desalentador movimiento que nos lleva a ir sacando de nuestras estanterías todo libro, comic, figura o película de este gran universo. Y es que no podemos sobrevivir sin nuestra amada Tierra Media.

Alejandro Arranz

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Áralan Aidir

    Muchas gracias por la crítica, Alejandro. No sabía si ir a verla en 3D o no, pero ya me has sacado de dudas.
    Y enhorabuena por la crítica.

  2. Alejandro Arranz

    Gracias a ti por el comentario. Este año sólo he visto en 3D, Gravity y El Hobbit, y en ambas he salido muy satisfecho.

  3. Áralan Aidir

    Fui a ver ayer El Hobbit, por fin.
    Bastante decepcionante aunque, como dices, el apartado visual sigue siendo estupendo (precioso el reino cavernoso elfo y el pueblo de lago, así como Smaug y Érebor) y la acción se ha visto incrementada (magnífica la secuencia de los toneles descendiendo por el río) , la historia está estirándose hasta la náusea, el 3D, durante más de las 3/4 partes de la película, apenas se emplea, el rey elfo está para matarle de lo malo que es y el dragón, aun perfectamente hecho, está estirada su presencia también de forma, para mí, innecesaria. Es una película que con 2 horas y cuarto, a lo sumo, hubiera quedado más redonda.
    Creo que la siguiente ni me acercaré a verla al cine y esperaré a que la cuelguen en HD en internet para verla en mi cine en casa.

    Me alegro, al menos, de que a ti te haya gustado más que a mí.
    ¡Un saludo!

  4. Alejandro Arranz

    La tercera parte será la que más acción y material extra tenga puesto que le queda poco libro que adaptar; el 3D es algo muy subjetivo puesto que depende de la sala, la colocación y muchos factores que intervienen en su visionado y por último con respecto al dragón creo que Jackson ha tomado una decisión muy acertada al igual que en la primera parte al ensalzar la mejor parte del libro que es la charla con Smaug como ocurría en Un Viaje Inesperado con los acertijos con Gollum.
    Espero que la última sea la mejor de la trilogía aunque lo veo muy complicado, desde luego será la más parecida a la trilogía original.

    Un saludo :)

Escribe un comentario