Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Hipnotista

Por Jon San José Beitia

El hipnotista supone el retorno de Lasse Hallström a su país natal, Suecia, pero alejado de sus trabajos habituales, intentando disfrazarse de un mago del suspense que no llega a convencer.

El relato que presenta tiene un comienzo atractivo y logra despertar la atención del espectador alrededor de un extraño crimen familiar, donde sólo ha quedado con vida un testigo en estado de coma.

Para encontrar respuestas a todas las preguntas que rodean al crimen, la policía termina por acudir a un reputado hipnotista que intente sacar las respuestas que se encuentran en la mente del testigo. Esa premisa inicial resulta interesante, cada sesión de hipnosis logra enganchar y mantener la atención por el desarrollo del relato.

Hallström logra generar una atmósfera de misterio fría y oscura, plagada de una densa capa de suspense, que se desvanece a medida que avanza la película debido a las torpes pistas que va dejando por el camino.

hipno2

Por el camino olvida que se encuentra en un relato de misterio y opta por adentrarse en los problemas personales del protagonista, prolongando en exceso algunos pasajes del relato y dejando pistas evidentes de lo que ocurrirá al alcanzar su desenlace.

Toda la magia de suspense que logra generar en un principio se desarrolla y resuelve de una forma torpe y mediocre, dejando en evidencia las carencias de Lasse Hallström a la hora de mantener la trama de investigación.

Algunas secuencias carecen de lógica y las historias secundarias que introduce resultan descarados intentos por desviar la atención del espectador de lo que realmente está ocurriendo.

El trabajo de Lasse Hallström tras las cámaras en esta película deja la sensación de que ha querido evolucionar y  ofrecer un relato alejado de sus trabajos habituales y, en conclusión, de haberse metido en un terreno pantanoso que ensucia su filmografía.

Se mueve en el suspense como un elefante en una cacharrería. Para los espectadores habituales del género del suspense que discurren y analizan cada movimiento, les resultará excesivamente sencillo resolver gran parte del misterio.

Es plausible el intento de Lasse Hallström por pretender reinventarse y ofrecer algo diferente, pero no lo consigue llegando a decepcionar.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo.
    Esta película me llegó a aburrir muchísimo ya que es lenta, carente de interés y soporífera. La trama no engancha, el guión no tiene ritmo y aunque al principio parece que va a arrancar con algo interesante no se decide a hacerlo.
    No se como será en V.O. pero el doblaje es pésimo, monótono y sin emociones. Las interpretaciones son igual de frías, ya que ninguno de los protagonistas consigue trasmitir nada de nada, la única que se salva en este aspecto es Lena Olin quien demuestra que tiene bastantes tablas y se desenvuelve bien. Los diálogos son bobos en su mayoría. Las conversaciones que tienen los policías entre ellos parecen de tebeos de risa, de lo más simples y bobas.

Escribe un comentario