Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El ferretero y el chino

Por Jorge Valle

Una vaca cae desde el cielo y, desgraciadamente, aterriza sobre una barca en la que se encuentran dos chinos enamorados que están a punto de comprometerse. La fatalidad quiere que ella muera en el terrible accidente, dejando al novio destrozado y sin rumbo. Un hecho real tan insólito como increíble.

Cuando se entremezcla la realidad con la rareza, surgen sencillas, tristes y conmovedoras fábulas como Un cuento chino (2011), cuya primera escena se corresponde con lo anteriormente descrito. Enseguida la película cambia radicalmente de escenario y se traslada a una vieja ferretería en la que trabaja Roberto (Ricardo Darín), un hombre gruñón y solitario que vive apartado del mundo debido a un duro y trágico revés que paralizó su vida. Su aburrida y soporífera existencia se verá trastocada con la llegada a su casa de un joven chino que se ha perdido en Buenos Aires, donde ha acudido a buscar a su tío. El director argentino Sebastián Borensztein indaga en la personalidad de Roberto y nos descubre a un hombre honrado y de gran corazón que ha decidido renunciar a la vida, pues para él es un absurdo que carece de razón.

uncuentochino2

La fachada de cascarrabias que ha construido para ocultar su pesadumbre y su debilidad se va agrietando conforme avanza una película que funciona como comedia, gracias a los acertados toques de humor generados por la relación entre Roberto y su huésped, con quien no puede comunicarse en español, y también como drama, pues constituye un relato sobre la tristeza y la soledad en la que nos vemos sumidos ante la pérdida de nuestros seres queridos. Galardonada con el Goya a la mejor película iberoamericana, y con un fenomenal Ricardo Darín, Un cuento chino apela al amor, la esperanza, la compasión y la solidaridad, conceptos que escasean en la realidad pero que la ficción puede permitirse recuperar cada cierto tiempo. El público siempre lo agradece.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario