Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El difícil mundo de la adolescencia multiplicado y corregido

Por Enrique Fernández Lópiz

Esta película Sparrows es una coproducción de tres nacionalidades: Dinamarca, Croacia e Islandia. En ella se narra el viaje iniciático de un adolescente de dieciséis años de nombre Ari, que vivía bien y de forma estable con su madre divorciada y su pareja, en la capital de Islandia Reikiavik. Pero sin muchas consideraciones, el joven es lanzado, o mejor montado en un avión por su madre en dirección a una inhóspita región islandesa, la remota región de los fiordos occidentales, donde viven su buena abuela y su padre, un hombre de mediana edad fracasado y alcohólico, Gunnar, que además está poco acostumbrado a la comunicación y la cercanía emocional. Allí, Ari, tendrá que vérselas con unos antiguos amigos que ya han crecido y cambiado, con un padre bebedor y un ambiente desesperanzador en el que el joven tiene que hacer ímprobos esfuerzos para salir a flote y encontrar su identidad y su camino.

Esta película constituye el segundo largometraje del islandés Rúnar Rúnarsson como director, quien afirma: “todas mis películas salen del fondo de mi corazón”. Rúnarsson recupera en este film su primer cortometraje, Two Birds (2008), premiado en Varsovia y Cannes; el objetivo de retomar este corto es contextualizarlo, o sea, añadir un pasado y un futuro al protagonista. El caso es que desde mi modo de ver Rúnarsson, además de no hacer aportaciones interesantes al mundo de la dirección cinematográfica, se regodea en exceso desde el mismo principio del film en el lado más duro, hiriente y terrible de una historia sin aparentes salidas… salvo el amor y la entrega.

El guión del propio Rúnar Rúnarsson está bien organizado y es correcto, claro y veraz, a la vez que apunta a diversos aspectos de una realidad dramática y propiamente de páramo en el norte más norte de Europa. Para empezar por algún lado, desvela la para nosotros extraña idiosincrasia de una madre que antepone no se sabe bien qué ideales filantrópicos yéndose a Uganda y dejando y sacrificando a su pequeño gorrión Ari aterido a todo nivel y en una edad muy difícil; en el epicentro, pues, el mundo difícil y conflictivo de la adolescencia. De otro lado pone sobre el tapete y desvela los vectores de “violencia latente” en la sociedad islandesa actual, lo que sin duda ocurre en otros lugares de Europa –por ceñirnos a nuestro continente: acoso, violación, drogas, etc. Habla la trama también del amor, pero no del amor cuando todo va sobre ruedas, sino del amor cuando hay que afrontarlo en situaciones sórdidas y turbulentas. Y es justamente cuando el joven puede enterrar su egoísmo y es capaz de sosegar a la joven mintiéndole sobre una realidad que ella no recuerda y que a él le atormentará para siempre probablemente, es entonces, cuando Ari da su primer gran paso hacia la madurez. La música de Kjartan Sveinsson no ayuda a sobrellevar el film de forma cuando menos templada. Excelente la fotografía de Sophia Olsson. La puesta en escena creo que no consigue empatizar bien con el espectador.

sparrows-2

El equipo de actores y actrices, sin ser sobresaliente cumple sobradamente su cometido, siendo elemento principal Atli Oskar Fjalarsson (el mismo que aparecía en el cortometraje de Rúnarsson 2008 de niño, y que en esta cinta parece su continuación natural); el chico economiza en gestos pero está sobrado de capacidad expresiva. Acompañan al protagonista Ingvar Eggert Sigurðsson, Kristobjörg o Rade Sebedzija. En principio nada que objetar.

Rúnar Rúnarsson ya fue nominado por su corto The Last Farm (2004) al Oscar como mejor corto de ficción en 2005. Y refiriéndome a esta película, como es sabido se llevó en 2015 la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián a la Mejor película. Parecer ser que la tal edición no tenía ningún título indiscutible y el premio resultó ser un premio sin lustre ni enjundia, y así opino yo: le dieron el premio a un drama catastrofista que sin duda tiene sus méritos, pero no como para Concha de Oro; San Sebastián merece otros criterios y no meramente jugar a la tómbola o al descarte.

Ya sabemos, y quien la vea lo constatará, que el film trata de manera creíble el tema de la adolescencia en una situación muy dramática. El alcoholismo del un padre al que apenas conoce, una abuela amorosa que para colmo fallece inopinadamente siendo que era la única persona que le aportaba a Ari amor verdadero. Una geografía inhóspita donde siempre hay luz. Y además, la película se desenvuelve en planos muy abiertos que acentúan el estado interior del joven, plagados de silencios angustiantes que elevan la melancolía, la pesadumbre y la incomunicación del frágil joven que está por descubrirse a sí mismo. Como apunta Boyero: “Está bien descrita esa época mental amenazada por la incertidumbre, el desencuentro con los padres, el miedo, la incomunicación, la primera borrachera, el primer polvo, el lacerante sentimiento de pérdida, el primer amor, la angustia de sentirse solo, la necesidad de ser aceptado por los demás, de intentar ponerse un poco de acuerdo con la vida”.

Pero hay que decir que este es un camino, el de la adolescencia, muy trillado en el cine de muchas maneras y por diferentes directores. Y este film es uno más que tan sólo al final “llega a alcanzar una inesperada hondura”, en esa “toma de postura por el sacrificio (o la santidad), que precede al desenlace y supone ese golpe de timón narrativo que salva a la muy discutible Sparrows” (Costa).

El problema es, en efecto, el cansancio, la sensación de anestesia que provoca tanto insistir, tanto hurgar en la misma herida, tanta afición por hacer aportaciones estéticas sobre la miseria del joven y su entorno. Ahora bien, la correcta interpretación del joven Fjalarsson, y sobre todo el suceso final que está rodado sin exabruptos, lo que no le resta dramatismo, aporta al film una idea insólita pero cierta, esto es, que la frustración y el mismo fracaso, “puede unir más que cualquier sentimiento” (Marañón).

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=R9VjSqjlK5c.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario