Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El día Z

Por Adrián Pena

Marc Forster vuelve a nuestras salas de cines tras cinco años, si tenemos en cuenta que Machine gun preacher no pasó por nuestras carteleras, para intentar alzarse con el título de película del verano, y lo hace con una superproducción problemática y que ha dado mucho que hablar. Para intentar ser el número uno de la época estival y superar a “supermanes”, “superrobots”, mutantes y llaneros solitarios, Forster nos hace una propuesta un tanto extraña, una película de gran presupuesto (casi 200 millones de dólares) de zombies. Un handicap que puede ocasionar división de opiniones entre seguidores del género, muchos podrán odiarlo por su alto coste y otros ser atraídos a las salas de cine por ese mismo motivo. Lo que está claro es que Guerra Mundial Z es una de las cintas que más va a dar de hablar en este verano.

guerramundialz2

Y lo cierto es que no se podía esperar menos de un título que venía sonando con tanta fuerza desde meses atrás. Por fin vio la luz la adaptación de la novela apocalíptica de Max Brooks, y ciertamente toda la realización del film ha parecido una auténtica odisea; diferencias entre director y productores, retrasos en las fechas… pero finalmente Guerra Mundial Z ha llegado a nuestros cines para nuestro gozo y disfrute. Porque este film, cambia totalmente la visión preconcebida que hemos cogido de otras películas del género, ya no son lentos, no son torpes, no están tan aletargados, ahora son una especie más rápida y más voraz de lo que nunca nos habíamos imaginado. Y así nos lo muestra Marc Forster desde el principio, nos introduce en su thriller, que bien podría definirse como una mezcla de Contagio y 28 días después, de manera trepidante, el letal virus se transmite en la pantalla con mucha rapidez, la misma que la de la cámara, y nos lleva a vivir una aventura hacia la salvación propia y hacia la búsqueda de una cura que dará la vuelta al mundo, lejos de quedarse en un barrio evitando el contagio (como en la fabulosa Zombies party) y lejos de recorrer un país de punta a punta para alejarse de la plaga (como en la genial Bienvenidos a Zombieland). En esta ocasión se opta por espacios abiertos, con una gran variedad de países a los que no estamos acostumbrados a ver a los no muertos, ya sea en Corea o en Israel, abriendo así un amplio abanico de posibilidades y dando más juego al film con estas novedades dentro del género, todo ello sin jet lag alguno después de tanto avión. Y por primera vez también veremos a un actor de la talla de Brad Pitt intentando huir de la plaga de zombies hambrientos, nada que ver con los Simon Pegg, Nick Frost, Woody Harrelson o Jesse Eisenberg de turno, un actorazo de primerísimo nivel convertido en héroe por casualidad. Junto a él y su Gerry Lane, personaje al que interpreta, nos encontramos con la típica familia feliz, que se verá envuelta en tan angustiosa aventura por sobrevivir. Una auténtica carrera contrarreloj por intentar conseguir que la especie humana sobreviva.

Marc Forster logra afianzarse, por fin, con este film como director a tener en cuenta con éxitos comerciales, tras la mediocre Quantum of Solace se resarce dando al espectador un intenso y emocionante film, “limpiando” la cara a los zombies y cambiándolos de registro, su lugar para él no es ni la serie B, ni el gore, ni la comedia de terror, su sitio para él está en el thriller, su vibrante película demuestra que, mandar a unos seres que claramente pertenecen a un género concreto a otro puede ser una genialidad de excelentes resultados. Sin duda alguna la presencia de Brad Pitt no solo ayuda a subir el nivel de una película que ya es buena de por sí, si no que su carne es un claro cebo para que los espectadores acudan como zombies a las salas de cine a infectarse de una gran película, que por efectos digitales, por ritmo y por grandes escenas será, no sólo una de las películas del verano, si no del año.

Comentarios

  1. Íñigo

    Ya la ví hace unos días, y para mí ha estado bien, aunque creo que hubiese sido mejor una serie al estilo de “V” por distintos lugares del planeta y varios personajes. ¡Que los héroes no son solo americanos!

  2. Íñigo

    Perdón, “como” una serie al estilo de “V”. Estas erratas…

  3. Adrian Pena

    Jaja gracias por el comentario. Ya sabes como son las películas, vienen de America y los héroes son siempre americanos.

Escribe un comentario