Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El Desván

Por Jon San José Beitia

Irregular producto televisivo de suspense que presenta un relato incomodo sobre un padre impedido que explota a su hija y se encarga de mantenerla a su servicio como un verdadero tirano.

El punto de partida del relato es interesante y ofrece numerosas posibilidades para generar suspense e incluso drama, pero lo cierto es, que los responsables de la película tardan en desarrollar numerosos puntos de interés. De todas formas, el director consigue generar y plasmar un ambiente opresivo y abusivo donde los dos personajes principales comparten hogar y penurias.

En muchos momentos, y salvando las distancias, recuerda a ese clásico protagonizado por Bette Davis y Joan Crawford, ¿Qué fue de Baby Jane?, presentando una batalla psicológica incomoda y molesta a los ojos del espectador. La película cuenta con la honorable presencia de un gran veterano del cine dorado de Hollywood visto en Un crimen perfecto de Alfred Hitchcock, el inolvidable, Ray Milland, en uno de sus últimos trabajos, donde encarna a un personaje odioso a la altura de la filmografía del intérprete. Hay tramos de la película en los que se aprecia la personalidad del personaje femenino y donde se pueden sentir sus ansias de libertad. Algo que consigue de una forma simbólica a través de la nueva amistad que establece con una compañera de trabajo.

eldesvan2

El argumento va desarrollando paulatinamente la extraña batalla psicológica entre los personajes principales, logrando crear una sensación de malestar constante en el espectador hasta llegar a desvelar todos los misterios en un desenlace previsible a la vez que impactante.

El Desván es una película menor que logra cumplir con sus objetivos: ofrecer un entretenimiento incomodo donde el suspense y la tensión tienen espacio por momentos.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario