Image Image Image Image Image Image Image Image Image

El desafío (Annapolis)

Por Jon San José Beitia

Producción que bebe de forma notoria de dos películas vistas con anterioridad, como pueden ser, Oficial y caballero y Rocky, en un argumento previsible y plagado de tópicos donde se incluye ese amor por la patria americana y la marina.

El director Justin Lin partícipe de la creación de diversas secuelas de Fast and the furious, se rodea de alguno de sus colaboradores para desarrollar una trama deudora de Oficial y caballero, con un toque juvenil refrescante.

Sigue los cánones habituales de este tipo de producciones y, dentro de lo que cabe, no decepciona, puesto que ofrece al espectador lo que quiere ver: las continuas zancadillas y pruebas que debe superar un novato en el ejército. Tiene ese toque patriota americano habitual en este tipo de producciones, el sin sentido de superarse por y para todo, pero dentro de todo se deja ver con relativa facilidad.

eldesafio_annapolis2

Los personajes entran dentro de los tradicionales estereotipos, con el bueno del protagonista, el jefe superior toca pelotas, el amigo del alma y la chica de turno, como digo nada nuevo, pero con eso ya contábamos. La calidad interpretativa es bastante discreta y todo el protagonismo recae en James Franco que con media sonrisa de lado y su cara seria conquista a todos los que le rodean.

Tiene un poco de Rocky, ya que incluye en el argumento un apartado de boxeo, donde se sigue el esquema habitual de este tipo de películas, incluyendo la escena del mítico entrenamiento de turno. Siendo tan notorio su paralelismo con Oficial y caballero, junto con Rocky, la película no logra superar a ninguna de las dos, consigue un aprobado justo, pero posiblemente sea porque recuerda mucho a estas dos y no por ella misma.

Hay espacio para la emoción, la amistad, el amor, el honor y la superación, en un producto tan fácil de ver, como de olvidar. Para una tarde de domingo está bien, pero tampoco le pidamos mucho más.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario